Alimenta tu piel con probióticos de la mano de Esse Skincare

cocoa_exfoliator,_facial,_E5

Hasta hace poco los probióticos eran desconocidos para casi todo el mundo. Hoy muchas marcas de lácteos hablan de ellos y esta palabreja se ha introducido en nuestra jerga habitual, al tiempo que se empieza a hablar del microbioma intestinal.

Pero ¿sabías que en la piel también tenemos una microbiota y que de su equilibrio depende la salud de nuestra piel? Hoy os vamos a hablar un poco más de nuestra microbiota cutánea y de cinco sensacionales productos de la marca Esse Skincare que incluyen probióticos en su INCI de una forma totalmente innovadora. 

Pasteur, el padre de la microbiología, ya anticipó que nuestro organismo es un complejo sistema en el que cohabitan miles, millones de microbios entre los que se encuentran los virus y las bacterias, lo que sentó las bases para estudiar más ampliamente lo que hoy conocemos como microbioma.

Lo que seguramente Pasteur no llegó a imaginar es que en pleno siglo XXI nuestro intestino fuera considerado como un segundo cerebro y que del buen o mal estado del microbioma, es decir, el equilibrio ente bacterias buenas y malas para nuestro organismo, dependieran tantas cosas como nuestra salud inmunológica e, incluso, nuestro equilibrio mental, un campo que está en constante evolución y que avanza a pasos agigantados día a día.

Pero no solo nuestro intestino tiene microbiota, ya que estos microbios se encuentran en otras partes de nuestro organismo, destacando junto con el sistema digestivo el de la piel. 

Ya se sabe que determinadas dolencias están vinculadas con un desequilibrio en la microbiota cutánea, como la dermatitis atópica, y otras que tienen un origen autoinmune, como la rosácea.

Todas estas afecciones de la piel tienen en común un microbioma cutáneo alterado y, en muchas ocasiones, con un sobrecrecimiento de bacterias dañinas para nuestro organismo. 

Alimentar nuestra piel con ingredientes ecológicos y productos naturales es, por tanto, una forma de reponer el alimento que nuestra piel necesita y que no encuentra en siliconas y otros ingredientes sintéticos, no solo porque estos no provean a nuestra piel de ningún alimento, sino también porque actúan como barrera impidiendo que la piel ejerza su labor de forma óptima, ya que nuestra piel no es solo un mero envoltorio de nuestro organismo, sino que es una auténtica barrera protectora llena de vida. 

Así, la microbiota cutánea produce ácido hialurónico y otros hidratantes naturales, modula la función de barrera y la respuesta inmunológica ante patógenos, mantiene el pH de la piel y produce péptidos anti microbianos.

Pero no solo eso. Ahora sabemos que nuestra piel acusa muchos procesos internos, como el estrés o la depresión, las enfermedades autoinmunes o el mal estado de nuestro intestino y, en el lado contrario, sentimientos como el de plenitud o felicidad le dan un resplandor especial a la piel.

Hoy os queremos hablar de cinco productos de la marca sudafricana Esse Skincare que no solo están elaborados con ingredientes naturales de este rico continente, sino que incorpora probióticos que alimentan nuestra microbiota cutánea, equilibrándola y ayudando a reponer aquellos microbios buenos que necesita para su correcto funcionamiento.

Sérum con Probióticos Esse Skincare

probióticos

Con más de un billón de microbios probióticos vivos por mililitro, este sérum en aceite es un lujo para la piel.

Esse Skincare utiliza una tecnología exclusiva que hace que por primera vez se haya podido incluir probióticos vivos gracias a la tecnología Biome+ de esta marca.

A pesar de ser un sérum en aceite, su textura es densa como un gel, pero al extenderlo por la piel ya se aprecia la textura en aceite aunque bastante seco, dado que los dos primeros ingredientes del INCI son el aceite de jojoba y el de sésamo, perfectos para todo tipo de pieles.

Le sigue la manteca de karité y un aceite hidrogenado que le da consistencia. Otro de los aceites activos de este sérum son el de marula y el de girasol.

Pero, sin duda, lo que le da a este sérum un toque especial, es su contenido en probióticos vivos. 

Hemos usado este sérum durante las primeras semanas del verano y, a pesar de ser rico en aceites, no lo hemos notado pesado. Además su adictivo aroma a vainilla-chocolate-tierra (no sabemos cómo describirlo) nos enamora.

Es un placer usarlo con la piel algo húmeda tras la ducha, ya que permite que el aceite se absorba mejor y en verano nos encanta aplicarlo así para emulsionarlo un poco.

