close
Bioherbarium: “Todavía hay quien se queda perplejo cuando le cuentas lo que hay en la fórmula de cualquier crema convencional”
13 Julio 20162Comentarios

Bioherbarium: “Todavía hay quien se queda perplejo cuando le cuentas lo que hay en la fórmula de cualquier crema convencional”

Beeauty-Jabon-leche-de-burra-y-Seda-Bioherbarium

El nacimiento de Bioherbarium vino gracias a un fracaso. Cuéntanos qué pasó…

Antes de nacer Bioherbarium, Isabel abrió una tienda de cosmética ecológica en Sant Cugat del Vallès en la que gastó todos sus ahorros, pero el alquiler del local era ruinoso. Luego se mudó a otra muy pequeña con un alquiler más modesto, pero el esfuerzo fue infructuoso porque, además, la clientela estaba aún poco motivada. A la gente parecía darle igual que la crema fuera Bio o no, y sólo los alemanes y franceses, que en la población son muy numerosos, estaban concienciados. Eso ha cambiado radicalmente y es probable que si hubiera resistido cinco años ahora fuera distinto.

Sin embargo, tuvimos la idea de aprovechar toda esa experiencia y esos errores en una tienda online y creemos que Bioherbarium ha sido un acierto. Entre otras razones, una cosa a la que podemos poner especial atención es al almacenaje ideal en condiciones y temperatura, mientras que en la tienda física era muy poco recomendable, por el sol directo, tener productos en el escaparate.

Y cómo se formó el equipo actual de Bioherbarium

Isabel estaba en esa historia que os he contado y yo la había ayudado en ocasiones. Luego ambas hicimos un curso de Publicidad Online y yo por mi parte al estudiar asesoría de imagen empecé a colaborar puntualmente con ellas, cada vez más interesada en que los productos fueran Bio, por razones de alergias que veo a menudo en las personas que maquillo. María, que es la hija de Isabel, está acabando sus estudios de Farmacia y dedica también unas cuantas horas a la tienda y nos asesora en cuestión de fórmulas y certificados.

Nuestro modo de ser no encajaba con las falsas promesas de esa publicidad: es evidente que ninguna crema hace milagros, y el mejor milagro que puede hacer por ti es cuidar de tu piel, proporcionarle salud y evitarle problemas. Otra cosa que nos gusta mucho de la cosmética bio es que deja la piel con un aspecto muy saludable

¿Por qué cosmética bio?

Era obvio: nos gustan cuidarnos, pero la cosmética Bio resulta mucho más apetitosa que la convencional. Como actividad tiene, además, un futuro que esperamos espléndido. Se ha creado toda una gama de marcas que tenemos ciertas tiendas y toda una gama de usuarias que las utiliza, un poco lo mismo que sucedió con la cosmética convencional y sus marcas.Con la diferencia de que la apuesta prioritaria siempre es por los ingredientes, mientras que en la cosmética convencional el márqueting era el gasto primordial de las empresas.

Nuestro modo de ser no encajaba con las falsas promesas de esa publicidad: es evidente que ninguna crema hace milagros, y el mejor milagro que puede hacer por ti es cuidar de tu piel, proporcionarle salud y evitarle problemas. Otra cosa que nos gusta mucho de la cosmética bio es que deja la piel con un aspecto muy saludable: muchas clientas nos han comentado cómo la cosmética convencional les deja la piel con un aspecto radiante que dura muy poco, como si fuera un efecto flash que va seguido de una especie de “decaimiento”. La cosmética bio no suele proporcionar este efecto, pero día a día puedes ver la piel más luminosa y limpia.

Beeauty-Bioherbarium-John-Masters-prod-mas-vendidos

¿Qué diferencia a Bioherbarium de otras tiendas de cosmética bio?

En primer lugar nuestra selección de marcas: preferimos conocerlas a fondo más que tener muchísimas. Al ser tienda online trabajamos más con la información que con la presencia física, aunque la atención telefónica es constante.
En segundo lugar, nos gusta incorporar productos que aunque no son estrictamente de cosmética sirven para paliar trastornos de salud comunes, por eso hemos incorporado y potenciado Puressentiel, aromaterapia certificada muy eficaz que tiene soluciones para las piernas pesadas, el insomnio infantil o los ambientes cargados de contaminantes…
En tercer lugar, queremos ser cuidadosos al máximo con la buena atención al cliente y por los comentarios y cartas creemos que lo conseguimos bastante.
Y, por último, procuramos aplicar el sentido común: hay personas que se obsesionan con la presencia de un ingrediente u otro y somos partidarias de la prudencia en las opiniones. Los efectos de la contaminación que nos rodea son acumulativos: es evidente que usar cosmética Bio es mucho más saludable, pero si un día te pones un labial convencional no vas a contraer una terrible enfermedad… (Dicho esto… ¡aprovechemos para decir que el maquillaje es lo que más ingredientes tóxicos contiene, por lo que merece la pena utilizar maquillaje certificado…!)

