close
Espectacular helado vegano de chocolate al estilo Lala Kitchen
30 Agosto 2016445Views

Espectacular helado vegano de chocolate al estilo Lala Kitchen

¿De bajón porque se acaba el verano? ¿Deprimid@ porque las vacaciones tocan a su fin? Cuando llega el mes de septiembre los medios de comunicación se llenan de consejos para la depresión post-vacacional, de recetas de dietas para perder esos kilos que hemos cogido a base de tapitas y cervecitas. Nosotras no vamos a ser menos y os vamos a dar algunas recetas para que el tránsito hacia la rutina sea menos pesado…

Pero como sabéis en Orgànics Magazine solemos nadar un poco a contra corriente, así que no os vamos a dar mil consejos sobre cómo afrontar septiembre, o cómo estar menos tristón… No. Nosotras os proponemos una espectacular receta de un helado de chocolate raw, alcalino, sin azúcar, ni leche, ni gluten y que está absolutamente delicioso. Obviamente sentarte en tu terraza o en tu sofá preferido a degustar esta maravilla sabiendo que es un bocado saludable no va a acabar con tu melancolía post vacacional, pero va a hacer el camino mucho más dulce.

Tendemos a pensar que tras las vacaciones se acabó lo bueno. Nos han vendido septiembre como el mes de la muerte y destrucción para poder echar la culpa de nuestra desalmada sociedad a alguien o a algo. Y no. Septiembre es un maravilloso mes de verano en el que aún podemos hacer escapadas mientras esperamos a que las hojas de los árboles se doren poco a poco. Es un momento magnífico para viajar, para ver atardeceres eternos, para ir a la playa o a la montaña… Y es un mes para empezar cosas, para comenzar proyectos.

En Orgànics Magazine septiembre, lejos de ser un mes deprimente, es un mes emocionante, ilusionante y lleno de posibilidades. Si eres de las personas que, como nosotras, ve el vaso más lleno que vacío ¡enhorabuena!, te mereces un premio, ¡mira más abajo! Si no, te ponemos nuestra pequeña receta de la felicidad para que te sientes, medites y te tomes tu tiempo para ver que el final del verano es el principio de muchas buenas cosas…

¿Hemos dicho que era nuestra receta de la felicidad? Perdonad. A veces nos dejamos llevar por la pasión. No, no es nuestra receta de la felicidad. Es una adaptación de las recetas que nuestra querida Elka (Lala Kitchen) hace para llenar (inundar) nuestra vida de felicidad con alimentos saludables, alcalinizantes, sin gluten, veganas y en muchas ocasiones raw. Esta receta en concreto la sacamos del e-book de helados naturales de Elka (vale mucho y cuesta muy poco). Gracias a ella hemos aprendido que hay una vida golosa y maravillosa más allá del azúcar y el gluten, del A, B, C para desayunar, comer y cenar. Un mundo de posibilidades hasta ahora inexistentes se nos abre en cada página de su web cuyas recetas, además, están preciosamente ilustradas.

Sabemos que dar el salto a una alimentación más saludable es complicado, sobre todo por la sobre dosis de publicidad que nos vende que para llevar una dieta saludable has de tomar mucho Special K (toneladas), pan tostado con pechuga de pavo, los yogures de José Coronado y tanques de leche desnatada con sacarina. Y luchar contra todas esas mentiras es… agotador. Por eso ir cogidas de la mano de alguien como Elka es una delicia, ya que nos permite relajarnos y contemplar el paisaje. Como cuando de pequeñas tomábamos la mano de nuestra madre y sabíamos que nada malo podía pasarnos guiadas por ella.

