Ayuna: la exclusividad y el lujo para el wellaging

Ayuna es una marca de lujo ecológica y tan exclusiva que se vende en las mejores tiendas, spas y hoteles del mundo. Hoy os lo contamos todo (o casi) sobre esta marca española de moda en Estados Unidos y que nos ha vuelto locas en Orgànics Magazine.

Sus composiciones son complejas, alejándose de los aromas e ingredientes clásicos de la cosmética ecologica. Tanto que algunos de sus productos llevan detrás casi un centenar de prototipos y pruebas hasta dar con la fórmula exacta que Begoña e Isabel, el alma de Ayuna, tenían en mente. 

Nada se ha dejado al azar: textura, aroma, sensación final, absorción, resultados… Ayuna es una mezcla compleja de principios activos que aportan alimento real a la piel y optimizan sus funciones. Sus productos son casi mágicos por los resultados que ofrecen en la piel (palabrita de Nina).

Pero Ayuna no solo es una marca cosmética de lujo. Es una marca comprometida con el medio ambiente y con algo que a las mujeres se nos escapa entre los dedos como la arena de la playa (a pesar de que Ayuna es una marca unisex): el wellaging.

El wellaging es el arte de envejecer bien. Es lo opuesto a las fórmulas antiage, al bótox, a las operaciones estéticas, a los morros de catálogo, al odio al espejo.

En pleno siglo XXI, las mujeres asistimos a una extraña contradicción. Mientras vivimos una hermandad de género jamás vista (porque Yo sí te creo, hermana, o el hollywoodiense #MeToo) y proclamamos que podemos ir vestidas como nos de la gana, amar a quien nos plazca, ser madres de veinte o de ninguno y caminamos decididas a romper techos de cristal de una vez por todas… Hay un cristal contra el que tropezamos como si fuera la misma piedra que derribara a las mujeres que nos precedieron. 

Porque en la soledad de nuestra alcoba nos miramos al espejo y aún sentimos que somos inadecuadas. Imperfectas. Inexactas. Y repetimos las mismas palabras que repitieran nuestras madres y abuelas: demasiado vieja, demasiado gorda, demasiado fea.

Y nos estiramos, hinchamos, alzamos y quitamos de aquí y ponemos allá para asemejarnos a la imagen que los otros (y las otras) desean que tengamos.

Ayuna nos propone romper con esa herencia y mirarnos al espejo con amor, aceptando lo que vemos y regalándonos un tiempo para amarnos y cuidarnos. Un cambio profundo y necesario en este siglo XXI que os contamos de la mano de esta marca española que se cotiza en las mejores tiendas y hoteles internacionales.

¿Cómo nace y por qué el nombre de Ayuna?

Esta es una respuesta con mucha historia detrás.

Las creadoras de Ayuna nos conocimos trabajando en una empresa de cosmetica española de ámbito internacional y con un posicionamiento de prestigio premium.

Isabel era la directora técnica de esa compañía y yo, Begoña, era la directora de formación global de la compañía, así que si sumamos la experiencia de ambas acumulamos más de 45 años de experiencia en el sector.

Además, cada una en su campo aporta conocimientos, experiencia y un bagaje muy grande del conocimiento de la industria de la belleza en todos sus aspectos pero, principalmente, el de la cosmética premium y de prestigio.

También tenemos experiencia en la cosmética dermofarmaceutica porque ambas hemos tenido unos años de experiencia en cosmética de farmacia. Y en la industria de la materia prima, así que un día nos preguntamos ¿por qué no lanzar nuestra propia marca?

Teníamos ya ese gusanillo de tener nuestro propio producto y después de haber estado muchísimos años colaborando con muchas compañías y haber contribuido en muchísimos productos desde la idea hasta su lanzamiento al mercado, decidimos que era nuestro momento.

Queríamos hacer un lanzamiento con nuestro propio producto y que tuviera unas técnicas y ceremonias diferenciadas, rompedoras y que vinieran a decir algo nuevo y diferente. Aportar un valor añadido a la industria de la belleza, el bienestar y la cosmética.

