close
Los regalos más glamurosos para mamá de la mano de Bioherbarium

Los regalos más glamurosos para mamá de la mano de Bioherbarium

Se acerca el día de la madre y, además de las muchas ideas que os hemos dado estos días ¡¡y que aún no han acabado!! Hoy queremos centrarnos un poquito en el maquillaje y el productos que van a hacer que mamá esté encantada con su piel (y tú contenta por poder tomarle prestados esos regalos). Desde la tienda Bioherbarium quisieron sorprendernos con productos que nunca habíamos probado y nos gustaron tanto que pensamos que son ideales para regalar o para regalarte 😉 Como sabéis Bioherbarium es una de las tiendas que podéis encontrar en nuestro pequeño directorio. y hoy os vamos a hablar de cuatro productos que nos han dejado con la boca abierta.

PRTTY Peashun

Con una estética un tanto rompedora creemos que esta crema corporal no ha acertado con su marketing, ya que normalmente se enfoca como una crema con color y con efecto media que está disponible en muchos tonos, desde el transparente con shimmer hasta los tonos más adecuados para las pieles negras. Pero esta crema corporal es mucho más que una media de verano. No diremos que es LA crema, pero es una de las que más nos ha gustado. Ya está un poco manido eso de que en cosmética ecológica no hay que renunciar a nada. Y es totalmente cierto. Pero a veces sí echamos en falta esas texturas siliconadas que dejan la piel tan bonita. Pero renunciamos a ellas de forma rotunda porque de nada sirve una sensación en piel fantástica si lo que estás haciendo es llenarla de tóxicos o impedir que realice sus funciones de forma adecuada. PRTTY Peashun es una de las cremas más logradas de cuantas hemos probado. Tiene una textura densa que al contacto con la piel se queda como una fina capa que la hidrata durante todo, absolutamente todo el día. La piel queda lujosa, suntuosa, sedosa y con un brillo espectacular, ya que todos los tonos incorporan un poco de shimmer para que el efecto media sea perfecto. Pero no sólo lo aplicamos en las piernas. Nuestro tono que es el medium es un tono luminoso y aunque al aplicarlo tira un poco más a amarillo de lo que nos gustaría, se desvanece enseguida fundiéndose con el tono de nuestra piel y dejando un halo precioso porque no es amarillo ¡¡es dorado!! Y nuestra piel reluce como el oro…

Entre sus ingredientes destacan la glicerina, la manteca de aguacate y la cera de pomelo en la parte alta del INCI y los extractos de caléndula, té verde, romero, verbena y árnica hacia la mitad baja del INCI, con una gran armonía entre los ingredientes que son naturales al cien por cien. Esta crema no tiene fragancia, ni gluten.

Una cosa que nos ha parecido muy interesante es que pone que es una crema repelente de insectos… hombre…, con la cantidad de verbena que posee no creemos que este efecto sea muy evidente. Puede que si el mosquito tiene que picar a dos personas que están juntas igual se vaya a la otra persona, pero si va a por ti no creo que la verbena le disuada de hacerlo, a no ser que sea un vampiro…

Lo que sí puede ayudar es a aligerar las piernas con varices, ayudar a eliminar esos moretones que nos hacemos en las piernas cuando chocamos con las esquinas de las sillas y las camas ¡qué dolor! y aliviar ligeramente la congestión muscular debido a su contenido en árnica, una planta que a pesar de estar en la parte baja del INCI es muy potente y nos puede ayudar en ese sentido.

Es decir, que no sólo estamos ante una crema con un espectacular efecto photoshop y que es uno de los secretos de los fotocall de verano de las famosas (las medias de verano pasaron a mejor vida), sino que es una crema que mantiene la hidratación, sublima la belleza de la piel, disimula defectos y ayuda a que las pequeñas dolencias se calmen. Además al ser tan hidratante nos parece un regalo perfecto para mamá. Si su piel ya no es la que era y está fina, deshidratada y envejecida. Si se puede levantar la piel entre los dedos quedando una porción fina entre ellos, si tiene manchas de edad… Va a adorar este producto. Además está en dos tamaños, uno de 89ml que cuesta 32 euros en Bioherbarium y otro de 236ml que tiene un precio de 49 euros en su web.

Bálsamo con color tono Bang Bang de Ilia

No os descubrimos nada nuevo si os decimos que Ilia es una de las marcas de cosmética ecológica más prestigiosas del mundo y que causa furor con sus productos. Nosotras hemos tenido la oportunidad de conocer de primera mano algunos de ellos y son realmente especiales.

