chocolates ecológicos espectaculares

Chocolates ecológicos espectaculares para endulzar las Navidades

Compartir

Y como lo prometido es deuda, vamos a hablaros de los 33 chocolates ecológicos espectaculares que nos llegaron a la redacción de Orgànics Magazine para hacer la cata, aunque os los pondremos poco a poco para que no os de un empacho 😉

Tenemos que decir que catar chocolates nos pareció mucho más complejo que las catas de vinos, quizá por la falta de costumbre ¡tendremos que hacer más!, quizá porque hay que tener en cuenta más percepciones sensoriales. 

En la cata de chocolate hay que tener en cuenta estas sensaciones:

-Olfato primero: nada más abrir la tableta de chocolate debemos intentar percibir en una primera vez los aromas del chocolate aún dentro del paquete y guardarlos en la memoria.

-Vista: ahora ya podemos sacar el chocolate del envoltorio. Vemos su color que es importante pues nos indica la cantidad y calidad del cacao que lleva, a más oscuro, mejor calidad (que no tiene que traducirse en que nos vaya a gustar más). Observamos si es mate o brillante que nos indicará el tipo de acabado que lleva. También podemos observar si tiene defectos: si está blanquecino quizás es que ha estado mal conservado (no quiere decir que esté malo) por exceso de calor y parte de la manteca al derretirse ha subido. Esto es lo que se denomina fat-bloom (ale, lo que vais a fardar con el palabro) o ha estado en un lugar húmedo y parte del azúcar se puede disolver, apareciendo el llamado sugar-bloom cuando vuelve a cristalizarse.

-Oído: Ahora toca partir un trozo, y hay que estar atento al tipo de ruido que hace, debe ser un sonido seco, un “clack” sonoro. Si no hace un ruido seco quizás sea un chocolate con demasiada manteca (en absoluto quiere decir que este malo) y esté algo más plástico (en el sentido de blando, claro) o que la granulometría del chocolate sea algo más basta y quede como terroso y no haga ese delicioso “clack”.

-Olfato segundo: acercamos el trozo de chocolate a la nariz y vemos si es un olor intenso o no, e intentamos descubrir sus aromas más allá de la manteca de cacao y la vainilla que muchos llevan. Aromas torrefactos, de caramelo, vegetales, lácteos, ácidos… y recordar cómo eran los aromas primeros que habíamos percibido y ver si han cambiado, ya que en el envase ha estado el chocolate encerrado tiempo y nada más abrirlo sus aromas salen de golpe más concentrados.

-Tacto: mientras hemos manipulado ligeramente el chocolate para percibir las otras sensaciones ya habremos notado en los dedos si es muy untuoso, graso, seco, suave, áspero… ahora toca meterlo en la boca y corroborar esas sensaciones. Notar su palatabilidad, si se funde rápido o lento por el calor de la boca, si es muy untuoso, si es áspero, suave, si empastra la lengua o la deja aterciopelada…

-Gusto: Una vez se nos empieza a deshacer el chocolate en la boca debemos dilucidar sus sabores, notar si es muy dulce o no, si tiene un punto de acidez o resulta muy empalagoso… Conforme ingiramos un poco de chocolate debemos fijaros en si es muy amargo o no, si tiene un sabor persistente, si es agradable o no.

-Olfato tercero: al tragar debemos intentar por retrogusto percibir más aromas que se nos podían haber escapado en anteriores pasos y así redondear la cata.

Como son muchos aspectos a tener en cuenta no se recomienda catar más de 5-7 chocolates cada vez. Nosotras hemos hecho varias catas dividiendo los chocolates según sus ingredientes extra y dentro de cada grupo por orden decreciente de cantidad de chocolate. Así hemos realizado las siguientes catas:

Chocolates negros con alto contenido en cacao

1. Snack Cacao Troceadas (Nibs) de Gudgreen. Nibs troceados sin azúcar ni potenciadores del sabor elaborados a baja temperatura, raw, vegano.
Los trocitos de nibs son marron rojizo, crocantes. Aromas muy lácteos y algo ácido como la nata, y algo de toffee al final. Apenas se deshacen el la boca a no ser que se mastiquen, son amargos, intensos, con un retrogusto mucho más suave.
Este paquete de 200 gramos con el sello de Agricultura ecológica de la UE lo podemos encontrar en vita33.com por 5,90 euros y es perfecto para hacer batidos healthy (a años luz de los colacaos), para añadir a tu granola casera o como topping a un porridge de avena.

