close
Celebra el truco o trato con Lush
30 Octubre 2014238Views

Celebra el truco o trato con Lush

Hola otra vez. Bienvenidos un dia más a Orgànics Magazine. Hoy os quiero presentar las novedades de Lush para celebrar el día de Halloween. Una tradición que cada vez está más arraigada en nuestra sociedad. No es que me gusten demasiado las festividades importadas (o más bien impuestas) desde los Estados Unidos. Soy una defensora de nuestras tradiciones y nuestro caracter diferente al de los norteamericanos, pero reconozco que Halloween sobrepasa con creces a nuestra austera fiesta de Todos los Santos. La muerte y lo oculto forman parte de nuestra vida y, de vez en cuando, conviene ser un poco irreverente y reirnos incluso de aquello que tanto pavor nos da. Durante muchos años he estado luchando contra esa estupidez del truco o trato pero ahora, con Leo a punto de disfrazarlo de fantasma, me encuentro pletórica y dispuesta inlcuso a llenar las bolsas de chuches a los críos que se acerquen por mi casa.

Dicho esto, lo que hoy os quiero presentar ha contribuido también a modificar mi visión de esta fiesta. Y es que no me puedo resistir a las ediciones especiales de Lush. Esta vez por partida doble. Primero porque sabéis que me encanta esta marca y que uso muchos de sus productos. Por eso mismo y por la labor que hace para extender eso de que la cosmética natural es maravillosa, efectiva, deliciosa y placentera. Y por eso les animo a que dejen de usar algunos ingredientes que no me gustan nada como la trietanolamina, el tetrasodium etidronate o el metilparabeno en algunos de sus productos (vale, en pocos productos y al final del INCI pero están). De los sulfatos que muchas me preguntáis ya os expliqué que están libres de trazas cancerígenas, por lo que no representan ningún peligro más allá de su escasa capacidad irritante. Pues bien, el segundo motivo es que la semana pasada los nuevos inquilino de mi antigua casa (mis queridísmos Pepe y Nadia) me dijeron que tenía un paquete allí. Estaba esperando un envío así que no me sorprendió. Al ver la caja casi me da un pasmo. Mis queridos amigos de Lush habían tenido la amabilidad de mandarme una parte de la edición limitada para Halloween. La pena es que con el trasiego llegaran casi todos los productos rotos y, por eso, no os puedo poner fotos mías, pero os pongo las suyas que son más bonitas…

Lo primero que os he de decir es que me ha costado bastante aislar cada uno de los olores, ya que mi casa huele, literalmente, a tienda Lush. Creo que hasta me hiperventilo oliéndola…

La primera bomba que probé fue la bomba de baño sparkler. Yo y Leo. Era un día en el que estaba especialmente potroso. Los terribles dos años. Adora bañarse, pero ese día no. Y en casa, con la perra y el erial que tengo por jardín no es una opción. Baño diario sí o sí. Así que le propuse bañarnos juntos como tantas otras veces. Primero sí y ya en el baño no. La impotencia se me comía hasta que le dije a mi marido ‘Anda, trae una bomba de Lush’. Y me trajo esta deliciosa barrita llamada Sparkler. Es amarilla y lleva purpurina. Cuando Leo vio que se deshacía en su mano y dejaba el agua amarilla primero y dorada despúes (lleva brillantina) se quedó boquiabierto. Yo, por mi lado, disfrutaba del ver su cara empastrándose con la bomba que desaparecía bajo el auga y del intenso aroma al gel Rose Jam (creo que, sin temor a equivocarme, es mi preferido de Lush). Se supone que huele a rosas, pero para mí (que no me gusta ese aroma) nada más lejos de la realidad. Tiene un punto a rosa, sí, pero dulce, como mezclado con caramelo y una pizca ácido. Me faltan palabras para haceros llegar lo deliciosamente bien que huele. Lo mejor de todo es que al llevar brillantina luego el pelo me brillaba con unos destellos preciosos.

