close
Solares faciales sin color: la evolución al transparente
30 junio 20173218Visitas6Comentarios

Solares faciales sin color: la evolución al transparente

No hace falta decir que el rostro es una de las zonas de nuestra anatomía que más expuesto está a los agentes externos y el que más atención requiere por nuestra parte. Es nuestra carta de presentación y en él se puede leer casi toda la vida de una persona ya que tanto los rasgos físicos como las expresiones o las arrugas nos dan una idea de cómo es esa persona: si sonríe mucho o frunce el ceño habitualmente, si su mirada es triste, si ha tomado mucho sol sin protección, si se ha cuidado la piel, si es joven y lozana o si ha vivido muchas primaveras.

Sin entrar al detalle sobre los prejuicios que esta sociedad tiene contra la edad y las arrugas y que daría para muchos artículos, no cabe duda que todos deseamos tener la piel lo más bonita posible (y eso para Orgànics Magazine se aleja radicalmente de las idénticas caras demasiado retocadas). Y nuestro sol, imprescindible para la vida en la tierra, es uno de los factores desencadenantes de algunas de esas preocupaciones.

Una irreconocible Meg Ryan

Pero lo primero que queremos decir desde Orgànics Magazine es ¡basta ya! Basta de aterrorizarnos con el sol. El sol no es el demonio. No somos vampiros que si salimos al sol y nos da un rayo nos vamos a desintegrar carbonizados. El sol es imprescindible para la vida y, en concreto, para muchos de nuestros procesos metabólicos, como la fijación del calcio en los huesos que sólo se puede hacer a través de la vitamina D que producimos de forma endógena cuando tomamos el sol. Si no hay sol no hay vitamina D, no hay huesos fuertes. Así de simple. El sol no es el problema. El problema somos nosotros.

Y aunque parezca que esto es incompatible con nuestras eternas advertencias sobre los peligros del sol, no lo es en absoluto. Hemos de protegernos del sol (y mucho) en determinadas ocasiones, incluso prescindir de él en la mayoría de ellas, pero no es necesario salir de casa con una crema con SPF50 si vamos a salir a las 8 de la mañana para ir al trabajo, vamos a volver en metro a las 14 horas para comer y vamos andar cinco minutos por el sol hasta llegar a casa. No es necesario en invierno cuando salimos a pasear a las 12 y regresamos a casa a las 13 horas. No es necesario si nuestro bebé de cinco meses está en su carrito y salimos de compras a las 16 horas y no le da el sol porque va con su capota, lo llevamos fresquito y lo hidratamos correctamente. No es necesario si vamos a la playa a primera hora o a última hora. No es necesario como producto habitual a no ser que tengamos un uso del sol intenso. Usar solares como crema habitual con un alto SPF sólo es necesario en determinados casos:

– Personas con manchas en la piel, muy pecosas, con tratamientos médicos fotosensibilizantes o alérgicos al sol (y por supuesto todas aquellas a las que su dermatólogo les haya recomendado que no les de el sol, faltaría más). Si estás entre estos casos, por favor, no uses solares químicos, muchos de ellos puedes desencadenar alergias (y otras muchas cosas que ya os contamos).

– Personas que trabajan a pleno sol: comerciales a puerta fría, jardineros, obreros que trabajan en carreteras, agricultores, monitores de tiempo libre… Todas las personas cuya actividad se desarrolla en el exterior deberían usar solares con alto SPF y, sobre todo, sombreros. Pongamos de moda las pamelas, los sombreros de paja, los sombreros de ala ancha. Por mucho solar que nos pongamos éste no es suficiente para soportar todo un día al sol. Las gorras son una buena opción con una pequeña pega: si te la pones del derecho el cogote se quema, si te la pones del revés no sirve de nada…

– Cuando vamos a realizar actividades al aire libre: vamos a la playa, a la montaña, a la nieve, parques de atracciones, escapadas de multiaventura, en las escuelas de verano y campamentos de los críos donde hacen muchas actividades al aire libre. Nuestra recomendación siempre es no ir a playas, piscinas ni alta montaña (sin árboles donde resguardarnos) en horas de máxima incidencia solar. Si no puedes evitarlo usa un alto factor solar.