2. 100% Pasta Pura de Cacao Ecológico de Chocolates Solé de Barberà del Vallès (Barcelona). Esta empresa familiar se fundó en 1946 por el italiano Quirino Baldassarri y su socio el Sr. Solé en la ciudad de Barcelona. En 1999 son los pioneros en la producción de chocolates ecológicos en España. Hoy en día siguen apostando por la innovación sin abandonar el sabor tradicional de sus chocolates. Sus cacaos ecológicos provienen 100% de la República Dominicana y la caña de azúcar ecológica sin refinar de Brasil. Además de casi 20 referencias de chocolate bio elaboran también turrones ecológicos y están certificados por el CCPAE (Consejo Catalán de la Producción Agraria Ecológica) y llevan el sello ecológico de la Unión Europea
El chocolate catado es de color marrón muy oscuro casi negro, satinado. Sonoro, se parten con fuerza los cuadraditos lisos de la tableta, porciones de tamaño ideal para la cata o degustación. Aroma intenso a manteca pura En boca se deshace con facilidad, deja la lengua suave, muy amargo, intenso, retrogusto amargo pero agradable. Sin gluten. Para tomar con el café o para hacer postres ¡delicioso!
La tableta de 100 gramos, que está envuelta en papel vegetal y luego en otro exterior impreso, la podemos encontrar en ecoalgrano.com por 2,97 €.

3. Puro 100% Cacao de Biosuit. La marca de alimentación ecológica Biosuit tiene una amplia gama de chocolates ecológicos, elaborados con una selección de las mejores habas de cacao bio de América Central y del Sur. La calidad de sus ingredientes, unida a una elaboración tradicional que respeta al máximo las excelentes cualidades del cacao, aseguran chocolates con un sabor y un fondant excepcionales. 
El chocolate catado es de color marrón muy oscuro casi negro, satinado. Sonoro, se parten con fuerza los cuadraditos a rayas de la tableta, porciones también de tamaño ideal para la cata o degustación. Aromas a cacao y manteca. En boca intenso, muy amargo, algo astrigente, pero sin retrogusto amargo. Ideal para acompañar pastas navideñas o una fondue de chocolate con fruta ¡espectacular!
La tableta de 100 gramos va dentro de una funda de celofán dentro de una caja con diseño elegante y lleva el sello de agricultura ecológica de la UE, la podemos encontrar en auspandegi.com por 3,30 €.

4. 92% Cacao de Vivani. Vivani está elaborado por Chocolates Ludwig Weinrich. Esta chocolatera de Wesfalia comenzó su andadura en 1895 siendo al principio fábrica de galletas y bizcochos, en 1923 después de la Primera Guerra Mundial empiezan con la elaboración de chocolates y a partir de 1960 solo elabora ya chocolates. En 1991 son pioneros en elaborar chocolate de Comercio Justo y en 2000 crean Eco Finia su comercializadora de chocolates ecológicos Vivani, iChoc y Björnsted que hoy en día cuenta con unas 70 referencias de chocolate exclusivamente ecológico cuyo origen son cooperativas agrícolas de Ecuador, República Dominicana y Panamá. 
El chocolate catado es de origen panameño y está endulzado con azúcar de coco. Es de color marrón oscuro, mate. Sonoro, se parten bien los cuadrados lisos de la tableta, porciones de tamaño un poco grandes que se han de morder (ningún problema) o partir para degustarlo. Aroma a suave manteca y tostadito del al azúcar de coco. En boca le cuesta deshacerse pero luego es untuosos, amargo, nada dulce, retrogusto persistente con ligero amargor final que no molesta. Vegano.
Esta tableta de 80 gramos, está envuelta en papel de doble cara blanco-aluminio y va dentro de una caja diseñada por la artista Annette Wessel, con el sello alemán de agricultura ecológica, el de la UE y el de “Es un mundo” (en contra de la esclavitud infantil) la podemos encontrar en conasi.eu por 2,95 €.