Además, los microbios probióticos se activan con el agua de la piel, fortaleciendo su función barrera y corrigiendo los desequilibrios de la microbiota, por lo que este sérum es fantástico para todas las pieles, pero para aquellas dañadas es vital, y al tener un INCI tan minimal puede ser usado por personas con dermatitis, rosácea y otras dolencias cutáneas, por eso se recomienda usar este tratamiento probiótico sin mezclar con otros productos. 

Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil*, Sesamum Indicum (Sesame) Seed Oil*, Butyrospermum Parkii (Shea) Butter*, Hydrogenated Vegetable Oil, Isoamyl Laurate, Sclerocarya Birrea (Marula) Seed Oil, Lactobacillus, Tocopherol, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil, Ascorbyl Palmitate, Vanillin, Gamma Decalactone.

Este producto de 30ml va presentado en vidrio blanco. Podéis consultar dónde adquirirlo en la web española de la marca

Limpiador en crema Esse Skincare

De color dorado como la miel y con un aroma terroso y dulce de fondo como casi toda la línea, este limpiador en crema es extremadamente suave con la piel y contribuye a restaurar el microbioma cutáneo. 

Es una limpiadora no grasa que podemos usar tanto con un algodón como aclarándola con agua después, que es como más nos gusta a nosotras.

Ponemos una pequeña cantidad en la palma de la mano y la aplicamos sobre el rostro con movimientos circulares, luego aclaramos con agua tibia.

También podemos aplicarlo en un algodón y limpiar el rostro sin aclarar. Lo cierto es que esa es la opción que hemos elegido cuando hemos querido una rutina rápida y sin complicaciones.

Cuando hemos pasado una noche fuera de casa nos hemos llevado este limpiador y la solar de la que os hablaremos luego.

Como con este limpiador la piel queda perfecta y nada tirante, algunos días no hamos aplicado nada después. Sí, sabemos que está mal hecho, pero la verdad es que en verano las rutinas largas nos dan una pereza tremenda ¡excepto en el cuerpo donde las prolongamos hasta el infinito! Eso de no sentir frío nada más salir de la ducha es un placer para personas tan frioleras como nosotras…

Sí es cierto que al aplicar el producto notamos un golpe aromático a alcohol, cosa que a personas con la piel sensible puede echarles hacia atrás, pero luego al aplicar el producto la piel no queda nada reseca, sino muy confortable.

Al no aportar brillo a la piel puede ser usado tanto de día como de noche.

INCI: Aspalathus Linearis (Rooibos) Leaf Extract*, Glycerin**, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil*, Decyl Glucoside, Cetearyl Alcohol, Sclerocarya Birrea (Marula) Seed Oil, Glyceryl Stearate, Cetyl Alcohol, Xanthan Gum, Aloe Barbadensis (Aloe Vera) Leaf Extract*, Pelargonium Graveolens (Rose Geranium) Oil*, Sodium Phytate, Cymbopogon Martini (Palmarosa) Oil*, Citric Acid, Carum Carvi (Caraway) Oil, Benzyl Alcohol, Ascorbyl Palmitate, Dehydroacetic Acid, Tocopherol, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil, Mentha Viridis (Spearmint) Leaf Oil*, Linalool***, Citronellol***, Geraniol***, Limonene***

Este limpiador en crema va en una preciosa botella de vidrio color marrón y podéis saber más de él en esseprobioticskincare.es

Exfoliante de cacao Esse Skincare

cosmética con probióticos

Creo que lo hemos comentado muchas veces. En Orgànics Magazine no somos muy amantes de los exfoliantes. Pero cuando damos con uno que amamos nos peleamos por él, literalmente.

Sabéis que nuestra testadora de pieles maduras por excelencia es nuestra madre, así que cuando tenemos que testar algún producto rico y nutritivo lo testamos a dos bandas. Primero ella y luego nosotras.

Pues este exfoliaste nos ha costado recuperarlo ya que nuestra madre ha caído presa de su adictivo aroma a chocolate. Presentado en un lujoso tarro de cristal de 50ml este exfoliaste facial es alucinante. 

No solo por su aroma a cacao (ingrediente que va en tercer lugar del INCI), sino porque es un exfoliante ‘a tu gusto’.

Se trata de un producto muy denso, como si de una crema de cacao de untar se tratara, cuya capacidad de exfoliación se regula aplicando más o menos agua al rostro. 

