chocolates ecológicos espectaculares

Chocolates ecológicos espectaculares para endulzar las Navidades

Compartir

Y como lo prometido es deuda, vamos a hablaros de los 33 chocolates ecológicos espectaculares que nos llegaron a la redacción de Orgànics Magazine para hacer la cata, aunque os los pondremos poco a poco para que no os de un empacho 😉

Tenemos que decir que catar chocolates nos pareció mucho más complejo que las catas de vinos, quizá por la falta de costumbre ¡tendremos que hacer más!, quizá porque hay que tener en cuenta más percepciones sensoriales. 

En la cata de chocolate hay que tener en cuenta estas sensaciones:

-Olfato primero: nada más abrir la tableta de chocolate debemos intentar percibir en una primera vez los aromas del chocolate aún dentro del paquete y guardarlos en la memoria.

-Vista: ahora ya podemos sacar el chocolate del envoltorio. Vemos su color que es importante pues nos indica la cantidad y calidad del cacao que lleva, a más oscuro, mejor calidad (que no tiene que traducirse en que nos vaya a gustar más). Observamos si es mate o brillante que nos indicará el tipo de acabado que lleva. También podemos observar si tiene defectos: si está blanquecino quizás es que ha estado mal conservado (no quiere decir que esté malo) por exceso de calor y parte de la manteca al derretirse ha subido. Esto es lo que se denomina fat-bloom (ale, lo que vais a fardar con el palabro) o ha estado en un lugar húmedo y parte del azúcar se puede disolver, apareciendo el llamado sugar-bloom cuando vuelve a cristalizarse.

-Oído: Ahora toca partir un trozo, y hay que estar atento al tipo de ruido que hace, debe ser un sonido seco, un “clack” sonoro. Si no hace un ruido seco quizás sea un chocolate con demasiada manteca (en absoluto quiere decir que este malo) y esté algo más plástico (en el sentido de blando, claro) o que la granulometría del chocolate sea algo más basta y quede como terroso y no haga ese delicioso “clack”.

-Olfato segundo: acercamos el trozo de chocolate a la nariz y vemos si es un olor intenso o no, e intentamos descubrir sus aromas más allá de la manteca de cacao y la vainilla que muchos llevan. Aromas torrefactos, de caramelo, vegetales, lácteos, ácidos… y recordar cómo eran los aromas primeros que habíamos percibido y ver si han cambiado, ya que en el envase ha estado el chocolate encerrado tiempo y nada más abrirlo sus aromas salen de golpe más concentrados.

-Tacto: mientras hemos manipulado ligeramente el chocolate para percibir las otras sensaciones ya habremos notado en los dedos si es muy untuoso, graso, seco, suave, áspero… ahora toca meterlo en la boca y corroborar esas sensaciones. Notar su palatabilidad, si se funde rápido o lento por el calor de la boca, si es muy untuoso, si es áspero, suave, si empastra la lengua o la deja aterciopelada…

-Gusto: Una vez se nos empieza a deshacer el chocolate en la boca debemos dilucidar sus sabores, notar si es muy dulce o no, si tiene un punto de acidez o resulta muy empalagoso… Conforme ingiramos un poco de chocolate debemos fijaros en si es muy amargo o no, si tiene un sabor persistente, si es agradable o no.

-Olfato tercero: al tragar debemos intentar por retrogusto percibir más aromas que se nos podían haber escapado en anteriores pasos y así redondear la cata.

Como son muchos aspectos a tener en cuenta no se recomienda catar más de 5-7 chocolates cada vez. Nosotras hemos hecho varias catas dividiendo los chocolates según sus ingredientes extra y dentro de cada grupo por orden decreciente de cantidad de chocolate. Así hemos realizado las siguientes catas:

Chocolates negros con alto contenido en cacao

1. Snack Cacao Troceadas (Nibs) de Gudgreen. Nibs troceados sin azúcar ni potenciadores del sabor elaborados a baja temperatura, raw, vegano.
Los trocitos de nibs son marron rojizo, crocantes. Aromas muy lácteos y algo ácido como la nata, y algo de toffee al final. Apenas se deshacen el la boca a no ser que se mastiquen, son amargos, intensos, con un retrogusto mucho más suave.
Este paquete de 200 gramos con el sello de Agricultura ecológica de la UE lo podemos encontrar en vita33.com por 5,90 euros y es perfecto para hacer batidos healthy (a años luz de los colacaos), para añadir a tu granola casera o como topping a un porridge de avena.

Compartir

Tal vez te interese

El primer magazine on line sobre cosmética natural y ecológica, alimentación consciente, tóxicos, moda sostenible y green attitude de España. Porque la ecología es cuestión de actitud ¿Te unes a nosotras?

Comentarios

avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!