5. Chocolate con trozos de Cacao y Sal Marina de Lovechock. 85% cacao. Esta empresa chocolatera fue fundada en 2008 por Laura de Nooijer en Amsterdam. Laura dejó sus estudios de psicología y tras vivir medio año en una comuna raw en España vuelve a su país y funda Lovechock. Todos sus productos llevan al menos un 80% de cacao ecológico de Ecuador, son veganos, sin leche ni gluten y son raw, es decir el grano de cacao se muele en frío y no se tuesta y ningún otro proceso de elaboración supera los 49ºC para conservar al máximo todos los flavonoides intactos.

Muy comprometidos medioambientalmente plantan árboles en compensación por la energía que usan en sus elaboraciones de chocolate y para limpiar la fábrica solo usan productos de limpieza ecológicos. Sus embalajes también son ecológicos, el chocolate va envuelto dentro de una envoltura de PEFC y la caja exterior de cartón está hecha de pulpa de madera de bosques gestionados de forma sostenible FSC y se pueden compostar.

El interior de las cajas esta bellamente decorado con motivos creados por Proud Desing e impresos con tintas ecológicas y llevan una frase inspiradora, a modo de galletita de la suerte china, el de este paquete decía “Soy uno con mis hermanos y hermanas”. Con el sello de agricultura ecológica de la UE.

El chocolate está endulzado con azúcar de coco y dátiles. Es de color caoba oscuro, satinado. Sonoro, se parte bien el chocolate pero de manera muy irregular ya que la tableta no es a porciones sino que lleva un dibujo en relieve y entonces se parte por donde quiere. Aroma a suave manteca y tostadito del azúcar de coco. En boca le cuesta algo deshacerse, hay que masticarlo un poco, y entonces se notan los trocitos de cacao amargo, y los trocitos de sal, algo dulce, algo terroso, retrogusto persistente con ligero amargor final. Perfecto para los amantes de los contrastes.
Esta tableta de 70 gramos la podemos encontrar en vita33.com por 3,99 €  

6. Chocolate Puro con Pepitas de Lovechock. 82% cacao. Como la anterior tableta esta chocolatina también es vegana, sin leche ni gluten y raw. También está endulzada con azúcar de coco. De color marrón oscuro, con algo de brillo, esta chocolatina se parte bien ya que está dividida en seis trozos en forma de media caña que se acoplan muy bien en la boca para su degustación.

Más aromático a vainilla que el anterior. También le cuesta de deshacerse en boca, hay que morderlo un poco para así degustar las pepitas de cacao, la textura es algo terrosa pero fundente. Esta chocolatina de 40 gramos envuelta en una cajita también decorada como las de tamaño grande la podemos comprar en vita33.com por 2,99 €

7. Chocolate Negro 73 % Endulzado con ágave de Chocolates Solé. El chocolate catado es de color negro, el más oscuro de todos, brillante. Sonoro, se parten bien los cuadraditos lisos de la tableta, porciones de tamaño ideal para la cata o degustación. Aroma a manteca y vainilla pura. En boca se deshace con facilidad, deja la lengua suave, intenso, dulzor justa para no notar el amargo del chocolate ni empalagar, sin retrogusto amargo. Sin gluten. Perfecto para los amantes del chocolate chocolate.
La tableta de 100 gramos, que está envuelta en papel vegetal y luego en otro exterior impreso, con el sello del CCPAE y el de la Unión Europea la podemos encontrar en planetahuerto.es por 2,75 €.

8. Chocolate Negro al estilo tradicional con Ágave tolerado por diabéticos de Ecorganic. Mínimo 70 % cacao. Este chocolate de la marca blanca de cadenas de supermercados ecológicos Ecorganic fundada hace más de 10 años y que ya cuentan con tres tiendas en Valencia, tres en la provincia de Alicante y una en Bilbao. Basa sus referencias en productos ecológicos, de km0, solidarios y de comercio justo. El chocolate catado es de color marrón muy oscuro casi negro, brillante. Sonoro, se parten bien las porciones lisas de la tableta, de tamaño ideal para la cata o degustación.

