10 ideas para reducir el consumo de azúcar en casa

Colorful-Lollipop-Candies-HD-Wallpaper

9. Mantente firme. Que no les echemos la bronca cada vez que nos piden un helado o que se comen un cruasán con chocolate no significa que lo demos todo por perdido y digamos ¡a la porra, si dentro de veinte años quieres tener diabetes y pesar 200 kilos allá tú! Se trata de mantenernos firmes en lo que consideremos innegociable. Para nosotras son los refrescos. En casa no hay. Y punto. Cuando alguien de fuera quiere tomarlos ha de traerlos, porque no se nos ocurre meterlos en la cesta de la compra. 

Esto lo tuvimos muy claro desde el primer día (y hemos sido adictas a los refrescos de adolescentes). La primera vez que Leo probó un refresco fue en el cole con tres años. Y nos parece algo gravísimo que en el colegio se les de este tipo de productos. Quizá algún día lo veamos tan grave como darle una cerveza o un cigarro. No por lo que pueda hacer en su organismo en un día puntual. Sino por su nivel de adicción. Y es que desde que Leo probó la Coca Cola no ha habido una sola fiesta en la que haya estado que no nos haya preguntado ¿puedo un poquito, mami? ¡Y sólo la probó una vez! Él la tomaría cada día ¡y nosotras! Lo reconocemos, es un sabor delicioso y adictivo. Pero igual que no le daría una raya de coca a mi hijo, no le doy Coca Cola. Y si te parece que estas palabras están fuera de tono, os recordamos que el azúcar es ocho veces más adictiva que esta y no la necesita para nada. Ni Fanta, ni Aquarius, ni Trina, ni Schweppes, ni Nestea, ni Solan de Cabras con sabores. La mejor bebida para un ser vivo es el agua. Agua clara y transparente.

Está claro que si tus hijos son más mayores y se van con los amigos es algo complicado de controlar. Pero debemos confiar y, sobre todo, equilibrar. Si sabemos que nuestro hijo ha salido y ha comido pizza de Telepizza y Pepsi, bueno, no pasa nada. Las risas que se ha echado con sus amigos y amigas tiene un precio incalculable. Como hemos dicho no se trata de conseguir que nuestros hijos estén sanos por dentro y por fuera. Si tenemos unos hijos que consumen cero azúcares libres en todo el día pero están amargados y marginados socialmente porque no paran de decir ‘eso no lo puedo comer’ o ‘eso es malo’ ¿Qué bien les estaremos haciendo? Hay que mirarlo todo con perspectiva. Sería ideal vivir en una sociedad en la que se viera como una barbarie una cena de fast food con refresco de medio litro. Pero de momento no es así y para nosotras es mucho más importante que nuestro pequeño nos pregunte si puede comer algo que el hecho de que lo tome o no. Que sea consciente y capaz de identificar lo que lleva azúcar y lo que no ya es un paso de gigante.

nosotras1squared

Suscríbete y recibe nuestra para llevar cuando hagas tus compras

No dejes de leer los esenciales de Orgànics Magazine

avatar

  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Susana
Susana

No había leído el artículo entero cuando me pareció ” un poco demasiado” , pero al leerlo del todo… Supongo q no no has tenido un hijo cocainomano… Si de verdad crees q es comparable la vida de una persona adicta a la cocaína de la de una adicta al azúcar …En fin

Susana
Susana

Me encanta vuestro blog y prácticamente siempre estoy de acuerdo con vuestra filosofía, pero soy de las q piensan q todo en exceso es perjudicial, quizá no le perjudique tanto la salud física un osito de goma un día como la psíquica sentirse el ” raro” .. es mi opinión

Esther+RG
Esther+RG

Unas ideas estupendas. Intentaré poco a poco ir haciendo cambios. A mis hijas de 4 y 9 años se lo he explicado y por ahora, la mayor que es super golosa ha decidido ella sola tomar la leche sin nada (luego lo mata comiendo otros dulces, pero cada vez acepta más otras opciones, como queso de desayuno que como la encanta, es lo que se me ha ocurrido ofrecerla), y la peque quiere tomar la leche con canela, y como es menos golosa, otras opciones de desayuno que la doy la convencen más. Es verdad que los coles premian con… Leer más »

Bea
Bea

Gracias Nina!
A veces me siento como un unicornio…
Y no ha comido natillas? Ni pettits?
No le das gusanitoooos???!? De chuches ni hablamos no???? Pero un chupachups si le puedo dar…?
Y eso con dos añitos… q rodavia no está muy expuesta, aunq hay q pasar por alto la galleta maria y yogurt azucarado diario del cole…
En fin… por no hablar de como le das bocadillo de pan… con lo duro es… mejor bimbo!
Y asi… mil…
Espero q lo entienda, acepte… y lo rechaze ella por iniciativa propia.

Un abrazote

Ana
Ana

Genial artículo, como todos! Conocéis el blog The Spunky Coconut? Hay muchas recetas de helados y otras cosas libres de azúcar y lácteos. De los que más me gustan de recetas para niños. Un abrazo y enhorabuena por vuestro proyecto

Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!