Claves para distinguir un cosmético natural o ecológico

Spa Beauty Care Concept. Beautiful Various Products Spa Set for Care. Spa Products View from Above.

¿Alguna vez habéis comprado un champú o una crema creyendo que sería más ecológico porque en la etiqueta pone ‘con ingredientes naturales’? ¿Os encanta entrar en tiendas como Yves Rocher, Bottega Verde, Rituals, Kiehl’s o The Body Shop porque venden productos naturales? ¿Compráis Herbal Essences atraídas por sus componentes naturales y os untáis de cremas Le Pettir Marsellais porque creéis que sus deliciosos productos están hechos como antaño? Pues, al igual que nosotras, habéis sido víctimas del engaño de lo natural. En este artículo os vamos a dar las claves para distinguir un cosmético natural o ecológico de uno que no lo es, y os hablaremos de las marcas que practican el Greenwashing o lavado de cara verde.

Pero ¿es lo mismo natural, ecológico, orgánico, bio y biológico? ¿qué significa que un gel esté hecho en un 95% de ingredientes naturales? ¿cómo diferencio una marca biológica de una que no lo es? ¿qué son los certificados ecológicos?

Esas son algunas de las dudas que nos asaltan a la hora de comprar un producto, sobre todo si hemos leído algo de parabenos, aceites minerales, SLS y SLES y queremos empezar a cuidarnos eligiendo fórmulas más saludables. Atrás quedaron esos tiempos en los que todo con química era mejor y el hombre se maravillaba de poder alejarse de la naturaleza y, embelesado por su poder creador, hacía productos 0% naturales. Pero que lo natural esté de moda también provoca que determinadas marcas se suban a este carro con productos que anuncian a bombo y platillo como naturales cuando llevan la misma química de siempre con algún añadido natural en ínfimas proporciones. En este post intentaremos responder a algunas de estas preguntas de forma clara para que no os tomen el pelo.

Empezaremos hablando de los productos menos naturales para terminar con una verdadera experiencia orgánica (eslogan, por cierto, usado por una de las marcas que más ha explotado lo natural ¡siendo pura química sintética!)

Claves para distinguir un cosmético natural o ecológico
¿Quién no se tomaría un sorbo de estos brebajes con semejante imagen?

En España no hay mucha tradición de consumo de productos ecológicos en comparación con otros países de la UE como Alemania, Francia, Bélgica, países nórdicos…, bien casi toda Europa. Por eso el sistema legislativo español ha sido muy laxo con lo que se podía etiquetar como Bio y lo que no. Las que tengáis un poco de memoria histórica (por la edad más que nada) recordaréis que antes todo era Bio: la leche, los yogures…, todo lo que se quisiera revestir de sano se etiquetaba como Bio. Esto era así por un Real Decreto de 2001 que permitía el uso indiscriminado de las palabras biológico, orgánico, bio y ecológico, incluso en productos hechos con ingredientes transgénicos o tratados con pesticidas químicos. Así, la UE expedientó a España por permitir este uso tan ‘al tun tun’ del término Bio. España cambió su legislación con otro Real Decreto y a partir de 2006 sólo los productos Bio podían ser etiquetados como Bio (bio, biológico, eco, ecológico y orgánico son lo mismo a nivel legal aunque etimológicamente no signifiquen lo mismo).

Pero ¿qué pasa con el término natural?

El término natural designa eso: ingredientes naturales. Hoy en día es muy complicado encontrar cosméticos SIN ingredientes naturales. El agua mismo es un ingrediente natural que está en casi todos ellos (aunque para las certificaciones no cuenta, ¡eh! si no todos los champús y geles serían cosméticos naturales), pero no hay ninguna definición legal que nos indique cuándo podemos hablar de un cosmético natural.