En primer lugar por la estética tan cuidada que tiene. Sus labiales están realizados con acabados de primera. Al tener entre las manos un labial Ilia, sabes que estás ante un producto de calidad. Bien es cierto que muchas marcas bio invierten toda su calidad en el interior de los labiales permitiéndonos comprar con unos precios mucho más asequibles, pero en este mundo tiene que haber de todo, y para las amantes de lujo Ilia es la respuesta. Sus labiales son pesados y al cerrarlos hacen ese clásico click que nos asegura que al danzar en el bolso, el neceser o la guantera del coche no se va a abrir con la desagradable sorpresa que nos llevamos cuando vemos el capuchón de un labial suelto por ahí…

En cuanto al labial en sí nos encanta la terminación del mismo. El tono Bang Bang es un color rojo vivo pero, ojo, estamos ante un bálsamo con color, no un labial propiamente dicho, así que el color si le das una pasada es muy liviano, has de darle varias pasadas para que aumente la intensidad y con ella se incrementa el brillo dejando unos labios espectaculares.

Nos encanta poder controlar ese grado de intensidad con más o menos pasadas y cómo deja los labios hidratados durante mucho tiempo. Eso sí, al ser un bálsamo el color no dura demasiado tiempo intacto, sobre todo por el brillo que se va con el roce, pero sí queda un leve tinte en los labios durante horas que queda muy natural. Si tuviéramos que ponerle un sólo pero a este labial es que para nuestro gusto es poco mantecoso, es decir, está hecho con muchos aceites riquísimos como el de ricino, girasol, sésamo, oliva, jazmín y vainilla entre otros, y aunque también contiene ceras (de abeja, por lo que no es vegano y candelilla), así como manteca de cacao, nos gustan los labiales con más peso en las mantecas. Pero es para rizar el rizo, ¿eh? porque poco más se le puede pedir a este labial de adictivo aroma.

El precio de este espectacular labial es de 28 euros en Bioherbarium.

Beauty Balm Rays SPF15

Igual de adictivo que el anterior pero sin color tenemos el Beauty Balm Rays de Ilia con factor protección SPF15 que viene aportado por en óxido de zinc en su versión sin nanoparículas.

Una de las cosas que más nos gusta de esta marca es la claridad de sus INCI, donde se detalla qué ingrediente es de origen orgánico, con los ingredientes en latín y en inglés, son cruelty free, ya que no contienen ingredientes testados en animales ni, por supuesto, los productos finales lo han sido. Aunque no son veganos ya que contienen cera de abeja, pero esta es ecológica, es decir, se extrae de colmenas de miel ecológica por lo que se consigue una cera sin tóxicos y, además, que se ha conseguido sin maltratar a nuestras queridas amigas las abejas sin las que la vida no sería posible…

Además todos los productos son certificados como orgánicos por USDA y son sin gluten y sin lácteos, por lo que pueden ser usados por personas con intolerancias a estos productos.

Pero no sólo eso. En Ilia nos detallan la cantidad de óxido de zinc que contiene este labial con SPF15, que es de un 6,5 por ciento, por eso cuando abrimos la barra vemos que es de un cremoso e intenso tono blanco que, sin embargo, no tiñe los labios.

Este labial nos encantan por su lujoso aspecto muy alejado del resto de labiales hidratantes que conocemos, revestidos de plástico, y pesa tanto como los otros labiales de la marca. Sin duda un must en los bolsos de cualquier beauty adicta, pero también en los que aquellas personas (y no sólo mujeres) que desean cuidar la piel de sus labios y protegerla de la radiación. Indispensable si vives en latitudes con mayor incidencia solar, altitudes de más de 500 metros sobre el nivel del mar o practicas deportes en el agua o en la nieve.

El precio de este producto es de 28 euros en Bioherbarium.

Crème Extrême de Ekia

El último producto del que os queremos hablar es la Crème Extrême de Ekia, una marca que vamos conociendo poco a poco y de la que nos encanta lo poco que hasta ahora hemos probado.

Lo primero que tenemos que decir es que es un producto pensado especialmente para las pieles maduras de más de 55 años ¡¡ya era hora!! Y no es que los aceites y mantecas no sean buenos para las pieles maduras, de hecho son de lo mejor, pero no es menos cierto que la ciencia pone a nuestro servicio el uso de ingredientes y técnicas que hacen que las pieles más maduras recuperen su vitalidad, elasticidad y tono en un tiempo similar al de la cosmética convencional.

Y es que el reloj es una de las grandes batallas a las que ganar. Y no lo decimos por las personas, sino por las marcas. A estas alturas de nuestro camino bio estamos plenamente convencidas de que no sólo son infinitamente mejores para nuestra piel, sino para lo que queda dentro de ella. El único problema de lo bio es que es amigo de lo slow. Y eso está bien. Pero cuando se trata de afecciones cutáneas o problemas agudos lo que queremos es una respuesta rápida, y en eso la cosmética convencional nos gana por goleada. Lo malo es que ese aparente pulso que gana se torna parte del problema por la cantidad de tóxicos que conlleva, pero no estamos acostumbrados a esperar. Estamos en la sociedad de la inmediatez y si el producto que hemos comprado no actúa casi como la purga de Benito ya buscamos su reemplazo.