Así que si queréis chuparos los dedos sin setimiento de culpa… Tomad nota…

Espectacular helado vegano al estilo Lala Kitchen
Raciones 4
Escribe un Comentario
Imprimir
Tiempo de Preparación
10 min
Tiempo de Preparación
10 min
Ingredientes
  1. 1 taza (140 g) de anacardos crudos. Son un poco complicados de encontrar, pero cunden mucho y están de vicio.
  2. 1,5 taza (375 ml) de leche de coco.
  3. 1⁄3 taza (80 g) de cacao crudo. En la receta original es algo menos, pero a nosotros nos gusta muy intenso...
  4. 1/3 taza (80 g) de sirope de agave crudo. Puedes poner azúcar de coco o sirope de arroz.
  5. 1 cucharadita de vainilla en polvo .
  6. 3 cucharadas soperas de aceite de coco.
  7. una pizca de sal
Topping
  1. Coco rallado
  2. Nueces al gusto
  3. 3 cucharadas de sirope de ágave
Preparación
  1. Pon los anacardos en la trituradora de vaso hasta reducirlo a polvo. La primera vez que hicimos la receta los anacardos al estar crudos y tener tanto rico aceite no se pulverizaron, sino que se hicieron una masa. Si te gusta que se noten los grumitos esta textura es perfecta, si la quieres un poco más fina puedes congelarlos para que al triturarlos queden más finos.
  2. Añade el resto de ingredientes y tritura hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Si tienes máquina de hacer helados: Viértela en la cubeta de la heladera y enfríala unas 2-3 horas. Cuando esté bien fría, sácala de la nevera. Bátela un poco y ponla en la máquina heladera unos 40- 50 minutos, o hasta que tenga una consistencia cremosa y helada.
  4. Si como nosotras no tienes máquina de hacer helados puedes congelarlo directamente en un recipiente de cristal y removerlo cada hora hasta que se congele. Nosotras lo congelamos y luego lo batimos en la Thermomix para que quedara más cremoso, pero es una receta que a penas hace cristales al ser tan rica en aceite...
  5. Si lo tienes en el congelador durante varios días, recuerda sacarlo unos 20 minutos antes de servir para que esté cremoso.
Topping
  1. Espolvoreamos con coco rallado.
  2. Para hacer las nueces caramelizadas ponemos el sirope de ágave y las nueces al baño María como si de azúcar se tratara y esperamos a que caramelice. Lo notarás por el intenso aroma a caramelo que desprende (unos cinco minutos). Sacamos las nueces y cuando se enfríen las ponemos en el helado.
  3. Lo mejor de estas nueces es que al enfriarse no se quedan duras, ya que el caramelo del ágave se queda meloso, como un toffe por lo que está..., indescriptible.
  4. ¡¡Buen provecho!!
Adaptada de Lala Kitchen "Helados naturales"
Orgànics Magazine http://organics-magazine.com/
 

Source:
Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?

4 Comentarios

  1. Nina muchiiiiiisimas gracias por tu respuesta. Me surge dos dudas pequeñas pero te las pregunto en la nueva sección help que has creado.

  2. Ay Nina que receta más rica y que presentación más bonita. Gracias por compartirla.
    Aunque hace poco que os conozco, disfruto muchiiiiisimo leyendoos y estoy enganchada a vuestros artículos. Así poco a poco estoy cambiando todos los productos de la casa por otros más saludables y sin tóxicos.
    Y al pasarme al lado bio me preocupa también cocinar con utensilios libres de tóxicos. Es por esto por lo que quería haceros una petición muy grande, que es si podéis contarnos cuáles son los utensilios q hay en vuestra cocina. Yo acabo de adquirir unas sartenes de titanio de la marca woll y una espumadera, cazo y cuchara de silicona platino, con la esoeranza de que con estos uyensilios mi comida ecologica no se contamine. Pero estoy perdida en cuanto a ollas sin tóxicos se refiere, y por más horas que le he dedicado a buscar por Internet, no logro aclararme. Y tampoco se que es más sano, si cocinar en olla rápida o en las eléctricas de cocción lenta, porque la información que encuentro es contradictoria. Por eso me gustaría tanto saber con que cocinais y conservais los alimentos vosotras, porque no se donde encontrar información fiable.
    Gracias por vuestro trabajo y por hacer con ello que nuestra vida sea mejor.
    Un abrazo.

    1. Hola Noemí. Muchas gracias por el comentario. Pues en nuestra casa hay marca Woll (muy recomendable) pero también Tefal de titanio sin PFOAS y cazuelas de acero de calidad (no son de grado quirúrjico que es lo ideal, pero son de una marca que trabaja muy bien el acero). Los utensilios siempre de silicona o madera, por lo que, de momento vas muy bien. En cuanto a lo de las cocciones, lo mejor son cocciones muy muy cortas en el caso de las verduras, que queden al dente, bien al vapor (a nosotras nos encantan los cestillos de bambú) o salteados cortos, para lo cual las sartenes y ollas convencionales bastan. Para otro tipo de productos como legumbres lo mejor son cocciones largas. Nuestras abuelas no lo hacían tan mal con el chup chup, si bien es cierto que las legumbres pueden hacerse en olla rápida para ahorrar tiempo, las cocciones largas de guisos y demás son mejores y hacen que podamos digerirlas mejor, sobre todo si llevan carnes y otros ingredientes ‘contundentes’.
      Para conservar siempre en cristal. Reusamos los botes de vidrio de las conservas (los botes grandes de aceitunas son perfectos por su boca ancha). En plástico sólo ponemos productos sin mucho aceite (pan a rodajas en bolsas para ir sacando poco a poco, galletas y demás, pero nunca guisos en tapers. Aunque nos perjuren que no llevan BPA como los de Ikea). Estamos en la transición de prescindir del film para carnes y pescados crudos (no somos perfectas ni mucho menos!!!!), pero encontramos problemas para poder congelar piezas de una en una como nos gusta. Y para descongelar jamás microondas. Siempre del congelador a la nevera. Si se te ha olvidado y lo tienes en vidrio puedes poner un cazo con agua muy caliente y meter el bote dentro. En dies minutos a cocinar!!! Espero haberte ayudado un poco, si tienes más dudas nos consultas. Un abrazote.

Deje un comentario

error: El contenido esta protegido!