close
Bora Bora: la colección de ZAO Make Up que nos zambulle en el Océano Pacífico
02 junio 2015678Visitas

Bora Bora: la colección de ZAO Make Up que nos zambulle en el Océano Pacífico

Hola a todos. Hoy en elblogdeninabenito queremos presentaros la nueva colección de maquillaje de ZAO Make Up, llamada Bora Bora. Esta colección está compuesta por dos sombras de ojos, un colorete, dos barras de la labios, una laca de labios y dos esmaltes.

Las que me leéis de forma habitual sabéis que no os descubro nada si os digo que de todas las marcas que he probado de maquillaje esta es de las mejores. Y no hablo sólo de maquillaje bio, sino de todo el maquillaje, incluso el tradicional. ZAO Make Up los supera a todos. No sólo por la altísima pigmentación de sus productos, sino porque su calidad y los ingredientes que utiliza son espectaculares. Muchas personas me envían comentarios y mails diciéndome que no saben qué tipo de piel tienen. Que es mixta o grasa pero que se pela y en algunas zonas de la cara está muy seca. Personas con desastres en la piel que intentan esconderlos detrás de maquillaje con siliconas e ingredientes dañinos sin saber que son esos mismos ingredientes los que están dañando su piel.

Por eso cuando te pasas a la cosmética bio, y tras el periodo de adaptación, tu piel respira, resplandece, ya no se pela, el maquillaje no se cuartea, no notas la piel tirante y los ojos no pican como demonios (vale, con algunas máscaras de pestaña bio también pican, pero es que una es muy sensiblona…).

Pues a todo esto le tenemos que añadir el precioso diseño de ZAO Make Up y el bellísimo colorido de esta colección que nos evoca, sin duda, los azules mares y los rosados corales ¿empezamos?

Bora Bora ZAO Make Up

Cuatro sombras y un colorete

El primer producto del que os voy a hablar son las sombras de ojos nacaradas. 100% naturales con un mínimo del 10% de ingredientes certificados como orgánicos, estas sombras cuentan entre sus ingredientes con la mica, el polvo de maíz y arroz (no usan talco y eso se nota mucho en la suavidad), aceites de girasol, lino, soja, extracto de oliva y jengibre y polvo de bambú, entre otros muchos ingredientes. Por supuesto contiene microplata de la que podéis leer más aquí y en la entrevista que le hice a David Reccole, el creador de la marca.

WP_20150602_001
De izquierda a derecha 118 prune nacré, 120 bleu roy, 208 nude mat y 119 rose corail

 

Los números que podemos encontrar son el 118 prune nacré, que es un color ciruela divino. En la pastilla de sombras es muy oscuro pero cuando lo aplicas se transforma casi mágicamente en un tono berenjena con destellos rosáceos de difícil descripción (menos mal que os pongo swatches…). Como todas las sombras de ZAO Make Up su pigmentación es muy alta (los swatches están hechos con una sola pasada por la pastilla y extendidos luego por el reverso de la mano).

El segundo número de esta colección es el 119 rose corail, un precioso tono coral con tornasol en dorado. Ilumina muchísimo y es ideal tanto para hacer looks trabajados como para aquellas personas que no se suelen pintar mucho pero para eventos especiales les gustaría poder variar un poco su colorido habitual. Además se puede usar como colorete sin ningún problema, ya que deja un tono rosa en las mejillas muy bonito, y como tiene ese shimmer (para verano me encanta), nos da ese aspecto de buena cara que tanto nos gusta lucir cuando el sol aprieta.

WP_20150602_003
De derecha a izquierda 118 prune nacré, 120 bleu roy, 208 nude mat y 119 rose corail

La tercera sombra nacarada es la 120 bleu roy. Hecha para ser el complemento perfecto de la sombra anterior (119 rose corail), es un color que inevitablemente nos evoca el intenso océano polinés. Con tornasol a verde, este color es uno de los más bonitos de ZAO Make Up, aunque por el contrario es uno de los que menos pigmenta a pesar de su intenso color y en el párpado no he conseguido que el tono que queda se parezca al de la pastilla, sino un celeste más desvaído que me recuerda al celeste bebé. Además el precioso tornasol que se aprecia en el dedo no se aprecia luego al aplicar la sombra. Sigue siendo un color precioso, pero ZAO me tiene acostumbrada a que las sombras pigmenten más y con colores idénticos a la pastilla.

El último tono de la colección es una sombra mate con destellos, la número 208 nude mat. Su composición es algo diferente a las otras (a pesar de seguir siendo 100% natural y mínimo 10% bio), ya que tiene muchos más ingredientes hidratantes, como la manteca de cacao y de karité y el aceite de macadamia. He de decir que el aroma de estas sombras cuando las abres llega a inundar la estancia y es profundamente dulce, dado la cantidad de mantecas que lleva. Es un color, como su nombre indica, nude mate. Sí tiene, sin embargo, partículas de brillo, pero sueltas no tipo shimmer. Es un color básico para esta temporada y para matificar los párpados me parece precioso, como base para looks trabajados o, simplemente, con un look total nude. En mi piel queda un tono o dos por encima de mi piel, por lo que se nota que voy pintada, pero con un efecto totalmente natural. Digamos que mi tono de piel tira más a ojeroso y este lo convierte en un rosado con destellos muy muy bonito. Todo un acierto para esta temporada y las que vienen, ya que creo que es una sombra que se puede llevar todo el año (en invierno con un ahumado gris bajo debe quedar de miedo).