Eso obliga a las marcas ecológicas a afinar su ingenio y reinventarse constantemente mientras las marcas tradicionales se asientan en un 99% de fórmulas que tienen más de medio siglo. Y sí, la cosmética convencional también tiene ciencia e investigación detrás, pero el tanto por ciento del total del producto en el que se basa esa novedad es tan bajo que, en realidad, las cremas que salen al mercado son como lavados de cara de productos anteriores.

Y en cosmética bio aunque no lo parezca hay que estar en constante innovación para que los productos bio sean lo más parecidos posible a los no bio (sensorialmente hablando) pero sin los tóxicos de aquellos. Es como una competición constante contra contrincantes dopados. Y en todas ellas, la cosmética bio obtiene el oro.

Ese es uno de los secretos de la Crème Extrême de Ekia, una fórmula ideada para pieles maduras de más de 60 años, ya que combate los signos más apreciables de la edad, como las manchas, la deshidratación, la pérdida de firmeza y las arrugas. El secreto de esta marca radica en la sangre de Drago, un árbol que crece en el Amazonas y cuya salvia es un potente antioxidante de color rojo intenso, como la sangre, con conocidas propiedades antioxidantes. Tanto es así que estimula la producción del colágeno en más de un 40 por ciento en 24 horas.

Como es lógico, esta crema no la hemos testado en Orgànics Magazine, sino que lo ha hecho nuestra ‘chica de oro’ oficial: Lola.

Lola tiene 70 años, una piel del color de la porcelana, fina y luminosa. A su edad no espera milagros, pero sí desea mantenerla radiante. Lola odia las manchas que a veces aparecen en su tez de alabastro y se cuida el rostro de forma concienzuda con limpiadora, tónico (al que es casi adicta y una experta que nos da mil vueltas) y su hidratante para piel seca y madura. No tiene muchas arrugas para su edad (nadie diría que tiene tantas primaveras por su vitalidad y su apariencia) y sigue siendo tan coqueta como cuando era joven, ya que nunca sale de casa sin su máscara de pestañas y su labial, pero es una de las personas más exigentes que conocemos en cuanto a productos cosméticos se refiere. Eso sí, su paso al lado bio de la vida le ha hecho desterrar todos los productos de cosmética tradicional, aunque en tema de maquillaje aún usa algunos productos convencionales que, poco a poco, logramos que sustituya.

Como habréis podido leer, conocemos muy bien a esta testadora porque es la madre de Orgànics Magazine. Bueno, digamos que es la abuela, porque Orgànics Magazine es casi un retoño de Dolo y mío (Nina), así que como quien no quiere la cosa, nuestra madre se acaba de encontrar otro nieto…

Lo primero que le ha gustado a Lola de la Crème Extrême de Ekia es su presentación y la forma en la que se dispensa, que es mediante el tradicional sistema de pompa. Al ser un frasco alto y delgado se coge muy fácilmente. El aroma es otro de los puntos fuertes de la marca, ya que se trata de una crema de dulce aroma que nos recuerda las almendras, pero más dulce. La textura es suave, sedosa y evanescente. Además de haberla testado una piel de 70 años, nosotras hemos querido probarla aunque sólo sea una vez para hablar de la textura. Y también nos ha encantado. Tendemos a pensar que las cremas ecológicas, y más si están indicadas para pieles maduras, van a ser muy untuosas, y nada de eso. Es una crema rica, pero se absorbe muy bien. De hecho te permite maquillarte al instante sin hacer barros y no deja nada de brillo en el rostro.

A pesar de que es una crema muy completa, esta gran absorción permite que las personas a las que les gusta sentir la cara más untuosa puedan ponerse un serum bajo sin sentir peso ni exceso de grasa. Lo que más le ha gustado a Lola es que se nota la piel hidratada todo el día y eso para una piel seca como la suya es mucho decir.

A las dos semanas de uso la piel está muy hidratada, cómoda, suave y luminosa y si bien es cierto que la marca tiene estudios en los que se aprecia una notable disminución de las arrugas a los cuatro meses de uso, Lola aún no ha notado esa reducción, pero está encantada con la crema y eso que es difícil de complacer…

El precio de este grandísimo producto es de, y nos parece un regalo perfecto para el día de la Madre. Y el de la abuela, la tía abuela…

Y hasta aquí esta review de algunos de los productos más exclusivos que podéis encontrar en Bioherbarium ¡¡pero tienen muchos más!! Como veis el glamur no está reñido con lo bio ¡¡todo lo contrario!!

Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?

Deje un comentario

error: El contenido esta protegido!