Si aplicas el exfoliante con el rostro húmedo, en la ducha, por ejemplo, el resultado es una exfoliación suave, ya que las partículas exfoliantes son dura pero muy diminutas, de manera que al aplicar agua el producto resbala más y realiza una exfoliación sumamente suave.

Si lo aplicamos con menos agua o con el rostro en seco, la exfoliación es más profunda, pero en ningún momento es demasiado abrasiva, sino que es fina y deja la piel fantástica. 

Además al usarse muy poco producto dura mucho, muchísimo tiempo el envase. 

Os dejamos el INCI, donde destaca la glicerina en primer lugar, así como los aceites de sésamo, coco, mongongo, vainilla, girasol, ylang-ylang y geranio rosa, aceites que junto con el cacao le dan un aroma dulce realmente fantástico.

Glicerina, Sacarosa, Theobroma Cacao (Cacao) en Polvo, Sesamum Indicum (Sésamo) Aceite de Semilla *, Cocos Nucifera (Coconut) Oil *, Cetearyl Olivate, Sorbitan Olivate, Sclerocarya Birrea (Marula) Aceite de Semilla, Schinziophyton Rautanenii (Manketti) Seed Oil, Pelargonium Graveolens (Rose Geranium) Oil *, Vanilla Planifolia Extract, Citric Acid, Benzyl Alcohol, Dehydroacetic Acid, Vanilla Planifolia Oil, Tocoferol, Helianthus Annuus (Sunflower) Aceite de semilla, Cananga Odorata (Ylang Ylang) Flower Oil *, Linalool *** , Citronellol ***, Geraniol 

Podéis consultar dónde comprar este espectacular producto en la web de la distribuidora española ¡es una locura de exfoliante!

Crema Rica prebiótica de Esse Skincare

Con un pH de 4,5, ligeramente ácido, esta crema untuosa y rica favorece el crecimiento de especies sinérgicas que ayudan a nuestra flora bacteriana propia a hacer frente a los múltiples patógenos que existen, tanto dentro de nuestro hogar como en el aire de las ciudades, el agua… 

Esta crema contiene altas cantidades de omega 3 y 6, gracias a los aceites de marula, yangu y mongongo, ácidos grasos vitales para la recuperación de la piel ya que estos son fundamentales para el mantenimiento de las membranas celulares, para el transporte de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), además de otras muchas funciones.

De entre ellas destaca su importancia para producir hormonas como las prostaglandinas, que regulan diversas funciones en nuestro organismo entre las que se encuentra la de la respuesta inflamatoria alérgica. 

Por eso si tienes DA, eccema, psoriasis o rosácea es de vital importancia suplementar tu organismo con ácidos grasos omega. A través de la piel hará que las células epiteliales refuercen su barrera y contribuyan a reducir la inflamación.

Además de estos ácidos, esta crema contiene Kigelia africana que aclara visiblemente las manchas producidas por el sol o la edad, así como ácido hialurónico, convirtiéndose en un complemento perfecto para las pieles de edad avanzada, ya que también incluye ingredientes altamente antioxidantes como son el extracto de la hoja de olivo, el té de Rooibos (ingrediente que se encuentra en primer lugar del INCI) o el de semilla de pepita de uva. 

En cuanto a la absorción, como os hemos comentado, esta crema está altamente indicada para pieles maduras, muy secas o dañadas y si bien es cierto que al ponerla la encontramos algo pesada para nuestra piel, no es menos cierto que con estos calores nuestra epidermis nos pide más agua que aceite, así que para invierno será estupenda para nuestra piel.

Sí la hemos usado de noche en días alternos con el aceite y, aunque preferimos el aceite por su versatilidad, esta crema ejerce un efecto relajante en la piel, nutre profundamente y al despertar la piel está descansada y maravillosa. 

INCI: Extracto de Hoja de Aspalathus Linearis (Rooibos) *, Aceite de Semilla Simmondsia Chinensis (Jojoba) *, Glicerina **, Citrato de Estearato de Glicerilo, Inulina, Sclerocarya Birrea (Marula) Aceite de Semillas, Estearato de Sacarosa, Alcohol Cetearílico, Estearato de Glicerilo, Aceite de Semilla de Capense (Yangu), Aceite de Semilla de Schinziophyton Rautanenii (Manketti), Extracto de Hoja de Aloe Barbadensis (Aloe Vera) *, Extracto de Fruta de Adansonia Digitata (Baobab) *, Acido Esteárico, Bisabolol, Goma Xantana, , Extracto de Hoja de Olea Europaea, Hialuronato de Sodio, Extracto de Fruta de Kigelia Africana, Oligosacárido de Alfa Glucano, Eriocephalus Punctulatus (Manzanilla del Cabo), Aceite de Semilla de Helianthus Annuus (Girasol), Extracto de Semilla de Vitis Vinifera (Uva) Alcohol bencílico, ácido deshidroacético, fitato de sodio, aceite de flor de Cananga Odorata (Ylang Ylang) *, ácido cítrico, palmitato de ascorbilo, tocoferol, aceite de hoja Mentha Vidiris *, geraniol ***, linalool ***, citronellol *** , Limonene ***