Háblanos de vuestras marcas

Dulkamara Bamboo es nuestra preferida para el cuidado de la piel, pero también tiene el Oleo- Activo Capilar, un producto excepcional para problemas de cuero cabelludo. Para el cabello, recomendamos siempre los champús de Mádara y los productos de John Masters Organics. El Huile Absolu de Patyka y los Jabones griegos de Aceite de Oliva de Extra Virgin Soap son maravillosos, y por supuesto la cosmética de The Organic Pharmacy. El maquillaje de Zao Makeup gusta mucho también, aunque también tenemos el de Dr Hauschka y el de Organic Glam. Cada semestre incorporamos marcas nuevas, pero con cuidado y la atención y esfuerzo que requieren. Por ejemplo dentro de poco incorporamos la marca Ekia, con un ingrediente único perfecto para las pieles maduras…

Beeauty-EKIA

Trabajáis con marcas que están certificadas en un 98 por ciento ¿creéis que son imprescindibles los certificados?

No lo son, la prueba es que hay jabones, como los de Extra Virgin Soap, que son de una pureza extraordinaria y no tienen certificado ecológico oficial. Sin embargo, si no sabes descifrar una fórmula, confía en tu tienda o, al menos, en los mínimos que te garantiza un certificado. Por nuestra parte, en Bioherbarium procuramos que sean marcas certificadas, a no ser que por alguna razón nos guste su formulación muchísimo o sean, por ejemplo, empresas de cosmética artesanal. Isabel, una de las fundadoras de Bioherbarium, lleva muchos años en el mundo de la cosmética ecológica.

¿Cómo veis la evolución del consumo bio en España?

La conciencia ecológica del usuario ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años. Sin embargo, es un negocio duro, pues los márgenes se han reducido cada vez más y hay que gestionar muy bien el stock. Tiene que gustarte mucho y no es una empresa para aficionados, lo sabemos porque nosotras hemos crecido con mucho esfuerzo y muy despacio y satisfacciones económicas digamos que aún no hemos tenido… Una tienda online como Bioherbarium tiene muchísimos gastos que los que están fuera de este mundo no imaginan: gastos y tiempo en redes sociales, en redacción de artículos, en almacenaje óptimo de los productos, en publicidad en Google y mil cosas más. Pero lo llevamos como si fuera un negocio “familiar”, nos hemos formado cada un par de aspectos del negocio y esperamos seguir creciendo con prudencia.

cada vez más clientas demandan pasarse a la cosmética Bio y te dicen: “Yo usaba Sisley”, o “Yo usaba Chanel o Clinique”, y esperan encontrar una marca equivalente pero certificada, y están habituadas a un packaging sofisticado y atractivo. El lujo y lo Bio no tiene por qué ser incompatible en la cosmética.

¿Qué os parece la producción de cosmética ecológica en España?

Cada vez más interesante. Como somos fans de Dulkamara y es de Navarra, donde tienen un laboratorio en pleno campo que da gusto visitar, pues se puede decir que la marca que más nos gusta es precisamente del país. Hay también gente que está realizando grandes esfuerzos tanto para la certificación como para la producción. Sin embargo, todavía cuesta encontrar marcas que apuesten más por el diseño del exterior.

Y eso es importante, porque después de todo el factor glamour siempre ha sido esencial en cosmética y no hay razón para no cuidarlo, pues el minimalismo de Mádara o de Mossa, marcas del Norte de Europa, demuestran que se puede tener mucho gusto sin encarecer el packaging.

Por otro lado, cada vez más clientas demandan pasarse a la cosmética Bio y te dicen: “Yo usaba Sisley”, o “Yo usaba Chanel o Clinique”, y esperan encontrar una marca equivalente pero certificada, y están habituadas a un packaging sofisticado y atractivo. El lujo y lo Bio no tiene por qué ser incompatible en la cosmética.

Beeauty-Zao-Makeup-Bioherbarium

Habladnos de las marcas españolas que tenéis en la tienda…

Sin duda Dulkamara Bamboo es nuestra estrella, y en segundo lugar Yipsophilia. L’Arganier Organics también está haciendo un buen trabajo, y nos gustaría incorporar más marcas españolas, pero el esfuerzo por promocionarlas es para nosotras aún demasiado grande. No olvidemos tampoco el papel de los distribuidores, como es el caso de Manel, de Zao Makeup, que nos traen productos de fuera y nos los dan a conocer con mucho esfuerzo y ganas. La cosmética de proximidad nos parece una idea estupenda, pero también es cierto que a las consumidoras les gusta variar y conocer cosmética ecológica de otros países, que usan plantas autóctonas y un packaging distinto.

Contadnos un poco vuestros secretos… ¿cuál es vuestra rutina de belleza?