Así, podemos encontrar un gel de ducha al que le hayan puesto el aceite de dos pepitas de uva y una de tomate y ya se puede poner en la etiqueta que lleva ingredientes naturales (¡y no miente!), incluso puede poner que lleva polifenoles y licopeno, una foto de una señora dándose una ducha en una cascada paradisíaca, una foto de una uva y de un tomate y ¡ta chán! gel natural que tenemos.

Eso no quita para que el producto en cuestión lleve Sodium Laureth Sulfate, parabenos, polietilenglicol, y toda la química que quiera el fabricante echarle. Además, si esas dos pepitas de uva o esa semilla de tomate proviniera de la agricultura ecológica podría poner un asterisco y una leyenda que rezara **provenientes de la agricultura ecológica… ¡Y no estaría mintiendo! Pero NO sería un producto ni natural ni ecológico, sino un producto de Greenwashing o lavado verde, ese que practican las marcas que quieren dar apariencia de naturales cuando sus productos están repletos de ingredientes sintéticos.

Si vamos a la sección de perfumería de un supermercado o hipermercado podremos ver un sin fin de productos para el cuidado de la piel (principalmente cremas para el cuerpo, geles y champús) llenos de fórmulas ‘naturales’. Aloe vera, aceite de argán, manteca de karité, jalea real, bayas de Goji, frutos del bosque, mango, aceite de macadamia, lavanda, melisa y romero, té verde… cualquier fruta y verdura nos la podemos encontrar en las etiquetas de la sección de cosmética. Entonces ¿cómo distinguimos lo que es realmente natural de lo que no?

La respuesta parece sencilla, aunque no lo es. Para empezar hay que mirar la composición. En toda formulación cosmética, por imperativo legal, los ingredientes han de ir de mayor a menor concentración. Así, si una crema lleva en primer lugar Aloe Vera o Aloe Barbadensis (su nombre latino) tiene una alta concentración de principios naturales (pero también puede llevar ingredientes sintéticos y tóxicos y, por supuesto, eso no significa que sea ecológico), si por el contrario el aloe vera está justo antes de los parabenos… podéis sospechar de que es más marketing que otra cosa.

Claves para distinguir un cosmético natural o ecológico
Té verde, miel, avena, argán… Natural Honey utiliza el recurso de lo natural como ninguna

Por otro lado, casi todas las marcas llevan los ingredientes descritos en lo que se denomina el código INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos). Este código es internacional y, por supuesto, los ingredientes también van de mayor a menor concentración pero en este caso los ingredientes activos naturales se ponen con su nombre botánico, es decir en latín. El resto puede ir en inglés o en castellano en el caso de productos vendidos en España.

Así que productos con ingredientes naturales… podemos encontrar todas las casas cosméticas del mundo mundial porque todas en mayor o menor medida usan ingredientes naturales… la única guía que nos sirve es el orden en el que están dispuestos los ingredientes para saber cuántos principios activos naturales lleva y su concentración.

Os vamos a poner un ejemplo de la firma Sueca Oriflame. Esta firma presume de ser cosmética sueca natural ¡y así nos la venden! En su línea Nature Bath and Shower podemos encontrar este gel de ducha para piel sensible con mango y yogur. ¿Rico, no? Pero si analizamos su INCI veremos que hay algunos compuestos no muy ‘naturales’.

Oriflame, marca que practica el greenwashing

Una regla muy sencilla para saber si estamos ante un cosmético bueno o con tóxicos es esta: evitar todo lo que acabe en -ETH y los PEG-. Aquí vemos de todo un poco. Pero ¿por qué evitarlas? porque esas sustancias han llevado un proceso de etoxilación, es decir, han sido sometidas a un proceso con Óxido de Etileno y pueden tener como ‘impurezas’ tanto el propio Óxido de Etileno como 1,4-Dioxano (ambos ingredientes prohibidos en la Unión Europea por su demostrada actividad carcinogénica ¡pero como ingredientes no como impurezas!).

