close
Descubrimos la nueva colección de esmaltes de uñas bo ho
20 enero 20171382Visitas

Descubrimos la nueva colección de esmaltes de uñas bo ho

Los esmaltes de uñas de la marca bo ho son casi una constante en Orgànics Magazine, y hoy, gracias a la tienda Adaralia, vamos a hablar de algunos de los nuevos tonos de esta marca francesa. Los esmaltes de bo ho nos encantan no sólo porque son unos de los que menos tóxicos llevan del mercado (son 7 y 8 free), sino porque tienen una grandísima variedad de tonos que van ampliando con cada colección nueva y, sobre todo, porque son duraderos y muy cubrientes.

Sois muchas las que nos preguntáis por esmaltes sin tóxicos y sabéis que nuestro compromiso con vosotr@s va más allá de las marcas y las tiendas de las que os hablamos, así que seremos muy claras: No existe (y dudamos que algún día lo haga) ninguna marca de esmaltes de uñas que sea 100% sin tóxicos. Si bien es cierto que Nefertiti ya se pintaba las uñas y hay datos de que en la China antigua (hace unos cinco mil años) las mujeres también se pintaban las uñas, estos rudimentarios esmaltes de uñas se hacían con henna y otros pigmentos oscuros a los que, con el tiempo, se fueron añadiendo otros ingredientes para hacerlos más brillantes o resistentes. Pero no dejaban de ser productos naturales que con el roce o el agua se iban.

El nacimiento de los esmaltes de uña similares a los que conocemos hoy es muy reciente, ya que este ‘invento’ no ha cumplido ni un siglo de vida (de hecho este mismo año celebra su centenario de la mano de la empresa Cutex), ya que no fue hasta que la industria petroquímica se desarrolló (y con ella la de los barnices y pinturas). Así, las lacas de uña son el resultado de diversos compuestos químicos como la nitrocelulosa, el tolueno o el formaldehído. Ingredientes altamente tóxicos. A ellos se les ha ido añadiendo pigmentos azoicos, filtros solares como la benzofenona, alcanfor, xileno, parabenos, ftalato de dibutilo (BDP),  y otros tóxicos con la finalidad de hacerlos más brillantes, resistentes, cubrientes, vibrantes…

Hasta hace relativamente poco tiempo no se ha empezado a escuchar eso de los esmaltes 3free, 4free… y son las propias consumidoras las que van demandando cada vez más marcas sin los ingredientes más tóxicos. De hecho el formaldehído es tan tóxico que su uso en cosmética está restringido a muy pocos productos (entre los que se encuentran las lacas de uñas), ya que está catalogado como clase I (carcinógeno para los seres humanos) por la IARC, honor que comparte con otros 119 compuestos. Otros componentes como la Benzofenona, los parabenos o el ftalado de didutilo son disruptores endocrinos probados. Y todos ellos tienen cabida en esos botecitos repletos de color.

Esmaltes de uñas 7free y 8free

Color Sari

Por eso en el mercado podemos encontrar ya gran número de marcas que son 3free, 4free y 5free y que están exentas de los compuestos más dañinos. Con bo ho vamos un paso más allá y están exentas de 7 de los ingredientes tóxicos (tolueno, formaldehído, dibutil ftalato o ftalato de dibutilo, resina de formaldehído, xileno y alcanfor) y, en algunos esmaltes, hasta 8 (los anteriores más la colofonía).

Además de todo esto los esmaltes de esta marca francesa cuyso productos están certificados por Cosmebio (excepto los esmaltes que no conocemos ninguna marca que los tenga certificados), contienen hasta un 86 por ciento de ingredientes naturales, lo que junto con la ausencia de los tóxicos más importantes, supone la gran diferencia entre esta marca y las marcas convencionales 3free, 4free y 5 free.

Por eso una de las cosas que más nos sorprenden en Orgànics Magazine son sus vibrantes colores, y nos reiteramos una vez más: si bo ho puede, el resto de marcas también. Pero claro, no ganando esas millonadas tras vender sus esmaltes low cost (sí, la cosmética de alta gama cuesta muy poco de producir) como si fueran de oro.

Vibrante color Dragonfly

Pero sí hay una cosa de la que os tenemos que advertir: todo los esmaltes de marcas bio que hemos probado en Orgànics Magazine contienen algún tipo de benzofenona, que es un filtro solar químico que actúa como disruptor endocrino. Pero ¿Por qué? Pues porque sin él las uñas se harían amarillas. No sé si recordáis que antes las mujeres que pintaban mucho sus unas debían usar una prebase para que no amarillearan las uñas. Esto hoy ya no es necesario gracias a la benzofenona. Como siempre nosotras preferiríamos que los esmaltes no la contuvieran, pero en este punto imaginamos las opiniones de las consumidoras tras usar durante varias veces seguidas los esmaltes de esta marca: “funcionan fatal, me han dejado las uñas totalmente amarillentas, un desastre, no volveré a comprarlos”. Y en bo ho lo saben. Saben que no leemos las etiquetas “Venga, ¿quién diablos se va a pasar media hora intentando pelar la etiqueta para leer un INCI en chino?”. Saben que como consumidoras dejamos mucho que desear y que si nos ponemos un esmalte que nos deja las uñas amarillentas vamos a correr a refugiarnos en unos grandes almacenes al amparo de marcas ‘de las de toda la vida’ que no me van a dejar las uñas amarillas. 

