10 ideas para reducir el consumo de azúcar en casa

Colorful-Lollipop-Candies-HD-Wallpaper

5. La comida no es un premio ni un castigo. Debería ser el consejo número uno. Porque uno de los problemas principales de nuestra sociedad es que la comida no es un alimento para mantenernos sanos y punto. Es una acto social. Celebramos todo alrededor de una mesa. Y la comida se ha convertido en moneda de cambio: ‘si te acabas el plato de lentejas te pongo un vaso de Fanta’. ‘Si te portas bien te compraré un helado’. ‘Como hoy te has portado mal te quedas sin tarta’, ‘si no lloras cuando te ponen la vacuna te compro unas chuches’… Y crecemos vinculando el dulce a lo bueno de la vida y otros sabores como las verduras o las legumbres con todo lo malo ‘como no te comas las verduras no ves la tele’, y otras lindezas. Si una madre intentara premiar con unos garbanzos el buen comportamiento de su hijo la lapidarían socialmente. Vale, nos hemos pasado. No somos tan talibanes en España ¿verdad?refrescos

Así, cuando la vida nos da palos (porque la vida da muchos palos), mucha gente se refugia en el dulce. Porque es un consuelo, un premio, una compensación. Se lo han dado cuando se ha hecho daño, cuando se ha portado bien, se lo han traído los Reyes Magos y el Ratoncito Pérez, lo ha tomado cuando ha soplado velas y reinaba en su fiesta de cumple, en las celebraciones fuera de casa, en los días de verano… Si la vida le da un disgusto ¿se va a hacer unas verduras a la plancha para sentirse bien o se tomará un tarro de helado como si no hubiera mañana? 

Por eso es necesario que el dulce (y el resto de comida en general) esté fuera del circuito educativo castigo-recompensa. Es imperativo. 

nosotras1squared

Suscríbete y recibe nuestra para llevar cuando hagas tus compras

No dejes de leer los esenciales de Orgànics Magazine

avatar

  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Susana
Susana

No había leído el artículo entero cuando me pareció ” un poco demasiado” , pero al leerlo del todo… Supongo q no no has tenido un hijo cocainomano… Si de verdad crees q es comparable la vida de una persona adicta a la cocaína de la de una adicta al azúcar …En fin

Susana
Susana

Me encanta vuestro blog y prácticamente siempre estoy de acuerdo con vuestra filosofía, pero soy de las q piensan q todo en exceso es perjudicial, quizá no le perjudique tanto la salud física un osito de goma un día como la psíquica sentirse el ” raro” .. es mi opinión

Esther+RG
Esther+RG

Unas ideas estupendas. Intentaré poco a poco ir haciendo cambios. A mis hijas de 4 y 9 años se lo he explicado y por ahora, la mayor que es super golosa ha decidido ella sola tomar la leche sin nada (luego lo mata comiendo otros dulces, pero cada vez acepta más otras opciones, como queso de desayuno que como la encanta, es lo que se me ha ocurrido ofrecerla), y la peque quiere tomar la leche con canela, y como es menos golosa, otras opciones de desayuno que la doy la convencen más. Es verdad que los coles premian con… Leer más »

Bea
Bea

Gracias Nina!
A veces me siento como un unicornio…
Y no ha comido natillas? Ni pettits?
No le das gusanitoooos???!? De chuches ni hablamos no???? Pero un chupachups si le puedo dar…?
Y eso con dos añitos… q rodavia no está muy expuesta, aunq hay q pasar por alto la galleta maria y yogurt azucarado diario del cole…
En fin… por no hablar de como le das bocadillo de pan… con lo duro es… mejor bimbo!
Y asi… mil…
Espero q lo entienda, acepte… y lo rechaze ella por iniciativa propia.

Un abrazote

Ana
Ana

Genial artículo, como todos! Conocéis el blog The Spunky Coconut? Hay muchas recetas de helados y otras cosas libres de azúcar y lácteos. De los que más me gustan de recetas para niños. Un abrazo y enhorabuena por vuestro proyecto

Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!