close
Protocolo de belleza ecológica de Terre Verdi: cuando el lujo no se apellida Chanel
20 octubre 2017713Visitas2Comentarios

Protocolo de belleza ecológica de Terre Verdi: cuando el lujo no se apellida Chanel

Hace unas semanas os presentábamos la tienda organicskincare.es y hoy os vamos a hablar de un protocolo de belleza ecológica de Terre Verdi, un gran descubrimiento que nos han dejado con la boca abierta. Una marca que nos hacen preguntarnos cómo ha sido posible que en algún momento de nuestra vida pensáramos que el lujo se apellidaba Chanel. Sus texturas, sus aromas, su absorción y sus resultados hace que hablemos de cosmética con mayúscula. Hoy os vamos a hablar de esta maravillosa marca y de los productos que hemos tenido la oportunidad de probar.

Aceite de limpieza GoodOils

No puede haber un buen protocolo de belleza ecológica (la no ecológica la dejaremos en protocolo a secas) que no empiece por una buena limpiadora. Y esta es una de las mejores que hemos probado jamás.

Amamos los aceites. Sí, sabemos que lo decimos mucho, pero es que tenemos que contrarestar los millones de veces que hemos escuchado y leído que los aceites son malos para la piel, que causan acné y no sé cuántas barbaridades. Lo que ocurre es que los aceites que venden las marcas comerciales no son ni la sombra de lo que es un aceite de verdad y, además, cada aceite está indicado para una piel y para unas necesidades concretas.

Pero hoy os vamos a hablar de un limpiador universal.

Descubrimos la limpieza con aceites hace un par de años y reconocemos que es la que más nos gusta, la que mejor le va a nuestra híper sensible piel. Pero con este GoodOils (nunca mejor dicho), Terre Verdi se ha salido.

Se trata de una combinación de aceites como el de té blanco (uno de los más antioxidantes del mundo), ricino, jojoba, argán y manzanilla romana.

Tan suave que lo podríamos usar para limpiar el culete de un recién nacido, de hecho ¡deberíamos tratar así de bien su piel!

Introduce el código ORGANICS y benefíciate de un 10% de descuento en tu compra. Oferta no acumulable.

Se trata de un aceite transparente, bastante denso que se aplica en la palma de la mano y se extiende por la piel. Una ola de suavidad invade el rostro mientras con las manos masajeamos para eliminar los restos de suciedad, polución, el maquillaje más resistente… Especialmente confortable para el contorno de ojos. Una vez hemos masajeado la piel, con una limusina de algodón orgánico humedecida en agua calentita la pasamos por el rostro, retirando los restos de aceite, de polución, de maquillaje.

La piel reluce, está fresca, limpia, totalmente mate, hidratada… Perfecta. Os hemos de decir que nuestra piel es muy reactiva con los limpiadores y todos ellos nos dejan ronchas en la piel. No ya por el limpiador, sino por el mismo roce del algodón para desmaquillar. Con GoodOils la piel está inmaculada, incluso tras retirar con la limusina húmeda los restos. Y es que la manzanilla romana es uno de los mejores aliados de las pieles dañadas e híper sensibles.

Eso sí, a pesar de ser una limpiadora súper suave, de buena mañana y para empezar con nuestra rutina de limpieza nos gusta más usar un sindet o un jabón mientras nos duchamos y esta limpiadora la dejamos para el final del día, cuando la limpieza nocturna se convierte en un placer 99% orgánico y 100% natural.

Os ponemos el INCI de estos buenos aceites, cuyo precio por 100ml de producto que cunden muchísimo es de 30 euros.

Camellia oleifera (white tea) seed oil*, ricinus communis (castor) seed oil*, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil*, argania spinosa (argan) kernel oil*, tocopherol (vitamin E), anthemis nobilis (roman chamomile) oil*,geraniol**, citronellol**, limonene**, linalool**

* ingrediente de origen orgánico.

**presente de forma natural en los aceites esenciales.

Tónico Acqua di Rosa

Tras una suave limpieza diaria, el tónico nos ayuda a preparar la piel, cerrar los poros y refrescar el rostro. Es uno de los gestos que más gente se salta (entre las que nos encontramos), pero que una vez se introduce en tu rutina diaria es uno de los mayores placeres. Y eso que este es de rosas.

Sabéis que en Orgànics Magazine amamos la rosa, pero no su aroma. Nos evoca aromas antiguos, de personas mayores, a rosas prensadas en papel de periódico con un olor acre. Por eso cuando nos mandan productos hechos a base de rosa temblamos. Y temblamos porque sabemos que esos aromas que nosotras percibimos como poco agradables es uno de los aromas más demandados, junto con la lavanda, en cosmética natural y ecológica, y hemos de ser lo más sinceras posibles, pero nuestra sinceridad es hija de nuestras fobias y filias, así que nos debatimos en un mar de dudas cada vez que nos enfrentamos a la rosa y la tenemos que deshojar.