– Si vamos a latitudes diferentes de la nuestra. Cuanto más nos acercamos al ecuador, más incidencia solar, cuanta más altura, más incidencia solar. Así que no será lo mismo tomar el sol a las doce del mediodía en lo alto del volcán Chimborazo (el punto más alto de Ecuador, a sólo un paso del Ecuador) que en una playa de la Costa Dorada. 

– Si realmente necesitas SPF en tu rostro no uses menos de un SPF30. Si tus usos de sol son menores puedes prescindir de él o usar un SPF mucho menor, o no usarlo.

Por eso cuando nos preguntáis “¿qué solar me aplico en el rostro durante todo el año…?” Pues depende de vuestros usos y de vuestro rostro. Incluso de dónde vayáis a usarlo o dónde viváis. No es que sea malo aplicar un solar durante todo el año, es que es como lavarse las manos sin tenerlas sucias. El problema, como siempre, no está en el sol y en los solares. Está en los usos que hacemos del sol. Que no se puede tomar el sol entre las 12 y las 17 horas. Ni con SPF50 o 1.000. Ni con sombrilla. Ni un ratito (nunca es un ratito). Que nos quemamos por querer imposibles, como le pasó a Ícaro…

Dicho todo esto vamos a hablar de los solares faciales que hemos testado este año, empezando por los solares sin color.

Alga Maris SPF50 NO NANO

Con un intenso aroma a aceite, este solar de alto factor de protección y resistente al agua no contiene perfumes ni alérgenos y está indicado para todo tipo de pieles, incluso las muy sensibles. A pesar de ser una leche densa no deja casi rastro blanco y es muy hidratante. Perfecta para pieles deshidratadas, aunque quizá para las más grasas les aporte algo más de brillo del deseado. A nosotras los aporta algo de brillo pero que se absorbe con el paso del tiempo, aunque una vez en la playa o frente al sol se note algo más ese brillo que con otras solares, pero su eficaz protección la hacen un producto a tener muy en cuenta cuando buscamos una protección facial muy alta y sin color.

Con un 20 por ciento de ingredientes ecológicos certificados por Ecocert y Cosmebio, esta crema contiene aceite de semilla de ciruelo, glicerina, extracto de alga agar-agar y jugo de Aloe vera como principales ingredientes, además del óxido de zinc y el dióxido de titanio.

INCI completo: Caprylic/Capric Triglyceride, Zinc Oxide, Coconut Alkanes, Aqua, Titanium Dioxide (no nano partículas), Talc, CocoCaprylate/Caprate, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Prunus Domestica Seed Oil*, Sorbitan Olivate, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Helianthus Annuus Seed Oil, Glycerin**, Alumina, Stearic Acid, Glyceryl Caprylate, Magnesium Sulfate, Gelidium Sesquipedale Extract, Aloe Barbadensis Leaf Juice Powder*, Potassium Olivoyl PCA, Maris Aqua, Sodium Benzoate, Tocopherol, Potassium Sorbate, Sodium Hydroxide
99.9% of the total ingredients are from natural origin
20% of the total ingredients are from organic farming

El precio de este producto es de 19 euros en cremitasverdes.com

Bema Cosmetici Solar Tea SPF30

Ya os hemos hablado en este especial de Bema Cosmetici. Este solar con SPF30 tiene una fascinante textura 100% transparente que nos ha encantado. Al ponerlo en el rostro es muy blanco y piensas ‘me va a quedar blanquísimo’, pero al igual que ocurre con su solar SPF30 corporal, se queda totalmente transparente, con una pequeña diferencia. Si el solar corporal cuesta un poco absorber, este facial es inmediato. La piel queda perfecta, mate, hidratada y sin brillo. Ideal para pieles mixtas y grasas. Su INCI, al igual que el del resto de la línea, es una mezcla de filtros físicos con tres tipos de té diferentes, ciruela kakadú, acerola, mate y aceite de argán.