Nosotras teníamos claro que la industria de la cosmetica había un hueco que no estaba cubierto por nadie que es lo que nosotros hemos acuñado como la cosmetica eco lujo, que es una cosmetica que tiene en cuenta valores del lujo como pude ser la eficacia la sensorialidad, la emocionalidad, la aspiración, la exclusividad… todos aquellos elementos que se asocian al lujo, no ya solo hablando económicamente, sino al estar aquí, ahora, darse tiempo, vivir y experimentar. 

Y eso es algo que nos perdemos muchas veces arrastrados por el día a día…

Y unido a esos valores de lujo y del estar presente, los valores de la química verde, la sostenibilidad, el bien del planeta y el de la humanidad. Son conceptos que para nada están reñidos.

Otro de los ejes importantes de Ayuna es el wellaging. Es decir, tener en cuenta unos valores relacionados con la realidad, aceptar el propio envejecimiento como un proceso natural positivo, de ahí que luchemos por un buen envejecer y no por luchar contra él.

Ayuna no crea productos antiage, sino centrados en el wellaging.

Y ese wellaging no es solo aceptar el proceso natural ¡y maravilloso! de envejecer, sino hacerlo con amor, ser conscientes de qué sentimientos y pensamientos acompañas a la hora de aplicar un producto.

Para nosotras es un momento de cuidarte y prestarte atención sin decirte «esto no me gusta, no me quiero, no me gusta esta arruga que tengo y quiero una solución rápida».

Y, por último, otro de los pilares de Ayuna es abandonar esa guerra de crear más y más productos.

Como reza nuestro lema Less is Beauty (menos es belleza). Apostamos por menos productos más concentrados y efectivos, reduciendo y eliminando todos los elementos que consideramos de relleno.

Por eso Ayuna, plantea un ayuno cutáneo terapéutico en el que se le da a la piel una dieta pura muy cuidada y equilibrada bajo unos preceptos de restricción calórica.

Se sabe que con el ayuno se inician unos procesos de auto reparación, de regeneración a nivel molecular y celular y que son positivos para el organismo.

Y nuestros estudios vienen a demostrar que también en la piel se ponen en marcha procesos a nivel molecular de auto reparación.

Por ejemplo, los resultados de productos como la Cream de Ayuna utilizados durante 28 días arrojan en los test una mejora de las arrugas, de la textura de la piel, de la pigmentación y de la luminosidad.

Todo esto con unos elementos que no han tenido en cuenta la sobreestimulación de la formación de colágeno, sino, simplemente, lo que hemos hecho ha sido darle nutrientes muy limpios y muy puros a la piel 100% naturales, desplegando todo su poder homeostático.

Sabemos que hoy es la tendencia de hablar de Clean Beauty pero es que creemos en ello, y Ayuna es 100% limpia.

¿Por qué habéis elegido cosmética natural para su formulación?, ¿los ingredientes de síntesis no son buenos?

El objetivo de Ayuna es proporcionar productos limpios, que se enmarcan dentro de un gran movimiento emergente en la cosmética indie, también conocido como Clean Beauty

Se trata de formulaciones libres de sustancias tóxicas o preocupantes, que, lamentablemente, se encuentran presentes aunque sea a niveles de trazas en muchos ingrediente de cosmética convencional debido principalmente a los propios procesos de producción.

Aunque cada una de estas materias primas de forma independiente es evaluada como segura, se produce un efecto acumulativo por la suma de productos que se usan a lo largo del día (que puede llegar a ser superiores a 15 productos según la rutina individual).

En Ayuna abogamos por que el cuidado y embellecimiento de la piel empiece por no aportar estas sustancias que la piel no necesita y le perjudican.

Este es el objetivo que nos ha llevado a la cosmética natural y a la química verde, dado que es en ella donde hemos encontrado la respuesta a la limpieza que buscamos y nuestros criterios de selección.  

Es necesario clarificar que no se puede categorizar que un grupo de ingredientes sea bueno o malo de por sí, hay que analizar cada caso y entender muy bien qué sustancias hay presentes en su composición.