WP_20150602_004
Pigmentación de las sombras a plena luz del día con sólo una pasada de los dedos a la mano. De izquierda a derecha 118 prune nacré, 120 bleu roy, 208 nude mat y 119 rose corail.

El segundo de los productos que os voy a presentar es el colorete 325 colail doré, y es el primer colorete nacarado de esta marca francesa. Al igual que las sombras es 100% natural y 10% orgánico, certificado por Ecocert y Cosmebio. Entre sus ingredientes destacan la mica, el polvo de maíz, la manteca de cacao y karité, el extracto de cacao, de ginkgo, de yerba mate y de alga haematococcus pluvialis, así como el polvo de bambú, el silicio y la microplata. Con todos estos ingredientes hidratantes y constructores de la dermis, podéis entender que es un producto altamente recomendado para personas con afecciones cutáneas, desde eccema hasta DA y psoriasis, ya que los productos de ZAO Make Up no sólo dan color a la tez, sino que la cuidan. Yo no entiendo el maquillaje de otra forma. Ponerte algo sobre la piel que te pone bonita de cara afuera, pero que te estropea de cara adentro me parece una de las mayores incongruencias de nuestra vida moderna. Aunque bien pensado hay tantísimas aberraciones que esta más bien sería una triste fotografía del mundo en el que vivimos…

WP_20150602_010
A la izquierda el colorete 325 corail doré, a la derecha la sombra119 rose corail

Pues bien, dejando ya de lado estos pensamientos, os diré que es una sombra preciosa. Muy bonita y con mucho shimmer, así que si no te gustan las sombras muy nacaradas… Sin embargo me gustaría que la sombra pigmentara un poco más en rosa (eso como gustos personales, eh), ya que si aplicas mucho producto para que suba el color lo que más sube es el shimmer, y no tanto el color, convirtiéndose más en un maravilloso iluminador, pero creo que es un colorete que queda precioso para todas las pieles. En las pieles muy blancas se nota mucho el rosa, en las normales se nota ambos y en las muy morenas el tono rosa se pierde pero adquiere relevancia el shimmer color champagne que es divino.

WP_20150602_008
A la derecha colorete de la colección permanente de ZAO Make Up, nº324 y a la izquierda el colorete de esta colección Bora Bora nº 325

Los labiales

WP_20150602_019
En el centro el labial 470 violine satinée, abajo el 469 rose nude y arriba la laca framboise.

Y ahora toca hablar de los labiales de la colección. Y no sé cómo describirlos ya que, os aseguro, me han dejado sin palabras. La colección tiene dos labiales: el 469 rose nude es el tono perfecto para mí. Es un nude muy cubriente, mate, intensamente hidratante y que no hace ese efecto de labios borrados que me encanta cuando lo veo en las modelos (20 años y maquillador profesional son la clave) pero a mí me hace carita de walking death. Pues este no borra mi sonrisa y tiene un color precioso de verdad. Su composición, pues perfecta como siempre: 100% ingredientes naturales y más de un 50% de ingredientes ecológicos certificados ¡¡más de la mitad!!, entre ellos destacan el aceite de ricino en primer lugar del INCI, aceite de soja, oliva, jojoba, manteca de palma (¡¡bio por supuesto!!), cacao y karité, extracto de granada y albaricoque, polvo de bambú y un montón más de ingredientes que aportan la hidratación perfecta a los labios.

WP_20150602_015
En el centro el labial 470 violine satinée, abajo el 469 rose nude y arriba la laca framboise.

El segundo de los labiales de la colección Bora Bora de ZAO Make Up es, sin duda, uno de los colores más elegantes que he probado jamás. El 470 violine satinée no es ni rosa, ni frambuesa, ni rojo, este indefinido color tiene un tono irisado violeta que me ha enamorado. Quizá sea porque me recuerda un labial que tenía mi madre de joven y cuando me lo pongo vuelvo a verla vestida con su pelo rubio ondulado, sus tacones de palmo y su vestido azul turquesa. Eran los años ochenta, años en los que, tras quitarnos las horribles hombreras invernales, el verano nos inundaba con vestidos vaporosos de espaldas al aire, de faltas plisadas con vuelo y maquillajes de colores vibrantes. Para mí este tono de ZAO Make Up recupera el glamour de las salas de fiesta de las bolas de espejos con un Martini en las manos, de las noches en los cafés tomando helados de esos en los que te ponían sombrillas y bengalitas, años de Ángeles de Charlie en los que la mujer pisaba fuerte en las calles. Y todo eso en un solo labial. Divino es poco.