El otro ingrediente muy preocupante es conservante 2-Bromo-2-Nitropropane-1,3-Diol… cuyas impurezas son nada más y nada menos que formaldehído y nitrosaminas (¿os acordáis de la polémica con los productos Deli Plus?, pues era por las dichosas nitrosaminas).

Todos estos ingredientes, sobre todo el 2-Bromo-2-Nitropropane-1,3-Diol han sido calificados por la EWG como altamente peligroso (tengo un post pendiente, pero os lo resumo mucho mucho: EWG es una organización sin ánimo de lucro que cuenta con una amplísima base de datos de ingredientes cosméticos y te dicen el índice de peligrosidad de los mismos (del 1 al 10), la cantidad de informes que hay sobre este ingrediente y quién ha publicado los informes). No es la panacea, pero es uno de los mejores.

El engaño de lo natural 7
 

Otra página en la que nos apoyamos para ver los ingredientes es laveritesurlescosmetiques. En ella se califica así este ingrediente:

El engaño de lo natural 8
 

Y teniendo en cuenta que estas son las notas…

El engaño de lo natural 9
 

Poco más podemos decir.

¡Ah! sí ¿y el yogur y el mango? Pues detrás del 2-Bromo-2-Nitropropane-1,3-Diol. Muchos de vosotros pensaréis «bueno, la menos no lleva parabenos» ¡si el 2-Bromo-2-Nitropropane-1,3-Diol es un conservante mucho peor!

Con lo que queremos que os quedéis es con el uso que se hace del marketing. Una firma que dice que su cosmética es natural… y sueca ¡cuándo han hecho algo malo los suecos! Segundo tenemos una línea que se llama nature bath and shower y tercero es un gel para pieles sensibles con mango y yogur. Y aún nos dicen que el mango hidrata y el yogur suaviza y alivia ¡pero si están en proporciones inferiores al 0,1%!

¿Que cómo lo sabemos? Pues mirando el límite que la UE establece para el 2-Bromo-2-Nitropropane-1,3-Diol cuyo tope es del  0,1%, y según el INCI, como el mango y el yogur van detrás… Pues eso, 0,4ml como máximo por bote. Ale a hidratarte, suavizarte y aliviarte…

Dos cosas he de decir en descargo de Oriflame. Una, que los ingredientes son totalmente legales y lo que está prohibido son esas ‘impurezas’ usadas como ingredientes, sólo que en cosmética ecológica SÍ están totalmente prohibidos por eso mismo: porque pueden liberar esas impurezas nada deseadas (que vienen a ser como los daños colaterales pero qué queréis que os digamos, nosotras no nos la jugamos).

Dos: que publique el INCI de los ingredientes en su web es un ejercicio de transparencia que ya nos gustaría en otras empresas. En la mayoría de páginas web de cosmética sólo se pone las virtudes de lo que lleva y se oculta el INCI deliberadamente, así que esto les honra. Seguramente podríamos haber encontrado miles de productos iguales en otras webs de cosmética ‘natural’, pero es difícil encontrar empresas que publiquen el INCI.

Body Shop, marca del gurpo L'Oreal, practica como ninguna el Greenwashing
Body Shop, marca del gurpo L’Oreal, practica como ninguna el Greenwashing

Bueno, después de este enorme paréntesis os resumimos: «leed la etiqueta». Ahora sabemos un poco más cómo distinguir los productos ‘naturales’ y si sus etiquetas llevan más literatura o más ingredientes naturales. Pero, ojo, que lleven muchos ingredientes naturales y en altas concentraciones no significa que no lleven ingredientes sintéticos ni, por supuesto, que sean ecológicos.

De hecho cuando comenzamos a hacer la canastilla para Leo, empezamos a buscar cosmética natural y ecológica y dimos con un gel con un 95% de ingredientes naturales. No llevaba parabenos. Nos pareció genial y compramos toda la línea. Sin embargo ese 5% restante albergaba toda clase de ingredientes tóxicos que no queríamos en su piel ni en la de nadie. La marca se llamaba Corinne de Farme.