¿Qué ingredientes no usa Ayuna y por qué?

Nuestros criterios son muy estrictos e incluyen una selección limpia tanto para la piel como para el medio ambiente, por ello hemos descartado todos aquellos ingredientes que conllevan o generan la presencia de impurezas preocupantes (carbomer, acrylates, acrylamides, poliquaternium, PEG, PPG, BHT, BHA, TEA, DEA, colorantes sintéticos, entre otros)

Tampoco usamos ingredientes potencial irritantes o sensibilizantes (Propylene glycol, EDTA, alérgenos como el benzyl alcohol), siliconas, aceites minerales, filtros solares de tipo químico (benzophenone-3 o avobenzone, entre otros), derivados de vitamina A, ftalatos;  o aquellos cuyos procesos comportan uso de organismos genéticamente modificados (OGM), nanopartículas o procesos de irradiación ionizante. 

Un caso muy especial son los conservantes, en los que hemos descartado los que se han usado tradicionalmente en la cosmética convencional (parabenos, fenoxietanol, isothiazolinonas, imidazolidinyl urea, etc…) y hemos dado un paso más allá a los usados en cosmética natural para incorporar nuevos ingredientes tecnológicos con un enfoque innovador de la protección de la fórmula.  

El resultado de esta larga lista de “noes” autoimpuesta supone que sólo hemos podido trabajar con aproximadamente el 10% de los ingredientes disponibles para la industria, lo que supone una dificultad muy considerable cuando se busca obtener los resultados más excelentes.

¿En qué ingredientes se basa vuestra cosmética?

Toda la formulación se basa en el uso de ingredientes de origen natural 100% y obtenidos por procesos de química verde, que garantiza su limpieza y sostenibilidad y acorde a nuestros criterios generales.

La eficacia premium que aporta Ayuna se basa en seleccionar las mejores biotecnologías disponibles para cada necesidad.

Uno de los puntales de la efectividad de nuestros productos son los factores celulares botánicos, obtenidos a partir de cultivos de células madre de diferentes plantas que permiten aportar los primeros fitopéptidos usados en la industria (de centella y cúrcuma) y plasmas ricos en factores celulares (granada, algodón de Arabia o zanahoria verde), así como un disruptivo prebiótico para el cuidado de la microbiota cutánea que interfiere en la comunicación negativa entre las bacterias presentes en la piel.

¿En qué se diferencia Ayuna del resto de marcas de cosmética natural?

Ayuna nace con la vocación de ofrecer una solución al consumidor que busca la limpieza de la cosmética natural y sin renunciar por ello a una experiencia sensorial y una eficacia premium, un nicho de mercado para el que no existían soluciones ecológicas, probablemente por la dificultad que supone la creación de este tipo de producto. 

Ayuna proporciona fórmulas 100% naturales y también las tecnologías más emergentes que permiten, además de una gran eficacia y sensorialidad, un enfoque sostenible asombroso.

Los cultivos de células botánicas suponen una ahorro de más del 99,9% de agua y suelo en comparación a un método tradicional de cultivo en el campo, y un ahorro de biomasa y preservación de nichos ecológicos.

¿Y del resto de marcas de Alta Gama convencionales?

Ayuna ofrece una experiencia de uso en la aplicación y efectividad del máximo nivel. Además la concepción de la gama de productos y las formulaciones siguen nuestro lema de “Less is Beauty”, es decir, simplificar rutinas con el mínimo de productos posible.

Y es que Ayuna nace con la vocación de romper paradigmas de la industria, entre ellos la carrera por aportar más (ingredientes, productos, dosis, exotismo…) que conlleva una sobreestimulación cutánea perjudicial.

Ayuna ha creado sus formulaciones bajo su filosofía del Ayuno Cosmético para aportar a la piel sólo aquello que necesita y permitir establecer los mecanismos de autoregeneración cutáneos, con unos resultados impresionantes.

Otro paradigma que hemos querido transformar es la visión del propio envejecimiento para crear una nueva aproximación positiva, armoniosa y elegante, el Wellaging.