Captura de pantalla 2014-10-23 a las 16.34.17

La segunda bomba que he probado es la Northen Lights. Con unas preciosas estrellitas blancas está llena de absoluto de jazmín, uno de los aromas que más me gusta del mundo. Sin embargo en esta bomba no lo noto tanto como en otros productos de la marca como mi adorado R&B. Esta bomba ya me la puse para mí solita en un baño. Lo que más me gusta de estas bombas es el aroma que dejan, es una de las mejores aromaterapias que conozco y me permiten desconectar aunque sólo sea por cinco minutos…

La burbuja Wizard es la siguiente que probé (vale, para ser sinceros la probó mi chico, que lo tengo de conejillo de indias). Lo cierto es que no acierto a ver la diferencia entre las bombas y las burbujas. Para mí hacen el mismo efecto y no veo que las burbujas hagan mucha espuma, la verdad, pero no por ello dejan de ser espectaculares… Esta brujita repleta de aceites esenciales (de las tres es la que más aceites diferentes contiene), pero es la que tiene el olor más sutil y menos dulce.

Y me quedan los productos que aún no he probado, que no he tenido tiempo de probarlos aún…

El jabón Fairy Ring es otra de las ediciones limitadas. Con un suave y maravilloso olor que a mi me parece almendrado (y no lleva almendras, eh), es uno de esos jabones gigantes de la marca británica. Con forma de enorme seta parece que de un momento a otro vaya a salir un Gnomo a decirnos Slitz Bye. Pero a este bonito jabón le reprocho que lleve tetrasodium etidronate y EDTA (unos compuestos contamintantes y relacionados con irritación cutánea y de las mucosas). Vale que está en cuarto lugar del INCI empezando por el final, pero un compuesto que considero peligroso (aunque la EWG sólo lo califique con un 2 de peligrosidad, ahí disentimos). Además al degradarse en la naturaleza se descompone en contaminantes orgánicos permanentes. Una vez más animo a mis queridos amigos de Lush (que sé que estudian concienzudamente la forma de sustituir estos ingredientes sin que sus productos pierdan un ápice de cualidades sensoriales y son unos amantes incondicionales del medio ambiente) a que sustituyan el EDTA y el tetrasodium etidronate por ingredientes más saludables para nuestro organismo y menos dañinos para el medio ambiente…

La bomba Lord of Misrule. Otro de los aromas más deliciosos de todas las bombas y burbujas que he probado y que me cuesta describir. Tiene un toque picante, otro ácido y otro dulce. Un cóctel maravilloso que ya tengo ganas de probar, ya que esta bomba es verde por fuera pero por dentro es de un intenso color vino que tiñe el agua al más puro estilo vampírico. Con vainilla, pachuli, absoluto de jazmín y gardenia es un aroma irresistible de verdad.

Captura de pantalla 2014-10-23 a las 16.35.02

Y por último os quiero hablar de la burbuja que ha robado mi corazón. Es una calabaza llamada Sparkly Pumpkin, preciosa, naranja con purpurina dorada que me recuerda a la calabaza del Un Dos Tres, ese mítico programa que muchas de vosotras no habréis conocido, pero que era capaz de reunir a toda la familia frente al televisor. Entre eso y lo bonita que es y lo bien que huele a cítrico… Pues que la voy a dejar de adorno (hasta que me entre el arrebato y la lance al agua patos).

Y hasta aquí esta pequeña review de los productos que, como si de una Cenicienta se tratara, desaparecerán en breve de las tiendas Lush sin dejar siquiera un zapato de cristal… Así que si quieres un baño relajado después de la fiesta del truco o trato te recomiendo estas varitas, calabazas y brujas sin maldad alguna…

 

 

Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?

4 Comentarios

  1. ¡¡Pero que chulos!!, la verdad es que Lush se lo curra y hace productos conmemorativos de cualquier fecha y a ver si te hacen caso Nina y quitan esas pocas cosillas malas que aún usan 🙂

Deje un comentario

error: El contenido esta protegido!