Marcas que usan ingredientes sintéticos como base

Normalmente las marcas que se anuncian como naturales en la televisión no son más que marcas que usan como base ingredientes sintéticos baratos como aceites minerales y siliconas, y lo complementan con extractos naturales en concentraciones ínfimas que, curiosamente, son esos extractos los que le dan nombre a sus productos y líneas.

Estas marcas son The Body Shop, Yves Rocher, Kiehl’s (con inexplicables productos llenos de química junto con otros 100% naturales, con sello Ecocert y todo), L’Occitane, Lush, Apivita, Korres, Rituals… y otras de alta cosmética como Clarins, Decléor o Darphin.

Algunas de ellas incluso tienen líneas Bio certificadas (esas líneas no contienen siliconas ni aceites minerales, por supuesto) y con eso van cubriendosu expediente bio. Eso sí, invierten muchos millones de euros en que sus tiendas exhalen ecología y naturalidad por todos los poros, con el uso de madera, fotos de naturaleza, verde por toda parte, cestos de mimbre decorando, ramos de lavanda… y todo lo que nos induce a pensar que estamos en un pedacito de la provenza donde cuidadosas manos han recogido las plantas de las que se nutren estos cosméticos… ¡pues va a ser que no!

En descargo de marcas como Clarins, por su lado, tiene aceites 100% vegetales, como el de loto o el de orquídea, y unos estrictos estándares de calidad que incluyen el uso de principios naturales en abundancia (pero también mucha química en algunos)o Decléor y Darphin, diremos que no presumen de ser marcas naturales, incluso tienen productos cien por cien naturales como los aceites de Darphin.

Después de estas marcas, continuamos avanzando hacia una cosmética más natural con firmas como Amie, Keims, Mamamio, Cosmetics by Linda Nicolau y un largo etcétera de marcas que usan como base los ingredientes naturales pero que se sirven en pequeñas dosis y en algunos productos de algunos ingredientes sintéticos (y tóxicos) para un mejor acabado de los mismos. Para nosotros esos resbalones son una lástima, porque por un lado despista a los consumidores y, por otro, resta credibilidad a sus marcas

 

Pero, hasta el momento, ninguna de estas marcas es ecológica (aunque alguna de ellas tenga líneas 100% ecológicas como la de bebés de Apivita), es decir, sus métodos de producción son los tradicionales y los productos que usan no están etiquetados como orgánicos.

Nos explicamos. Pueden ser productos 100% naturales porque no contienen ingredientes de síntesis, pero esos productos naturales han sido tratados con pesticidas químicos o pueden ser OGM (Organismos Modificados Genéticamente)… Una vez más… sí, tenemos que seguir leyendo.

Vale, pero si estos productos no son bio, entonces ¿qué es una marca ecológica?

Una marca ecológica, biológica u orgánica, más conocida como Bio u Eco a secas (En Europa todos son sinónimos dado que no hay legislación que los diferencie), es aquella que utiliza para la producción de sus productos un método de producción ecológica. De acuerdo con el Reglamento (CE) no 834/2007 del Consejo de 28 de junio de 2007 sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) no 2092/91 (ese que permitía llamar Bio a casi todos los productos y por el que la UE nos regañó) “la producción ecológica es un sistema general de gestión agrícola y producción de alimentos que combina las mejores prácticas ambientales, un elevado nivel de biodiversidad, la preservación de recursos naturales, la aplicación de normas exigentes sobre bienestar animal y una producción conforme a las preferencias de determinados consumidores por productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales. Así pues, los métodos de producción ecológicos desempeñan un papel social doble, aportando, por un lado, productos ecológicos a un mercado específico que responde a la demanda de los consumidores y, por otro, bienes públicos que contribuyen a la protección del medio ambiente, al bienestar animal y al desarrollo rural”.