Una de las preguntas que últimamente está flotando en el aire es sobre la incidencia de los rayos infrarrojos en nuestra piel. Si recordáis cuando hablamos la primera vez de los rayos solares (puedes ver el link a la derecha), decíamos que tenemos dos tipos de rayos. Los UV (UVA, UVB y UVC) y los infrarrojos (IR). Os hablaremos detenidamente de ellos en un artículo pero sabed que la mejor forma de contrarestarlos es a través de solares que contengan antioxidantes y algunos ‘nuevos’ ingredientes de los que os hablaremos en otro artículo más adelante.

Así que este solar con el poder antioxidante del té verde, té rooibos y té blanco es uno solar de lo más completo, donde vemos el agua de té verde en segundo lugar del INCI, seguido de la manzanilla que ya sabéis que es ideal para pieles delicadas y sensibles. También contiene glicerina en lo alto del INCI, justo detrás del óxido de zinc y del dióxido de titanio. En la parte media nos encontramos los aceites de oliva, argán, manteca de karité, bálsamo de copaiba, aceite de nuez del brasil, aloe vera, extractos de yerba mate, granada (muy antioxidante) ciruela kakadu, té verde, té blanco, té rooibos, acerola y coriandro. Un compendio de ingredientes que contribuyen a mantener la piel hidratada, cero brillos y que permiten aplicar una buena capa de solar sin tener un efecto máscara demasiado evidente. Os dejamos la composición completa: Aqua/Water, Camellia Sinensis* Leaf Water, Chamomilla  Recutita* (Matricaria) Flower  Water, Dicaprylyl Carbonate, Zinc Oxide, Titanium Dioxide, Glycerin, Polyhydroxystearic Acid, Lauryl Glucoside, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Cetearyl Alcohol, Olea Europaea*(Olive) Fruit Oil, Argania Spinosa* Kernel Oil, Butyrospermum Parkii* (Shea) Butter, Copaifera Officinalis* (Balsam Copaiba) Resin, Bertholletia Excelsa* Seed Oil, Aloe Barbadensis* Leaf Extract, Ilex Paraguariensis Leaf Extract, Punica Granatum (Pomegranate) Fruit Extract, Terminalia Ferdinandiana* (Kakadu Plum) Fruit Extract, Camellia Sinensis (Green Tea) Leaf Extract, Camellia Sinensis (White Tea) Leaf Extract,  Maltodextrin, Aspalathus Linearis (Rooibos) Leaf Extract, Malpighia Punicifolia (Acerola) Fruit Extract, Glycerin, Olea Europaea (Olive) Fruit Extract, Piper Nigrum (Black Pepper) Seed Extract, Coriandrum Sativum (Coriander) Fruit Extract, Acacia Senegal Gum, Magnesium Aluminum silicate, Sodium Stearoyl Glutamate, Alumina, Stearic Acid, Xanthan Gum, Tocopherol, Benzyl Alcohol, Citric Acid, Sodium Benzoate, Potassium Sorbate, Dehydroacetic Acid, Parfum/Fragrance.
(*) producto de agricultura orgánica

El precio de este espectacular solar de 50ml es de 16,70 en cosmeticaorganica.com.

Crema Solar Facial Healthy Protection de Freshly Cosmetics NO NANO

Con este nombre tan largo y un SPF50, Freshly Cosmetics se estrena este año con sus solares. En Orgànics Magazine nos encanta esta marca y teníamos muchas ganas de probar sus solares ¡además con versión para el cuerpo y para el rostro! Y a pesar de que nos ha gustado mucho este solar tenemos algunas puntualizaciones que hacerle para que aún sea mejor. 

Empezamos por el INCI, que es fantástico. Este solar está certificado por Bio Inspecta y en primer lugar vemos el jugo de aloe vera. Genial. Gran hidratante para la piel. El agua no aparece hasta la quinta posición, incluso después del óxido de zinc, mientras que el dióxido de titanio va en noveno lugar, tras la glicerina. El aceite de almendras dulces, aguacate, de jojoba, girasol y de Astaxanthin (normalmente extraída de algas y que es un importante carotenoide protector de los rayos solares), así como el extracto de arándano rojo hacen que la composición de este solar sea un lujo para el rostro. Os ponemos el INCI completo:

Aloe Barbadensis Leaf Juice*, Caprylic/Capric Triglyceride, Zinc Oxide, Coco-Caprylate/Caprate, Aqua, Dodecane, Propanediol, Glycerin, Titanium Dioxide, Polyglyceryl-2-Dipolydroxystearate, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Prunus Amygdalus Dulcis Oil, Vaccinium Vitis-Idaea Fruit Extract, Stearic Acid, Sodium Hyaluronate, Persea Gratissima Oil, Simmondsia Chinensis Seed Oil, Astaxanthin Oil, Benzyl Alcohol, Alumina, Micocrystalline Cellulose, Dehydroacetic Acid, Helianthus Annuus Seed Oil, Cellulose Gum, Gluconolactone, Citric Acid, Xanthan Gum, Sodium Benzoate, Calcium Gluconate.

*orgánico certificado.

Sin embargo a la hora de aplicarlo hemos de poner algunos peros. Para empezar es un producto muy líquido, demasiado líquido, y al no tener un envase dosificador sino que es un tubo con tapón de ‘click’, tienes que ir con mucho ojo ya que se puede derramar con facilidad. Máxime cuando el producto está etiquetado cabeza abajo, por lo que la tendencia es a dejarlo de pie, cogerlo, abrirlo boca abajo y ¡oooops! Sería mucho mejor con un dosificador. Eso sí, al ser tan líquido la labor de agitarlo es muy sencilla ¡porque los solares bio hay que agitarlos antes de usarlos!

Por otro lado al poner el solar sobre el rostro hemos notado como se hacía una película de aceite (suponemos que será la mezcla de aceites, glicerina, aloe y agua) y queda por encima una capa con los filtros físicos que no se absorbe y se queda haciendo aguas. Si lo extiendes se absorbe a los pocos segundos, pero has de extender mucho más la mezcla que con otros solares. Con lo que con los solares cremosos convencionales cubrirías medio rostro, con este lo cubres entero.

Eso tiene su parte buena, y que es el color es totalmente transparente y es muy hidratante, y la mala, que nos hace rebajar el SPF en demasía y si de normal con nuestros (malos) usos nos quedamos con un SPF15, con este estaríamos hablando de una protección algo menor.

Eso sí, la piel tras un rato cuando se absorbe el producto queda muy bonita e hidratada. El precio de este producto es de 35 euros en la web de Freshly Cosmetics.

Hynt Beauty Sun Prep NO NANO

Nos enamoramos a primera vista de esta marca cuando la conocimos y hemos tenido la oportunidad de probar algunos de sus fantásticos productos. Pero cuando probamos su Beauty Sun Prep de Hynt Beauty lo primero que nos vino a la cabeza es ‘ya nos la han colado’. De todos los que hemos probado es el más transparente. Bueno no. No el más transparente, ¡es que es totalmente transparente! Para hacer el test usamos el producto en el rostro durante varios días. A veces nos ponemos la mitad del rostro con un solar y la otra con otro para comparar, sobre todo, el brillo que cada uno aporta y el acabado. Todos ellos nos dejan una mínima pátina blanca. Algunos más, otros menos. Pero este nada. Es como una prebase tradicional.

Y pensamos que nos habían colado un solar con nanopartículas o con filtros químicos. Pero no los contiene. Ni las unas ni los otros. La verdad es que es uno de esos productos ante los que nos quitamos el sombrero. En su INCI a penas hay derivados y sí muchos ingredientes activos beneficiosos para el rostro y que hacen de este solar algo más que un solar facial, para convertirlo en un auténtico tratamiento anti edad, una prebase maravillosa (tiene una textura que nos recuerda mucho a las prebases tradicionales) y un protector solar con un SPF30 fantástico. Si bien es cierto que al aplicarlo la piel queda muy brillante, a los pocos segundos se absorbe y queda una tez preciosa, satinada, muy suave, cero grasa.