¿Por que habéis decidido no certificar nuestros productos?

Es muy sencillo, la selección de activos que que contienen nuestras fórmulas, todos ellos, tienen un aval Cosmos o Ecocert, pero ¿por qué nosotros voluntariamente no hacemos una certificación o no nos relacionamos con un sello? la realidad es que nosotros vamos mucho más allá del sello.

Por ejemplo, podemos un aceite que es 90% ecológico certificado por Ecocert, pero eso no tiene nada que ver con una crema con las complejidades de Ayuna, porque las fórmulas de Ayuna son fórmulas muy elaboradas.

Solo como ejemplo y anécdota, Cream II es una crema que para lograr conseguir lo que teníamos en mente hemos pasado por 98 prototipos.

Obviamente para crear una crema con unos beneficios rejuvenecedores no tendríamos necesidad de pasar por 98 prototipos, pero los hemos creado porque la su sensorialidad así lo requería y no paramos hasta que no conseguimos justo lo que queríamos.

Vemos que los envases de Ayuna son de plástico y baquelita ¿habéis pensado usar otros envases más sostenibles?

Cómo ya he dicho antes en el germen, en las ideas y en valores de creación de marca está la sostenibilidad, y la sostenibilidad no solamente se aborda desde desde el envase.

Es una pena que solamente visualizemos el envase que es muy importante, pero también visualizar la sostenibilidad en todo el producto como producto y en toda la marca como marca como ideología de marca.

Sin embargo, no es menos cierto que cuando concebimos Ayuna dentro de nuestro país, llegamos a la conclusión que el mejor envase para un producto estas características tenía que ser 100% cerámica, tapa incluida, por múltiples razones, incluso por encima del vidrio tan de moda hoy en día.

Pero la realidad se impuso y teníamos que salir al mercado mientras se perfilaba el envase ‘ideal’ de Ayuna, en el que seguimos trabajando, no es algo que hayamos abandonado, pero de momento la practicidad que nos ofrece la baquelita para exportarlo es indudable ya que, en estos momentos, Ayuna está siendo un éxito en Estados Unidos.

Los precios de Ayuna son más elevados que la mayoría de marcas cosmética convencional ¿por qué?

El valor de un producto al final depende de muchos factores, desde las fórmulas, la complejidad de investigación, el desarrollo, las pruebas, los test que hay detrás de cada fórmula, unas fórmulas en las que no hay agua, que es el primer ingrediente usado en cosmética, y en la que todo son principios activos concentrados.

Por otro, los conservantes que utilizamos nosotros no son conservantes tradicionales ya no los de la cosmética natural, que no utiliza ningún tipo de conservantes cuestionado, sino que en Ayuna entendemos por ejemplo que la conservación debe estar muy cuidada, por eso en Ayuna utilizamos conservantes probioticos, de forma que tenemos un lactobacilus que ha sido fermentado con coco y que nos ofrece unos péptidos naturales que son conservantes de la fórmula y así mismo equilibran la propia microbiota de la piel.

De esta forma convertimos los conservantes, que son un elemento imprescindible en una fórmula, en ingredientes activos que, además, suman propiedades para la piel

Todo en Ayuna se ha hecho para que la experiencia sensorial vaya acorde con esos ingredientes y esa composición, ubicándonos en la cosmética Premium del mercado.

Cuando uno quiere algo exclusivo y diferenciado tiene que recurrir a compañías como la nuestra, donde tenemos un gran trabajo y una gran experiencia para ofrecer elementos totalmente diferenciados y además con bases científicas.

¿Para qué tipo de mujer está creada Ayuna?

Ayuna no es una cosmética de mujer, Ayuna es una cosmética que cuida la piel y que ofrece unos beneficios a la piel en general, de mujer, de joven o madura, pero también del hombre joven, de hombre mediana edad o de hombre más mayor.

Por lo tanto Ayuna no tiene género.