Isabel es de poco maquillaje y rutina de limpieza muy estricta, con las Savias de Bambú y la Leche virginal de Dulkamara, le encantan los exfoliantes y los peelings de Madara. María usa mucho la Crema Bioactiva FP6 de Dulkamara porque tiene un alto poder anti-manchas y le gusta protegerse del sol todo el año con una buena crema. También es María y yo las que experimentamos más con el maquillaje, nos encanta mezclar productos de Zao Makeup y de Organic Glam. Yo sigo la rutina de The Organic Pharmacy, con la Crema de Dos Rosas y por la noche la rutina de limpieza.

Y si sólo tuvierais que elegir un producto de vuestra tienda ¿Cuál sería?

Clara: el jabón de leche de burra y seda de Extra Virgin Soap

Isabel: el exfoliante de polvo de bambú de Dulkamara

María: el serum SOS Hydra de Mádara

Yo creo que en cinco años los usuarios tendrán mucha más conciencia, y estamos seguras de que así será. Ahora, por ejemplo, todavía hay quien se queda perplejo cuando le cuentas que en la fórmula de cualquier crema convencional hay una notable cantidad de ingredientes derivados del petróleo. Pero la formación del consumidor correrá pareja a la de las empresas: estamos seguras de que una amplia gama de marcas de cosmética Bio seguirán haciendose un hueco cada vez más importante en el mercado y en el baño de los consumidores, cada vez más concienciados.

La atención al cliente es una de las enseñas de Bioherbarium ¿cuáles son las dudas más frecuentes de vuestr@s client@s?

Dudas sobre cremas, problemas de tipos de piel y dudas sobre el maquillaje. Pero un comentario recurrente que nos hace ver hasta qué punto es beneficioso usar cosmética bio es la cantidad de clientas que te cuentan que han resuelto múltiples problemas sólo con utilizar cosmética ecológica certificada. También cada vez más hombres tienen problemas en la piel del rostro que sufre con los afeitados, y en ese caso notan mucho que las cremas sin tóxicos les resueleven irritaciones, descamaciones, granitos, etc. Marcas como Dulkamara, con evidentes efectos terapéuticos, o también Yipsophilia son muy apreciadas por clientes de ambos sexos.

¿Cómo os gustaría estar dentro de cinco años?

Nos gustaría seguir creciendo lentamente, como hasta ahora. Hemos crecido con mucho esfuerzo y muy despacio, pero ahora se nota el buen hacer y eso es satisfactorio. No queremos un negocio que se nos “desmadre” y perder la buena atención personalizada al cliente. Nos encanta el lado “artesanal” del oficio.

Beeauty-Dulkamara2

¿Y cómo os gustaría que estuviera el panorama bio en España dentro de cinco años?

Yo creo que en cinco años los usuarios tendrán mucha más conciencia, y estamos seguras de que así será. Ahora, por ejemplo, todavía hay quien se queda perplejo cuando le cuentas que en la fórmula de cualquier crema convencional hay una notable cantidad de ingredientes derivados del petróleo. Pero la formación del consumidor correrá pareja a la de las empresas: estamos seguras de que una amplia gama de marcas de cosmética Bio seguirán haciendose un hueco cada vez más importante en el mercado y en el baño de los consumidores, cada vez más concienciados.

Y con esa positiva visión que compartimos plenamente nos quedamos. Isabel, Clara y María son un claro exponente de cómo hacer frente a las adversidades y convertir los reveses en valiosas enseñanzas. Y también son la muestra del escaso apoyo de las administraciones a las pequeñas empresas que, una vez más, han de alimentarse de sus propias ilusiones.

 

Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?

2 Comentarios

    1. Hola Vera. Sí, Dulkarama es una excelente marca con productos formulados magistralmente que en algunos casos hace cosas como estas que esperamos corrija con el tiempo. Hace poco muchas marcas bio contenían nanopartículas encapsuladas, como es el caso de este producto, porque estan revestidas de silice y no atraviesan la barrera cutánea. Sin embargo, algunos estudios ponen en duda la estabilidad del silice que las recubre y la UE se cogió a ese resquicio para alertar sobre este punto y decir que esas marcas que usan nanopartículas recubiertas deben poner que el ingrediente es nanométrico, a pesar de que con el recubrimiento la partícula ya no sea de tamaño nanométrico. Otros estudios dudan que el TiO2 nanométrico pueda atravesar la barrera cutánea. Nuestra postura es clara: no a las nanopartículas sea como sea. Pero nos molesta mucho la hipocresía de la UE que permite que los yougures, helados de nata y surimi contengan dióxido de titanio en nanopartículas pero que los ciudadanos no tengamos derecho a saberlo ‘porque nos alarmaría’. En fin, hecha la ley hecha la trampa, pero tienes razón. A nosotros tampoco nos gusta que Dulkamara use este ingrediente…

Deje un comentario

error: El contenido esta protegido!