Con aloe vera en primer lugar del INCI y aceite de sésamo en el segundo ya nos podemos hacer una idea del poder que tiene este producto, el extracto de Krameria Triandra que le aporta esa textura gomosa y siliconada sin tener ningún ingrediente de síntesis en su composición, ácido hialurónico (por favor, recordad este INCI cuando hablemos de los rayos IR), extracto de té verde, aceite de germen de arroz, extracto de alga Laminaria, raíz de consuelda (muy rica en alantoína), extracto de uva, de regaliz, de rábano, de viola tricolor, de corteza de pino y vitamina E. Todo un compendio de ingredientes destinados a optimizar todas las funciones de nuestra piel previniendo el daño oxidativo y cuidándola al mismo tiempo. Perfecta para pieles sensibles y con dermatitis.

Ingredients: Aloe Vera Gel (Purified Water & Aloe Vera Barbadensis), Sesamum Indicum (Sesame) Seed Oil*, Krameria Triandra (Rhatany) Root Extract* , Hyaluronic Acid (plant derived), Camellia Sinensis (Green Tea) Extract*, Caprylic/Capric Triglycerides, Oryza Sativa (Rice Bran) Oil*, Laminaria Algae Extract*, Comfrey Root*, Dexapanthenol, Vitis Vinifera (Grape Seed) Extract*, Glycrrhiza Glabra (Licorice Root) Extract*, Sodium PCA, Squalane (Plant Derived), Allantoin (Plant Derived), Leucidal Liquid (Radish Root Natural Preservative), Tocopherol Linoleate/Oleate (Vitamin E), Wild Pansy Extract*, Pycnogenol (Pine Bark Extract), Riboflavin Root Extracts, Alpha Bisabolol (Chamomile)*, Plantain, Beta glucan.

El precio de este im-pre-sio-nan-te producto de 55ml es de 55 dólares en la web de Hynt Beauty.

Lovea SPF50+ NO NANO

Y de una de las novedades de 2017 nos vamos a otra de ellas, como es este solar de la marca francesa Lovea, una marca que os presentamos hace poco en Orgànics Magazine. Se trata de un solar con un envase de tubo sencillo y típico de los solares de toda la vida. Su textura es perfecta: ni demasiado densa ni demasiado fluida, aunque si tuviéramos que inclinarnos por una opción sería la de algo densa, cosa que en un solar nos gusta porque nos permite aplicar la cantidad de producto más cercana a la de los test de SPF que, como sabéis es una auténtica barbaridad que sólo se puede hacer en un laboratorio pero trasladarlo a la vida real es imposible (2mg/cm2), ya que iríamos completamente pintados de blanco. Baste con decir que un solar corporal  de 100 ml sólo nos daría para dos o tres aplicaciones en un adulto. Así que para un día de playa de una familia calculad lo que tendríamos que usar para tener la protección que indica en los envases.

Por eso desde Orgànics Magazine pedimos un cambio en el modelo de SPF porque induce a error y a que los consumidores crean que pueden estar más tiempo del que pueden estar al sol ¡porque es irreal! Recuerda un SPF50 tal y como lo aplicamos de forma normal es, en realidad, un SPF15. Y cuanto más líquido sea el solar y más lo extendamos menos SPF tendremos. Si quieres saber más haz click a la derecha para leerlo.

Pues bien, Lovea se queda como una nuez en la piel y podemos extenderla cómodamente, si bien la pátina que deja es bastante más notable que en el caso de otras cremas más líquidas. Es una protección solar muy eficaz que nos ha gustado mucho, si bien es una protección más ‘tradicional’ por así llamarlo, ya que por su aroma y características nos parece un solar más apto para ir a la playa o al campo, para actividades de ocio a pleno sol que para el día a día por su alta y maravillosa untuosidad.

Entre los ingredientes de este solar certificado por Ecocert y Cosmebio destacan el hidrolato de rosa damáscena, la cera de abeja ecológica, aceite de coco, aceite de girasol y extracto de Cassia Alata, que es un planta con mil y un usos, entre los que destaca el tratamiento de diversas afecciones de la piel. Su intenso aroma a tiaré es, por otro lado, una delicia que nos transporta al las blancas playas polinesias (cosas de la televisión. Jamás hemos estado en aquellas latitudes, pero es oler el aroma del tiaré y de los cocos y allí que nos vamos).