Ayuna es unisex y es unisex en todos los sentidos. Ayuna es unisex por el aroma, es unisex por su forma, es unisex lo que dice, es unisex por sus valores… por lo tanto Ayuna no está pensada para una mujer, Ayuna está pensada para una persona que tiene un estilo de vida enfocado en el aquí, en el ahora, en el cuidarse, en el cuidarse de un modo consciente en todos los aspectos de su vida, ya sea cómo se pone un producto cosmético, en lo que come, qué ejercicio hace, qué coche conduce.

La «persona Ayuna», es muy consciente de que nosotros somos los autores de lo que hacemos con nuestro cuerpo y con nuestro entorno, entendamos como nuestro entorno nuestra familia, nuestro planeta.

Y esta es la persona a la cual Ayuna se dirige, es la persona que si la tuviéramos que describir hace meditación, yoga o algún tipo de ejercicio físico, se interesa por la comida orgánica, bien comprada bien de su propio huerto, tiene acceso a la tecnología y disfruta con ella, conduce un coche híbrido y se interesa por cuidar del planeta, por la vida slow

Hace unos meses lanzasteis The Facial. ¿Podéis hablarnos un poco más de este producto y sus dos versiones?

Se llama The Facial porque en Estados Unidos, que es donde Ayuna está más arraigada, cuando vas al salón de belleza y te hacen un tratamiento facial, te estás haciendo un “facial” y cuando sales la piel está más luminosa, tu aspecto es muchísimo más relajado y tienes una cara de haberte hecho un  tratamiento “facial”.

Le llamamos The Facial precisamente por eso, porque los resultados del uso de The Facial es como si hubieras ido a hacerte un “facial”.

The Facial es un producto que se aplica después de la limpieza y es producto con un sistema coloidal que deber ser agitado y lleva un aminoácido disperso que tiene un comportamiento refinador y renovador.

Es una triada de ácidos que utilizados de forma constante lo que están haciendo es fomentar la renovación celular. Nosotros lo que hicimos con The Facial era centrarnos en el suprastratum, la capa superior de la piel, que influye mucho en el aspecto de cómo luce la piel.

Porque en el suprastratum tenemos varios elementos entre los que destacan las células muertas y si hay un gran acumulo de células muertas es importante fomentar su renovación porque eso va a influir en el aspecto de las manchas, en la aspereza de la piel, en la obstrucción de los poros y, por lo tanto, era muy importante que eliminara esas células muertas y de ahí que haya una triada de ácidos.

Y por otro lado en el suprastratum está en lo que se entiende como microbiota, anteriormente concida como flora cutánea, pero hoy en día desde que se ha descubierto microbioma y los componentes la microbiota se habla más de microbioma y microbiota.

Todos sabemos hoy que la microbiota es ese montón, en realidad millones, de bichitos que viven con nosotros. Cada vez se conoce más los del intestino y su papel vital en nuestra vida, pero en la piel hay muchos y muy influyentes.

Sabemos que cuando la microbiota está balanceada en la piel, influye muchísimo en el estado de su deshidratación.

En The Facial trabajamos por un lado en la renovación celular y hacer que esas células muertas no estén acumuladas y, por otro lado, tenemos un extracto de cultivo celular del fruto del noni que principalmente lo que hace es equilibrar la microbiota.

En la microbiota tenemos unos microorganismos que, simplificando mucho, son buenas bacterias y microorganismos que son malas bacterias, pero que cumplen su función y han de estar ahí ambas.

Cuando todo está equilibrado no hay problema, el problemas está se crea un desequilibrio y con ese desequilibrio vienen los problemas en la piel: rosácea, acné, descamación, asperezas, parches, rojeces…etcétera.

Y a pesar de que The Facial lleva poco en el mercado, ya que ha nacido este año, tenemos unas reviews maravillosas de personas a las que les ha dado unos resultados interesantísimos e importantísimos, con fotos del antes y después, y en tan solo tres días se nota una mejora impresionante, ya que mejora mucho el acné, las manchas y se aprecia una piel mucho más luminosa y con con una disminución de la pigmentación de la piel patente.

Ayuna cuenta con unos protocolos para ser aplicada en centros de belleza, contadnos más sobre ello.

