close
Halloween sí, pero con chuches ecológicas
27 octubre 2016770Visitas2Comentarios

Halloween sí, pero con chuches ecológicas

En noviembre de 2015 un programa de televisión norteamericano se vanagloriaba de haber llevado a cabo durante varios años consecutivos un reto para los padres consistente en decirles a sus hijos el día 1 de noviembre que se habían comido todos sus caramelos de Halloween y les pedían que grabaran sus reacciones en vídeo y lo subieran a youtube bajo el título “I told my kids I ate all their Halloween candy” (Les dije a mis hijos que me había comido todos su caramelos de Halloween).

En primer lugar nos parece una intrusión en el derecho al honor y la propia imagen de sus propios hijos. No sabemos en norteamérica cómo está legislado, pero en España el derecho a la propia imagen es un derecho personal e intransferible y los padres debemos velar por protegerlos y, en nuestra humilde opinión, deberíamos ser más que pulcros a la hora de preservar la imagen de nuestros hijos y no exponerlos en todas las redes sociales. A mí no me gustaría ver mis fotos de pequeña rondando por internet ni vídeos de mi infancia colgados en Youtube al lado del número de veces que ha sido visto, tendría una sensación de desnudez y de falta de intimidad brutal, por eso no colgamos fotos en las que Leo pueda reconocerse.

Y en segundo lugar porque en Orgànics Magazine lejos de ver un vídeo gracioso vemos un vídeo que muestra una sociedad enferma y adicta al azúcar de tal modo que unos niños llorando como si hubiera ocurrido una tragedia porque sus padres se han comido sus caramelos nos parece normal y hasta divertido, en vez de horrorizarnos por ver unos niños convertidos en auténticos yonquis del azúcar y una sociedad tan carente de valores en la que se concibe como una tragedia que unos padres se coman las chucherías de sus hijos. Máxime cuando algunos de ellos les explican a sus retoños que tenían mucha hambre…

Cada vez son más las voces de claman contra el excesivo consumo de azúcar en la sociedad, un azúcar que se encuentra en casi todos los productos procesados que podemos encontrar en los super mercados e, incluso, en los cereales destinados para los bebés (oh, sí, incluso en los que pone sin azúcar añadido los cereales son sometidos a un proceso que incrementa sus azúcares naturales, pero no te mienten, no llevan azúcar añadido). Y qué decir de las chuches, pequeñas bombas de relojería a base de azúcar y disfrazadas de formas, aromas, texturas y sabores todos tentadores e irresistibles, lo reconocemos, pero a la vez son productos innecesarios y muy dañinos para su salud (y la nuestra que acabamos picando más de lo necesario): caries, exceso de calorías, sobrepeso, obesidad, diabetes, celulitis, colesterol, hiperactividad, mayor riesgo de arteriosclerosis…, pero es que ¡¡no aportan ningún nutriente!!

Y  además del azúcar, contienen otras sustancias sintéticas como colorantes, potenciadores del sabor y aromas, conservantes, antioxidantes… pero es difícil saber cuáles son ya que en su mayoría las golosinas que compramos se venden a granel y no tenemos acceso a su composición. Muchos de estos aditivos químicos se ha demostrado que perjudican la inteligencia y el comportamiento de los más pequeños, y algunos producen alergias, urticarias, hipersensibilidad y el TDAH.

Según la OMS la ingesta de azúcares libres debería reducirse, tanto en niños como en adultos, a menos del 10% de la ingesta calórica total, aunque lo ideal sería un consumo inferior al 5%, es decir, para un adulto como mucho sería consumir 50 gramos de azúcar al día y 37 en el caso de los niños, aunque lo realmente bueno sería que todos consumiésemos menos de 25 gramos de azúcar al día (2 cucharadas y media rasas y para nosotras jamás de azúcar refinado sino de azúcares de calidad).

Pero en Orgànics Magazine sabemos lo difícil que es prohibir que coman alguna chuche de vez en cuando, ya que vivimos en una sociedad con una sobredosis enfermiza de azúcar (literalmente), y los niños desde su más tierna infancia están acostumbrados a esta sustancia, pero el consumo ha de ser esporádico, nunca de manera habitual ¡¡y jamás como premio!! Halloween es solo una vez al año pero las chuches acumuladas pueden durar un par de semanas, eso si no se ponen malos el primer día del atracón. Así que desde Orgànics Magazine os proponemos una transición hacia unas chuches ecológicas mucho más sanas para montar un Halloween eco, ya que son productos cien por cien naturales hechos a base de zumos de frutas ecológicas, azúcar integral de caña (mucho menos perjudicial que el azúcar refinado), frutas desecadas… y claro está sin colorantes, conservantes ni aromas artificiales.

chuches

Chuches para un Halloween bio

1. Gominolas ecológicas de yogurt de Sweetfruit. Con yogur y zumos de frutas ecológicos. Este envase de plástico sin Bisfenol con cierre hermético y con 75 gramos de gominolas cuesta 2.50 € en su web.