Aroma a manteca y vainilla pura. En boca se deshace con facilidad, deja la lengua suave, dulzor justa para no notar el amargo del chocolate ni empalagar, sin retrogusto amargo. Para tomar… en cualquier momento.
La tableta de 100 gramos, que está envuelta en un papel de plástico, con el sello del CAEVC, el AB de agricultura biológica de Francia, el BIO de Alemania y el de la Unión Europea la podemos encontrar en ecorganicweb.com por 2,75 €.

Chocolates negros con frutos secos añadidos

1. Chocolate con Almendra y Baobab de Lovechock. 85% cacao. Como las anteriores tabletas holandesas esta chocolatina también es vegana, sin leche ni gluten y raw. También está endulzada con azúcar de coco y dátiles. De color marrón, satinada, este chocolate se parte bien pero de forma muy irregular por los dibujos grabados. Más aromático a vainilla, dulzón, algo de café al final.

También le cuesta algo deshacerse en boca, hay que morderlo un poco para así degustar las almendras crudas que están muy troceadas, la textura se queda en trocitos de cacao, almendra, y dátil del mismo tamaño, agradable, ahora es más fundente, se nota el sabor de la almendra. Esta tableta de 70 gramos envuelta en una cajita también decorada como las otras y con el sello de agricultura ecológica de la UE la encontramos en  vita33.com por 3,99 €   

2. Chocolate con Nuez Pecana y Baobab de Lovechock. 81% cacao. Este es el cuarto y último chocolate de la marca holandesa que catamos y como las otras anteriores esta chocolatina también es vegana, sin leche ni gluten y raw. También está endulzada con azúcar de coco y dátiles. De color marrón algo rojizo, con algo de brillo, esta chocolatina se parte bien ya que está dividida en seis trozos en forma de media caña que se acoplan muy bien en la boca para su degustación. Más aromático a vainilla, nueces, herbal. También le cuesta de deshacerse en boca, hay que mordisquearlo un poco para así degustar los trocitos de nuez pecana cruda y los dátiles a trocitos también. Se queda la textura algo terrosa que hace que la mezcla de esas texturas si fueran fundentes serian algo empastrosas para la lengua. Esta chocolatina de 40 gramos envuelta en una cajita también decorada como las grandes la podemos comprar en  conasi.eu por 3,30€

3. Turrón de Chocolate de Biosuit. Este turrón ha sido elaborado de forma artesanal por maestros turroneros en Jijona con almendras ecológicas de producción local. 70% cacao mínimo y 25 % de almendra tostada. De color marrón oscuro, satinado, se ven perfectamente las almendras enteras. Como todos los turrones duros se parte mal con la mano siendo o trozos muy grandes o muy pequeños. Aromas a cacao y frutos secos, algo de vainilla. En boca es dulce, untuoso, se nota la almendra tostada, un ligero toque amargo. Nos encanta que lleve las almendras completas y esté tan cuajado de ellas que sea un festín de frutos secos en la boca.
Esta tableta de 200 gramos envuelta en una funda de plástico y luego en una caja con ventana y motivos navideños lleva el sello de CAECV y el de agricultura ecológica de la UE la encontramos en la web del distribuidor Dispronat.com.

4. Turrón de Chocolate Nutxes Organic de Lopetes Artesanos de Xixona (Alicante). Esta empresa familiar fue fundada en 1942 siendo su principal actividad la fabricación artesanal de mazapanes, polvorones, chocolates, turrones y otras especialidades de dulces, y desde hace unos años produce Nutxes Organic una línea de turrones y chocolates ecológicos. Este turrón lleva un 70% cacao mínimo y 25 % de almendra tostada ecológica.

De color muy marrón oscuro, brillante, se aprecian perfectamente las almendras enteras. Se parte mal con la mano siendo o trozos muy grandes o muy pequeños, para cortar hay que ayudarse de una mano de almirez y un cuchillo, ¡pero merece la pena la faena! Aromas a cacao y frutos secos, suave vainilla. En boca es dulce, untuoso, gran cantidad de almendra tostada para juntarse con el chocolate, un ligero amargo final. Sin duda una gran opción para estas fiestas…
Esta tableta de 200 gramos envuelta en una funda de plástico sobre una tablita de madera lleva el sello de CAECV y el de agricultura ecológica de la UE la encontramos en laecoloxica.com por 5,90 euros.