Así que, la primera vez que accionamos el spray de esta Aqua di Rosa lo hicimos sin mucho convencimiento. Pero en vez de rosas secas, Aqua di Rosas es un jardín de rosas recién cortadas, es una danza de pétalos en flor, es un aroma fresco, verde, floral, juvenil… ¡Nos encanta!

Este hidrolato de rosas cuyo INCI es única y exclusivamente hidrolato de rosa damascena ecológico nos ha cautivado. Es un tónico perfecto, se absorbe de maravilla, deja la piel de lujo y la prepara para los tratamientos posteriores. La hemos usado como tónico, para calmar la piel tras el sol, para eliminar restos de maquillaje en el área del contorno de ojos, para refrescarnos… ¡tiene mil usos!

Además el tamaño de 30ml es perfecto para el avión, para usar durante los vuelos de larga distancia, para la oficina o para llevar de viaje. A nosotras nos gusta pulverizarlo directamente sobre el rostro, pero también lo puedes usar para rebajar esa crema demasiado intensa o para ese aceite nocturno que aún te pesa demasiado por las noches y esperas que llegue el invierno para disfrutarlo ¡mézclalo con unas gotas de hidrolato de rosas y ya verás qué maravilla!

El precio de este tónico de rosa damascena ecológico de 100ml presentado en cristal violeta es de 18 euros.

Aceite facial FranChouliPom de Terre Verdi

Ideado como un sérum en aceite con argán, aceite de té blanco, granada, jojoba, incienso, pachulí, neroli y naranja dulce. Así, esta fantástica combinación de aceites puros orgánicos es un regalo para la piel. Al poder hidratante del argán se une el antioxidante del té blanco, perfecto para después de tomar el sol porque compensa los daños producidos por los rayos IR, la granada, el aceite por excelencia de las pieles maduras, pero también para aquellas que necesitan reparación como las pieles con eccema y dermatitis y la jojoba. ¿Qué os vamos a contar de la jojoba que no os hayamos dicho? Esa increíble cera natural que tanto se asemeja al sebo humano de rápida absorción y apta para las pieles mixtas y grasas.

Por otro lado, los aceites esenciales llegan de la mano del incienso, el pachulí, el neroli y la naranja dulce, con un predominio del primero sobre los otros que hace que a penas se aprecien las notas de neroli y naranja, haciendo de este exquisito serum un aceite balsámico y astringente de rápida penetración pero cuyo aroma, si nos permiten puntualizar en Terre Verdi, nos gustaría un poco menos grave (sí, en Orgànics Magazine nos imaginamos los aromas como sinfonías, desde las chispeantes y pizpiretas limas, a las dulces y románticas melodías de la vainilla, pasando por los sonidos huecos y pesados de las maderas, por ejemplo. Llamadnos raras).

Pues bien, esta mezcla sería como un canto gregoriano en un exótico barco de madera rumbo a la ruta de la seda. Casi podemos escuchar los crujidos de la cubierta al compás de las olas.

Pero, dejando de lado los aromas y los sonidos que nos evocan, esta sinfonía de aceites es perfecta para las pieles secas, maduras y sensibles. Ideal para usar como serum nocturno, pero también como complemento para aquellas pieles a las que su crema de verano se le empieza a quedar corta. No tiréis jamás un cosmético ecológico. La magia de los productos naturales, sobre todo de los más puros, es que pueden mezclarse y usarse unos sobre otros, combinados, estableciendo sinergias y potenciándose unos a otros, los aceites aportando la grasa que precisa esa crema ligera, los sérums restando intensidad a una densa crema… sólo has de encontrar tu fórmula ideal para cada estación y cada momento.

Y para eso, los aceites son básicos.

Os dejamos el INCI de este espectacular aceite reparador certificado por la Soil Association, raw, vegano, 100% natural y 99% ecológico cuyo precio es de 39 euros los 30ml.

Ingredientes:

Argania spinosa (argan) kernel oil*, camellia oleifera (white tea) seed oil*, punica granatum (pomegranate) seed oil*, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil*, tocopherol (vitamin E), boswellia neglecta (frankincense) oil*, pogostemon cablin (patchouli) leaf oil*, citrus aurantium (neroli) flower oil, citrus sinensis (sweet orange) peel oil*, citral**, geraniol**, farnesol**, limonene**, linalool**

* ingrediente de origen orgánico.

** presente de forma natural en los aceites esenciales.

Crema hidratante NeroliPom de Terre Verdi

Protocolo de belleza ecológica de Terre Verdi

Continuando con este pequeño protocolo de belleza ecológico, y tras el tónico y el sérum en aceite, os presentamos la hidratante de Neroli con la que Terre Verdi nos propone un paseo por los naranjos en flor de nuestra tierra y su intenso aroma a azahar nos levanta el ánimo de buena mañana. Formulada como una crema de consistencia densa pero muy ligera en la piel, esta hidratante totalmente mate es perfecta para las pieles normales y mixtas, ya que tiene un perfecto equilibrio entre agua y lípidos que nos permiten una hidratación óptima sin brillos.