Boho Grey, el gris de moda

Pero desde Orgànics Magazine no podemos sino decirles: Atreveos. Dejad de usar benzofenonas. Confiad en las consumidoras. Pero claro, no son nuestras ventas las que caerán como la bolsa en un jueves negro cualquiera. Así que mientras vamos tomando conciencia la benzofenona seguirá formando parte del INCI de todos los esmaltes de marcas ecológicas como último reducto tóxico.

Y dicho esto os hablamos de los tonos que nos han hecho llegar desde Adaralia que son todos preciosos.

El primero de ellos es el Beach Party, un color berenjena precioso para esta época y con un 73% de ingredientes naturales 7free. Nos encanta lo cubriente que es, ya que con una sola pasada la uña queda perfecta, sin estrías ni marcas, pero sí es cierto que es con la segunda pasada como adquiere todo su esplendor. Un truco para secar las uñas al instante y endurecer el esmalte es poner las manos en un bol con agua y hielo, aunque con la que está cayendo en casi toda España, podéis sustituir el hielo por nieve 😉 En unos segundos vuestro esmalte estará seco y perfecto.

El segundo de los tonos que tenemos es el Grey. Un gris oscuro precioso y muy brillante, con un color algo menos cubriente que el Beach Party pero que con una capa se puede ir perfectamente (como en las fotos).

Elegante tono Beach Party

Este tono tiene un 77% de ingredientes naturales y es un color 8free.

El tercer esmalte que nos enviaron desde Adaralia es el color Dragonfly, un precioso color turquesa perfecto para el verano. Hecho con un 82% de ingredientes naturales este esmalte sí requiere de varias capas ya que es más denso que los otros y hace ese efecto de estrías si le aplicas solo una. Además, este color tan claro y llamativo queda perfecto si la uña no se transparenta nada en absoluto, también es un 8free.

Un color perfecto para las morenas pero a nosotras que somos muy banquitas no nos queda nada mal 😉

Y por último tenemos un color fresa perfecto para poner una nota de alegría estos blancos y grises días (que adoramos). Un color primaveral muy cubriente ya que con una sola pasada tenemos la uña totalmente cubierta. Este tiene un porcentaje del 78 por ciento de ingredientes naturales y 7free.

El precio de estos esmaltes es de 6,95 euros cada uno en Adaralia.

Una gama perfecta para poner un toque de color al blanco níveo que está tiñendo la península y del que esperamos estéis disfrutando mucho, y si no siempre os queda el consuelo de saber que “año de nieves año de bienes”.

 

 

 

 

 

Orgànics Magazine

Orgànics Magazine

El primer magazine on line sobre moda sostenible, belleza ecológica y green living de España ¿Te quedas con nosotr@s?

Nace el directorio de empresas ecológicas Orgànics Directory, el universo bio a un click

Cajitas bio de suscripción internacionales que amarás I

10 Comentarios

  1. Son muy bonitos, me iba a coger un esmalte de Boho, pero al final cogí una de Avril y mira que lleva la maldita Benzofenona. ayss

  2. Tengo varios y estoy contenta con ellos, aunque prefiero usar los de base al agua o de shellac como los de Logona ya que tienen formulaciones (dentro de ser esmaltes de uñas) más limpias aún ☺️ Aunque claro, no duran el mismo tiempo perfectas que con éstos. La variedad de tonos es enorme, una alegría que cada vez vayan eliminando más y más tóxicos y no nos quedemos en el 5-free. Besos!

  3. Estoy aprendiendo muchísimo. Por ahora sólo había probado los esmaltes 5-free de Mia Laurens, y no sabía los ingredientes tóxicos que se esconden en esa pequeña botella. Después de leeros, creo que voy a buscar 7 u 8 free mínimo. Gracias

    1. Pues además esta marca tiene un precio sensacional y los esmaltes son cubrientes de verdad. Ya nos dirás cómo te va!!!!

  4. Holaaaaaaa! Tengo varios esmaltes de bo ho y estoy encantada. Mis uñas han cambiado mucho. Las recomiendo 100 por 100. Me encanta tu blog. Un beso.

  5. Me ha resultado muy interesante tu explicación sobre el benzofenoma, o sea, que si ya quitaran este ingrediente sería 9 free y ya no podría haber 10 free porque no hay más tóxicos que quitar? Seguro que se termina consiguiendo, me parece bien vuestro alegato a favor de las uñas amarillas en vez de uñas blancas con disruptor endocrino sobre ellas. Me ha encantado el color berenjena. Un beso

    1. Limpios, limpios, limpios no creo que puedan llegar a ser del todo porque es imposible querer que brille, se mantenga y no se vaya con el agua y con el jabón y que no lleve ningún tóxico. Sin embargo sin la benzofenona y el resto de ingredientes, o sea 9free como dices, serían lo más inocuo que creo pueden llegar a ser. Un besote.

Dejar comentario

error: El contenido esta protegido!