5. Chocolate Special Pure de Naturata. 41% mínimo de cacao. Naturata se fundó en 1976 con el objetivo de abastecer de manera fiable a todas esas tiendas de productos ecológicos que estaban empezando a surgir por la entonces Alemania Federal. Distribuían productos ecológicos y biodinámicos certificados por una incipiente Demeter. Como se encontraban con muchos productos que la gente demandaba pero que todavía no estaba su versión ecológica se pusieron a desarrollar ellos mismos estos productos que aún no existían.

Así es como pasó de ser solo una distribuidora a ser también una marca de alimentos bio y saludables. El chocolate catado ha sido elaborado por Naturata en Suiza con cacao procedente de una cooperativa de la República Dominicana bajo los criterios de Comercio Justo. El chocolate producido tiene una huella de carbono neutral, lleva la etiqueta myclimate que confirma que el CO2 generado durante el proceso de producción y el transporte es compensado por Naturata.
El chocolate catado es de color marrón claro mate, es el más claro de todos los chocolates catados exceptuando los blancos claro, esta edulcorado con azúcar crudo de caña y jarabe de arroz. Corte sonoro, se parten bien los cuadraditos rallados de la tableta, porciones de tamaño ideal para la cata o degustación. Aromas dulces a vainilla y también a las avellanas que lleva. En boca se cuesta al principio deshacerse pero luego es fundente, muy dulce, recuerda a un chocolate con leche (pero no lleva).
La tableta de 100 gramos, que está envuelta en una funda de papel de plástico y luego con un papel decorativo FSC en el exterior, lleva el sello de Fairtade y el de agricultura ecológica de la UE, la podemos encontrar en tastaris.com por 3,20 €.

6. Chocolate con Nibs, Avellanas e Hibisco de Aduna. 13% cacao. Aduna quiere decir “vida” en wolof el idioma local de Gambia de donde procede el chocolate con el que ha sido elaborada esta barrita y donde fueron a parar sus fundadores, Andrew Hunt y Nick Salter, que buscaban como hacer llegar las maravillas de los productos africanos como el baobab, la moringa o el cacao a Europa.

Y es que África alberga el 25% de las especies vegetales conocidas, muchas de las cuales datan de épocas remotas. Muchos de estos ingredientes africanos extremadamente ricos en nutrientes y han sido utilizados por las sociedades tradicionales africanas durante siglos como una fuente de bienestar. Pese a los impresionantes beneficios para la salud que tienen muchos de estos alimentos, la mayoría siguen siendo desconocidos para el resto del mundo.

Hoy en día gracias a Aduna parte de esos super alimentos cultivados por pequeños agricultores de manera sostenible se venden en más de dos mil tiendas de 18 países bajo el sello de comercio justo. Todo el procesado de ingredientes base se hace en África y el resto de la confección de la barrita en Reino Unido.

El chocolate catado, bueno más que un chocolate es una barrita energética con cacao, es de color marrón oscuro, blando ya que como endulzante solo lleva dátiles que hacen como una pasta junto con el cacao, las almendras y las nueces. Aromas muy dulces a los dátiles, a frutos secos. En boca se ha de masticar ya que por sus características no se deshace solo chupándolo. Es raw, paleo y vegana.
Esta barrita de 40 gramos envuelta en una funda de papel de plástico y metálico decoración en dorados, lleva el sello de Soil Association y el de agricultura ecológica de la UE, la podemos encontrar en vita33.com por 2,25 €.

Dentro de poco seguimos con chocolates que llegan donde la imaginación de sus creadores: con cítricos, jengibre, frambuesa, espirulina, menta, coco… ¡No os los perdáis!

Tags:
Compartir

Tal vez te interese

Orgànics Magazine

El primer magazine on line sobre cosmética natural y ecológica, alimentación consciente, tóxicos, moda sostenible y green attitude de España. Porque la ecología es cuestión de actitud ¿Te unes a nosotras?

Comentarios

avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Orgànics Magazine
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!