Dicaprylyl carbonate, Titanium dioxide, Rosa damascena flower extract*, Cera alba*, Polyglyceryl-6 stearate, Stearic acid, Aluminium hydroxide, Coco-caprylate, Polyglyceryl-3 diisostearate, Caprylic/capric triglyceride, Sorbitan isostearate, Polyglyceryl-3 polyricinoleate, Parfum (fragrance), Zea mays (corn) starch*, Cocos nucifera (coconut) oil*, Helianthus annuus (sunflower) seed oil, Tocopherol, Cassia alata extract, Arganina spinosa kernel extract, Aqua (water), Sodium benzoate, Polyhydroxy stearic acid, Polyglyceryl-6 behenate, Sorbitan caprylate, Potassium sorbate, Alumina, Sodium cocoyl glutamate, Maltodextrin, Tetrasodium glutamate diacetate, Polyespilon-lysine, Citric acid, Benxyl benxoate, Benxyl salicylate, Farnesol, Limonene, Linalool.

El precio de este solar es de 19,04 en naturestel.com.

Y ya quedan poquitos artículos para terminar este especial. Dentro de poco os hablamos de los solares con color y de las BB Cream con SPF que hemos probado ¡que son muchas!

 

 

 

Nina Benito

Nina Benito

Soy periodista y tras dos años y medio al frente de elblogdeninabenito me embarco ahora en Orgànics Magazine, un magazine donde queremos contar que el lado bio de la vida está lleno de glamour, diseño, vanguardia, ciencia y moda. Porque la #RevoluciónBio sólo implica renunciar a las estructuras mentales anquilosadas y estancadas en el siglo XX ¿Te unes a nosotras?

¿Piel mixta? Te presentamos la línea Hidra Aloe Vera de So’Bio Étic

Si a tu piel le falta algo, prueba a darle Uvas Frescas

6 Comentarios

  1. Buenas tardes:
    Aunque está todo muy bien explicado Tengo dudas y un poco de lío con el solar que más me puede convenir. Estoy embarazada de 11 semanas y en mi anterior embarazo me salieron pequeñas manchas en la zona de la frente y el labio superior que aún se notan levemente. Ahora me gustaría utilizar durante todo el invierno una crema solar que ayude a que este problema no se agrave. Cuál me recomiendas para uso diario y la época que viene?? Muchísimas gracias por todo lo que compartes y por la respuesta de antemano. Un saludo.

    1. Hola Carmen. Cualquiera de los que tratamos en este espacio te valdría, aunque por tu estado si ya te han salido manchas necesitas una protección extra. Yo no bajaría del SPF50 si quieres cremas con color. Si las quieres sin color puedes optar por SPF 30 ¿Y por qué SPF30? Porque si usas un solar blanquecino (y los SPF50 lo son) intentarás extenderlo más por lo que rebajarás mucho el SPF, sin embargo las de SPF30 son muy transparentes y te pondrás la cantidad adecuada. A nosotras, por ejemplo, nos gusta mucho Bema Facial, Freshly facial y Sinthesis Salud Facial (que además es crema anti age). Ya nos dirás cómo te va!

  2. Uno que he probado súper ligero que me ha gustado mucho es el de Kimberly Sayer FPS30. Es de éstos que también he tenido que mirar que la protección fuera física y no nano porque es transparente totalmente y no deja nada de grasa, el INCI súper sencillo y bueno me parece!

    1. Hola Ecolecuá. No hemos probado nada de esta marca, pero nos lo apuntamos para el especial de 2018…, aunque poco tendremos ya que testar… Besos!

  3. Ay el de Hynt Beauty qué buena pinta! A ver si nos lo traen pa’ca! 😀 Me gusta éso de que la textura sea como “asiliconada” y todo lo que nos habéis contado sobre él (menos el precio). Ya os conté que estoy con el de Bema y estoy muy contenta con él, aunque ahora que estoy empezando a ponerme más morena el rastro blanquecino se va haciendo poco a poco presente aún es mínimo y la textura es genial. Estos artículos que hacéis me resultan especialmente útiles.

    1. Hola bombón! Sí, la crema de Hynt es una pasada, creíamos que nos la habían colado de verdad, jajaja. Un abrazote

Dejar comentario

error: El contenido esta protegido!