De aquí sacamos varias ideas que conforman la base de lo que es un producto ecológico: preservación de los recursos naturales, bienestar animal, productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales.

Matarrania, cosmética ecológica Made in Spain
Matarrania, cosmética ecológica Made in Spain

Y hablando de cosmética en particular, es aquella cuyos ingredientes proceden de explotaciones ecológicas, orgánicas o biológicas, basadas en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) logrando de esta forma obtener productos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada.

No usan químicos sospechosos de ser tóxicos (no sólo en el INCI de sus productos, sino que si llevan aceite de almendras dulces, garantizan que esos almendros no han sido tratados con pesticidas y que no son almendras transgénicas), no llevan siliconas, ni parabenos, ni PEG’s, ni aceites minerales, ni perfumes de síntesis ni colorantes artificiales, no son testadas en animales y muchas de ellas son veganas (no utilizan ningún derivado animal, ni huevos, ni leche, ni miel), mientras que las no veganas aseguran el bienestar animal de sus ingredientes que, por supuesto, también han de ser ecológicos.

Aquí queremos hacer un alto, ya que el hecho de que un producto sea apto para veganos significa que no se ha usado ninguna materia prima animal, ni grasas animales, ni colorantes como el rojo cochinilla, ni han sido testados, ni tienen derivados lácteos, miel, lanolina, cera de abejas… No sólo no usan materias de animales sacrificados en sus productos, sino tampoco aquellas que ‘fabrican’ los mismos y para los que no se ha sacrificado ni se ha provocado sufrimiento alguno a los animales (miel, cera virgen, propóleo…) Esto a veces confunde porque las personas piensan que apto para veganos significa ecológico y NO.

Hay cosmética 100% sintética y vegana, nada ecológica, con el sello del conejito y que, lamentablemente, su producción hace más daño al medio ambiente con sus tóxicos ingredientes que muchos productos ecológicos en los que se usa leche de burra, propóleo, cera o miel (no los que llevan cochinilla que supone el sacrificio animal, por supuesto). Pero ser veganos, son veganos.

Asi que veganismo no es sinónimo de ecología. De hecho alberga muchas trampas de las que os hablaremos en otra ocasión…

 

Todo esto nos lleva a hablar de los certificados ecológicos que no son más que una maraña casi imposible de descifrar…

La cosmética natural y ecológica certificada

Si bien la UE tiene un sello ecológico que se aplica a los geles y champús (y a la ropa, los detergentes, las maderas, los ordenadores, la hostelería, vamos a casi todo…), en España este sello está más asociado a la ropa de algodón orgánica y a los detergentes que a la cosmética. Podéis ver el listado de empresas cosméticas que tienen esta etiqueta (tenéis que poner el país y el tipo de producto para que os salga el listado completo).

Pero, en el seno de la UE, no hay ninguna ley que obligue a las empresas que producen productos naturales o ecológicos a certificar éstos, de hecho hay muchas casas de cosmética ecológica que no certifican todos sus productos. Esto es así porque en el seno de la UE no hay ni una normativa única ni un certificado único para cosmética más allá de la Ecolabel (y con criterios bastante generales), por lo que se ha dejado en manos de empresas privadas la certificación.

Es un poco como que una empresa cumpla con normas ISO de AENOR (una empresa certificadora independiente), no sólo da prestigio sino que asegura a los clientes y proveedores que esa empresa cumple con unos requisitos medidos y evaluados por un ente ajeno a la propia empresa y que son idénticos para todas. Pues lo mismo con los sellos ecológicos. Nosotras siempre leemos los ingredientes, pero para empezar cuando veas un sello de una certificadora ¡ya sabes a qué atenerte!…, porque ya sabemos lo que NO nos vamos a encontrar en ese producto y lo que SI nos vamos a encontrar. El problema viene cuando proliferan los sellos con diferentes exigencias, cada país decide establecer su propio estándar ecológico y determinadas grandes empresas como Carrefour se montan su propio sello de calidad ecológica ‘because i worth it’.