Así, tras el agua del primer lugar del INCI tenemos el aceite de té blanco, uno de los mayores antioxidantes de la naturaleza, seguido de alcoholes grasos y glicerina, que nos aportan hidratación y equilibran los aceites para que no nos aporten brillo. El aceite de semilla de granada es otro de los aceites más indicados para la piel madura o delicada, por su alto poder regenerativo, mientras que el aloe vera contribuye a tener una piel hidratada y tersa.

Por su lado el aceite esencial de neroli actúa en dos niveles: a nivel cutáneo y físico-psíquico. En el primero actúa para tratar arrugas y cicatrices por su alto poder regenerativo, así como a prevenir infecciones por su capacidad bactericida (como casi todos los aceites esenciales).

En lo que respecta al nivel físico-psíquico y , el aceite esencial de neroli es un gran analgésico, antiinflamatorio y anticonvulsivo. De hecho en Irán se ha usado extensamente por sus muchas propiedades y ahora, la bendita ciencia, ha analizado los compuestos del aceite esencial de neroli que le dan esas maravillosas propiedades, dando así carta de naturaleza a los usos que, desde hace centurias, se vienen dando a este aceite esencial.

En este otro estudio se determina que el aceite esencial de neroli tiene un gran potencial antiinflamatorio y se postula como un ingrediente clave en la llamada alimentación funcional para tratar las enfermedades inflamatorias y autoinmunes por su contenido en linalool, α-terpineol, (R)-limonene y linalyl acetate.

Como os decimos en Orgànics Magazine, no existe la cosmética sin química. De hecho esta es una afirmación muy popular en las marcas de cosmética ecológica que, además de ser totalmente falsa, hace mucho daño a un sector que lucha para que se reconozca la utilidad de sus ingredientes no sólo a nivel cutáneo, sino a nivel curativo, tanto del cuerpo como de la mente.

Y para demostrarlo, nada mejor que la ciencia quien gracias a la cromatografía de gases, nos permite conocer los compuestos de esos aceites y ponerle nombre y apellidos a cada una de esos usos populares con centurias de tradición.

Así, esta crema facial no sólo tiene un delicioso aroma a neroli que nos hace pasear por los campos de naranjos en flor, sino que es capaz de relajarnos, de ayudarnos a mitigar los dolores de cabeza, de ayudar a nuestra piel en procesos inflamatorios y de prevenir infecciones, por lo que se convierte en una hidratante perfecta para las personas que tienen problemas dermatológicos. También es perfecta para usar tras el afeitado, esa diaria agresión a la piel masculina que precisa una reparación tan mimosa como esta NeroliPom.

Si bien es cierto que es una fantástica crema, es ahora en otoño cuando podemos disfrutar de su máximo esplendor, ya que en verano notábamos como nos tapaba demasiado los poros y quizá en el duro invierno se quede algo corta (si tienes la piel mixta o grasa será perfecta).

El precio de esta increíble crema con un 84% de ingredientes orgánicos certificados (y un 100% natural, claro), es de 42 euros los 50 ml que cunden muchísimo. Además su dosificador pequeño hace que sea muy precisa la dosis y que no se desperdicie ni una gota de producto.

Aqua,  camellia oleifera (white tea) seed oil*, cetearyl olivate, glycerin, sorbitan olivate, stearic acid, cetearyl alcohol, punica granatum (pomegranate) seed oil*, sodium levulinate, tocopherol (Vitamin E), aloe barbadensis lear juice (aloe vera) powder*,  glyceryl caprylate, sodium anisate, citrus aurantium (neroli) flower oil, citral**, geraniol**, farnesol**, limonene**, linalool**

*ingrediente de origen orgánico.

**presente de forma natural en los aceites esenciales. 

Y hasta aquí esta pequeña rutina ecológica de Terre Verdi, una marca cuya pureza de ingredientes hace que redefinamos el concepto de alta cosmética o cosmética de lujo, ya que donde las marcas tradicionales ponen tóxicos y derivados petrolíferos que nada aportan a la piel, Terre Verdi pone ingredientes ecológicos del más alto nivel que actúan para tratar la piel y un paso más allá, para sanar nuestras emociones.

 

Orgànics Magazine

Orgànics Magazine

El primer magazine on line sobre moda sostenible, belleza ecológica y green living de España ¿Te quedas con nosotr@s?

Nicolás Olea: “En riesgo de cáncer es mucho más importante el código postal que el código genético”

Freche Freunde, los snacks ecológicos de fruta y verdura

2 Comentarios

  1. Hola Nina! Qué es un sindet? me recomendarías una limpiadora para la mañana? Piel grasa, muy delicada, deshitratada… para usar en la ducha. Gracias

    1. Hola Carmela. Lo explicamos todo en nuestro primer artículo sobre jabones naturales. Un sindet es un gel de ducha, se empezaron a llamar así porque eran sin-detergente o sea, no contenían la mezcla de agua, sosa y aceite de los jabones tradicionales. Y una limpiadora para piel muy delicada… la de Maison Karité nos gusta mucho, o la de Amapola de Saponaria, o la Mousses de Coslys o Pura Vida Bio. Uf, hay mucho donde elegir…

Dejar comentario

error: El contenido esta protegido!