Sí, es cierto. Ayuna tiene unos productos de uso en casa y también de uso profesional con un protocolo y un modo de trabajar con ellos. En principio lo que Ayuna incluye son las bases de la terapia tanto de tratamiento del cuerpo, como de tratamiento del rostro, con técnicas conocidísimas como el drenaje linfático, la reflexología, el quiromasaje…, técnicas que las tenemos más que consolidadas y en las que creemos firmemente, a las que hemos unido los productos Ayuna que acompañan a esas técnicas.

Lo que sí que incluye Ayuna en sus ceremonias es una parte más dentro de la corriente de la llamada psicodermatología que es el pensamiento, el aquí y el ahora, y a mí me gusta llamarle “el spa de la mente”, porque Ayuna tiene dentro sus ceremonias estos pasos en los que se asocia el tratamiento a palabras muy poderosas que acompañan al tratamiento y que nos ayudan a nosotros como individuo que venimos de la calle, con nuestras preocupaciones, nuestras cosas, nuestra familia y nos ayudan a centrarnos, a estar aquí, estar aquí presente.

Y eso se da de forma experiencial-emocional desde el punto de vista sensación de producto: burbujeos, temperaturas, aromaterapia, aceites que te conectan con el pensamiento y todo ello a través de técnicas que conectan con los que se conoce como Mindfulness, por lo que se convierte en una terapia que te ofrece el terapeuta en la que tú como individuo también participas y tú también formas parte de esa ceremonia.

¿Dónde se puede encontrar Ayuna?

A pesar de ser una empresa española nuestro gran esfuerzo comercial ha sido en Estados Unidos y en México, donde hay más cultura de la Clean Cosmetic mayor que en España, de lo detox, sobre todo para un mercado más selectivo, muchísimo más exclusivo o con más capacidad económica para acceder a él.

Ayuna hoy se puede encontrar en lugares de prestigio como Neiman Marcus, en Detox Market, un referente nacido en California que a día de hoy también está en Nueva York, y en Canadá. A nivel disfrute de ceremonias Ayuna está en destinos de lujo como puede ser Naya Beach, Vallarta o Cabos. En México la podemos encontrar en Cancún, en Rivera Maya, o la propia Grecia en Atenas, pero en lugares pues eso, de lugares de destino, en hoteles de lujo, como Saint Remy, Four Seasons etcétera…

A nivel nacional podemos encontrar Ayuna en el balneario Aire, donde podemos encontrar en Aire la “Vegan Experience” que es una ceremonia corporal vegana cien por cieno y qué se puede disfrutar de ella en los balnearios Aire en Sevilla, en Almería, en Barcelona y en Vallromanes.

Hacia dónde va Ayuna, Less is Beauty

Este año hemos lanzado The Facial y Velo en la primera parte del año, tenemos alguna sorpresa preparada para el segundo semestre, esperamos poder contaros algo en breve. Además, en camino tenemos tres proyectos que esperamos que vean la luz este mismo año y que puedan ser pues tan bienvenidos como han sido los anteriores que hemos lanzado en el pasado. 

Pues ya estamos deseando ver las novedades que esta marca nos tiene preparadas, porque Ayuna es una experiencia sensorial en todos los sentidos, una cosmética exquisita apta para quienes buscan la exclusividad.

Y no solo eso. Los productos Ayuna sacan lo mejor de cada piel, la hacen lucir bella, resplandeciente, alisan las arrugas y eliminan las manchas, al tiempo que proporcionan hidratación, nutrición, limpieza y exfoliación bajo la óptica del wellaging

Porque es hora de romper moldes. Y solo podremos hacerlo si frente al espejo dejamos de pensar que somos imperfectas, inexactas, inadecuadas. Dejamos de vernos demasiado viejas, demasiado gordas, demasiado feas y empezamos a vernos con infinito amor e infinita bondad. 

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD Y TE ENVIAMOS NUESTRA MINI GUÍA DE TÓXICOS

SI TE HA GUSTADO ¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
error: El contenido esta protegido!