Protector Solar probiótico SPF30

Este producto es uno de los solares que más hemos usado este verano. Pero tiene un pequeño truco que, para nosotras, es vital para poderlo usar en todo tipo de pieles.

La primera vez que usamos este solar pensamos que no era para nosotras.

A pesar de su color porcelana y de ser 100% transparente (por supuesto sin nanopartículas) y de tener una textura cremosa y deliciosa que unida a su aroma dulce nos encantaba, no es menos cierto que al aplicarla nuestra piel relucía como una bombilla. 

La piel estaba bella y nutrida, pero brillante. No se notaba pesada y aceitosa (a pesar del brillo), sino que era un tacto seco. Nos gustan las texturas jugosas y, al contrario que en nuestra juventud, huimos de las texturas mate empolvada que no son lo que nuestra piel necesita. 

Pero tampoco nos gusta brillar en exceso. 

Lo probamos varias veces para ir a dar un paseo, todas ellas con el mismo resultado. 

Pero la piel estaba tan confortable que queríamos darle otra oportunidad más. Así que nos pusimos el solar en casa con nuestro sistema de dos pasos, solo que esta vez dejamos el solar casi sin extender (y sí, parecía que tuviéramos la cara mojada de tanto que brillaba). 

Al cabo de los cinco minutos volvimos ante el espejo e hicimos el segundo paso de nuestro sistema para poner un solar correctamente, y los brillos desaparecieron al instante. Solo pasar las manos por el rostro fue como magia, piel 100% luminosa sin grasa. 

Aún así quisimos probar otro día para ver cómo quedaría este producto en pieles mixtas o grasas, ya que al ser un solar con tantas propiedades para pieles con rosácea y otras dolencias, merecía la pena ver cómo se comportaría con pieles que necesitaran ratificación o poner un maquillaje en polvo encima.

El resultado fue maravilloso: piel confortable y mate. Sí es cierto que aplicamos productos de acabar premium que hacen lo suyo, pero la verdad es que el largo protocolo merece la pena.

No solo por poder disfrutar de una protección solar media perfecta para la piel, (tiene un SPF30), sino porque constituye un verdadero tratamiento para la piel. 

Aloe Barbadensis (Aloe Vera) Leaf Extract*, Zinc Oxide, Caprylic/Capric Triglyceride, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil*, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, Isoamyl Laurate, Polyglyceryl-3 Diisostearate, Butyrospermum Parkii (Shea) Fruit Oil*, Zinc Sulfate, Myrothamnus Flabellifolia Extract, Aspalathus Linearis (Rooibos) Leaf Extract*, Olea Europaea (Olive) Leaf Extract, Polyhydroxystearic Acid, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Isostearic Acid, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Cera, Olea Europaea (Olive) Oil Unsaponifiables, Rhus Verniciflua Peel Cera, Rhus Succedanea Fruit Cera, Shorea Robusta Resin, Glyceryl Oleate, Ascorbyl Palmitate, Dehydroacetic Acid, Benzyl Alcohol, Aqua (Water), Tocopherol, Lecithin, Hydrogenated Lecithin, CI 77492, CI 77491, CI 77499

Puedes saber más de este maravilloso solar probiótico en la web de la marca esseprobioticskincare.es.

Estos son solo algunos de los productos de esta espectacular marca que ya está disponible en España y que, además, cuenta con un amplísimo rango profesional para tratamientos en cabina, tratamientos para pieles grasas, tratamientos en ampolla ultra concentrados y, para que podamos elegir la gama que más se ajusta a nuestra piel, tiene disponible unos preciosos kits de prueba presentados en una bonita lata metálica ¡no te quedes sin el tuyo!

Y tú, ¿cómo alimentas tu microbiota cutánea?

nosotras1squared

Suscríbete y recibe nuestra para llevar cuando hagas tus compras

Quizá también te interese…

avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!