2. Barrita de cereales con manzana y plátano de Holle. Una saludable opción a las tradicionales chocolatinas crujientes. Esta barrita vegana de 25 gramos cuesta 1,14 € en mundoecologico.es

3. Palomitas ecológicas Añavieja. Tan solo hace falta granos de maíz ecológico frito en aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico y un toque de sal marina para disfrutar de estas palomitas eco. Este paquete de 60 gramos cuesta 1,24 € en bioesfera.com

4. Ositos de gominola de Organicus. Los famosos ositos de gominola pero estos cien por cien vegetales, con fruta ecológica certificada, sin gluten, sin lactosa. El paquete, con sello de agricultura ecológica de la UE, de 80 gramos cuesta 2,45 € en suplments.com

5. Chicles ecológicos Chicza de lima de Consorcio Chiclero. Verdadero chicle o goma de mascar orgánica a partir del látex de los árboles de chicozapote (Manilkara zapota), fabricada manualmente de manera sustentable en las selvas mayas, biodegradable, certificada por USDA Organic, el Bio-Siegel alemán, el Krav sueco y con sello del comité de agricultura ecológica de la UE. El paquete de 30 gramos con 12 chicles cuesta 2,60 € en biosano.es

6. Colas de goma de Natursoy. Las clásicas gominolas con forma de botella de refresco de cola pero en versión eco, con aromas naturales de cola y azúcar ecológico. El paquete de 75 gramos lo podemos encontrar en casapia.com por 2,00 €.

7. Bio golosinas Vitaminas de Fruta de Bio Cesta. Golosinas sin conservantes ni aditivos artificiales, libre de transgénicos, sin gluten, sin lactosa. Con zumos ecológicos de concentrados de frutas de varios sabores: piña, mandarina, naranja, limón, manzana…. La bolsita de 80 gramos y con sello de agricultura ecológica de la UE la podéis encontrar en herbolarionavarro.es por 2,45 €

8. Piruleta de chocolate blanco crujiente de Isabel Chocolates Artesanos. Chocolate certificado ecológico y de comercio justo. Sin gluten, sin huevo, con azúcar de caña, apto para dieta lacto-vegetariana. Esta piruleta de 20 gramos la podemos encontrar por 1,50 € en su web.

9. Nubes ecológicas de Sol Natural. ¿A quien no le gustaban estas blanditas y delicadas chuches? pues aquí tenéis la versión eco, con frutas y azúcar de caña ecológico. En socialgluten.com podemos encontrar esta tarrina de 100 gramos por 2,95€.

10. Huevo sorpresa Ponchito. Huevo de chocolate con leche belga ecológico y de comercio justo, “Realizado para niños, no por niños”. Con un 37 por cien de cacao y azúcar de caña ecológico y sin aceite de palma. Lleva, claro está, un juguetito verde y sostenible en su interior. Este huevo con 20 gramos de chocolate cuesta 1,99 € en ecotiendalamariposa.es

11. Yummies de A.Vogel. Caramelos blanditos sabor a frambuesa aptos para vegetarianos y veganos. Sin gelatina, sin colorantes ni edulcorantes artificiales. Libre de alérgenos. La cajita de 40 gramos y con sello de agricultura ecológica de la UE cuesta 2,49 € en naturacenter.es

12. Gominolas Bio de Mandolé. Gominolas Multi-fruta con Agave Bio, cien por cien vegetal con concentrados de frutas y espirulina ecológicos, con agar-agar. La bolsita de 75 gramos con sello de agricultura ecológica de la UE, AB francés y el Bio-Siegel alemán, la podemos encontrar por 1,90 € en mandole-mensan.com

13. Fruit Crunch Mix de Vita Snacks. Unos sanos sustitutos de aperitivos convencionales como patatas fritas o snacks de patatas, bolitas de queso sin queso… 100 por cien productos frescos seleccionados de temporada y con certificación ecológica: manzana, mango, fresa, piña y plátano. Sin colorantes ni conservantes, sin sal ni azúcar añadidos. Sin freír ni congelar. Los 18 gramos del paquetito, con sello de agricultura ecológica de la UE y del CAAE, equivalen a 160 gramos de producto fresco y lo podemos encontrar en vita33.com por 1,45 €.

14. Regaliz ecológico de Maku Laku. Con extracto de regaliz, anís y melaza ecológicos. Con gluten. Está tira de regaliz de 56 gramos con el sello Bio-Siegel alemán la podemos encontrar por 1,55 € en ecologgi.com

Dolo Benito

Dolo Benito

Soy Ingeniera Técnico Agrícola y Licenciada en Enología. Me encanta la agricultura ecológica y el proceso de elaboración del vino, mi auténtica pasión. En Orgànics Magazine os hablaré de los estupendos vinos ecológicos que se hacen en nuestro país, así como de los aceites, cervezas... pero también de turismo y sostenibilidad. ¿Te quedas con nosotras?

BioPha: una marca familiar bio a precios competitivos

Soapwalla una marca que nos deja sin habla

2 Comentarios

  1. Hola Nina! Interesante artículo, como siempre. Estos productos de los que hablas no llevan gelatina verdad?. Las gominolas tradicionales llevan en su mayoría gelatina, de muy dudosa procedencia, entre otras sustancias nada recomendables.
    Si eres tan amable, podrías decirme alguna tienda física en Valladolid donde vendan chuches ecológicas. Gracias por tu tiempo. Un saludo.

Dejar comentario

error: El contenido esta protegido!