WP_20150602_017
La laca Framboise, arriba, en todo su esplendor

Por si fuera poco a la intensa, intensísima pigmentación de estos labiales se le une una hidratación fuera de lo común en labiales tan mates y cubrientes. No se resecan los labios en todo el día y los notas confortables durante toda la jornada. Junto con las sombras y las bases de maquillaje, los labiales de ZAO son unos de los mejores productos que he probado.

El tercer labial de la colección es la laca de labios framboise. Con un tono muy similar a los otros dos (de la misma gama), esta laca está compuesta por ingredientes 100% naturales de los que el 57% son ecológicos. A pesar de, en apariencia, no ser el tono que más me va, al ponerlo sobre la piel ésta se transforma. Es como aplicar un suave bálsamo labial pero intensamente pigmentado, cosa poco común en el mercado bio. Sientes que llevas los labios desnudos. Si te pones poca cantidad para que el tono quede más nude, queda un precioso color lleno de brillo y si aplicas más cantidad el tono resultante es mucho más aframbuesado. Ideal para llevar en el bolso ya que el tapón es de rosca. Tiene un aplicador muy cómodo de usar y me gusta mucho la ventanita a través de la cual puedes ver el tono de la laca. Un formato que está triunfando mucho porque mantiene la hidratación y el brillo en los labios durante horas. No se reseca ni se cuartea.

WP_20150506_008

Las lacas de uñas

Y para completar la colección Bora Bora, ZAO Make Up nos trae dos lacas de uñas 5-free (SIN tolueno, alcanfor sintético, formaldehido, dibutilftalato, xileno, colofano). Una en tono 565 corail y la otra el 657 rose fuchsia. Aún no había probado ningún esmalte de uñas de ZAO Make Up y me han encantado. Tienen mucha cobertura (odio los esmaltes que al ponerlos son como agua y se ve la uña debajo) y con una pasada sobra. Además su pincel es muy grueso y con forma de U, por lo que en pocos segundo se pintan las uñas. Y el esmalte dura mucho en la uña. De hecho una de las cosas de las que menos os hablo en el blog es de lacas de uñas porque a penas me las pinto. La primera porque no tengo tiempo para que se sequen (cuando estoy tecleando nunca me acuerdo y el resto del tiempo no tengo media hora en la que no tenga que meter la mano en el bolso para darle algo al nene o cogerlo en brazos porque ha hecho una trastada y se ha dado un trastazo…). La segunda de las razones es porque a mis uñas no les gusta el esmalte. Me lo pongo y a las horas se descascarilla. Salta literalmente, así que siempre que tengo que testar uno lo pruebo en mis uñas y luego se lo dejo a mi madre que es la experta en la materia. Esta vez no me hizo falta. No se me ha descascarillado ni un poco. Es de esos esmaltes que con el paso de los días se va desgastando desde la punta de la uña pero no salta. Sin embargo, y como os he dicho muchas veces en los comentarios que me habéis hecho, es casi imposible hacer un esmalte de uñas que no lleve ningún ingrediente tóxico o agresivo. Simplemente porque los seres humanos nos empeñamos en hacer cosas imposibles, como es pintar las uñas y que no se vaya cuando nos lavamos las manos. Para eso hay que usar química, y no de la buena precisamente. Lo que sí es cierto es que las marcas de cosmética Bio usan ingredientes para minimizar esos químicos agresivos y para cuidar las uñas, como el silicio en el caso de esta marca, además de limitar al máximo esos compuestos nocivos. En ZAO, sin embargo, aún veo un ingrediente que les animo a quitar de su INCI: el POLYETHYLENE TEREPHTHALATE, más conocido como PET, el mismo plástico que se usa en las botellas de agua mineral y que tiene una probada actividad hormonal. El resto del INCI está libre de tóxicos importantes.

Captura de pantalla 2015-06-02 a las 16.35.30

 

En definitiva esta colección de ZAO Make Up me ha gustado mucho, muchísimo. Me parecen unos tonos muy acertados, muy veraniegos, bonitos y con la calidad de siempre.

Me gusta especialmente el display para las tiendas, muy ilustrativo de la colección. Y esto es lo que diferencia a ZAO Make Up de casi todas las demás marcas de cosmética ecológica: la constante innovación y la capacidad para crear productos acordes con la moda y las tendencias. Me gusta poder elegir cada temporada los colores de moda sin renunciar a la calidad y a los ingredientes Bio. Además esta marca siempre me deja con ganas de más, y esperando la colección de otoño-invierno os dejo mientras me sumerjo en mi particular y pacífica isla con ZAO Make Up.

Captura de pantalla 2015-06-02 a las 13.52.52

Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?
Adaralia

Adaralia: la perfecta sinergia entre la medicina y la ecología

Review solares ecológicos 2015 (III)

Dejar comentario

error: El contenido esta protegido!