Todo esto, lejos de ayudar al consumidor, lo desalienta, ya que los sellos europeos tienen estándares similares, pero si los comparamos con los australianos o los de EE.UU., la cosa cambia.

Si quieres saber más de estos sellos puedes leer nuestro artículo sobre sellos ecológicos.

nosotras1squared

Suscríbete y recibe nuestra para llevar cuando hagas tus compras

Quizá también te interese…

avatar

  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Verónica
Verónica

Jooooooooooo!! Había usado un champú sólido de Lush que me había ido taaaaan bien! El pelo me duraba limpio mucho y me lo lavaba casi por costumbre q por necesidad, pues se veía impecable. Ayer fui a reponerlo y…. lleva SLS!!! Nooooo!!! Yo que pensaba que me había ido tan bien porque no llevaba ninguna porquería! Aunque el resto de ingredientes eran mejores pero no lo compré. Y ahora estaba usando uno bio que es un poco chufli y no sé qué hacer. De entre los ingredientes «malignos» (como les llamo yo, jejeje), es tan malo el SLS para evitarlo… Leer más »

sinkira
sinkira

Saludos. Tú análisis es muy útil como pocas cosas en la web. Yo consumo oriflame y estoy investigando. El producto que mencionas ya ha sido descontinuado, por lo menos para mi país y que gusto!!!! Espero así haga con muchos otros que le conozco, pero sólo déjame darte las gracias por tu artículo bien elaborado, que la calidad sueca va en su espíritu y se que hace más de 40 años que surgió, no nació siendo 100% natural por eso espero que no tarde nada en producir todas sus líneas con Real naturaleza. Por último quisiera que oriflame te lea… Leer más »

Nuria
Nuria

Hola!!! Me encanta que nos informes, gracias. Necesito saber que marca de gel y champú tengo que comprar para mi hijo de 8 años y quedarme tranquila y para mi también, de los que hay en los supermercados ¿cual es el menos nocivo?porque entiendo que son los menos orgánicos, mas barato menos productos naturales, pero no puedo permitirme comprar otra cosa y me da miedo comprar deliplus, a mi hijo le compro champú Johnson y gel voy provando y para mi ya no se que comprar, necesito un champú para el cabello tintado. Gracias.

Marlen
Marlen

hola, que opinas de la marca simply organic? saludos

MCruz
MCruz

me gustaria saber si lo del bromo-nitropropane-diol, hay otra forma de decirlo?
porque he estado leyendo los ingredientes y tengo un gel que lo lleva, pero claro, puedo usar otro pensando que no, y lo lleva tambien pero con otro nombre :S
Bueno, para estar bien segura de lo que lleva es el que uso ahora, que lo hice yo, con aceites.

Mary
Mary

Hola!!!m tienes razón con muchas cosas. Una de las marcas que nombras y yo utilizo es darphin, nunca me ha fallado y cumple lo que promete. Mi piel es muy sensible y en cuanto hay química por medio, la hemos fastidiado!!!. Así que con Darphin y Origins tengo mi piel en buenas manos!!

Yolanda Isabel Hurtado Garcia
Yolanda Isabel Hurtado Garcia

pues acababa de comentar pero no veo ni que esté pendiente de moderación, te decia que genial el post que has hecho y que no soy de leer mucho las etiquetas pero se agradece que lo compartas con nosotras, para saber con que marcas podemos sentirnos más tranquilas

Yolanda Isabel Hurtado Garcia
Yolanda Isabel Hurtado Garcia

pedazo de post explicandonos todo te has marcado, mira que yo no me suelo leer las etiquetas, pasa como con los medicamentos que si pones a leer no te los tomas, jejeje, pero está genial qué marcas podemos consumir más tranquilas, muchas gracias por compartir…besos

istara
istara

nina, me quito el sombrero. FELICIDADES!

Imma Le
Imma Le

me encanta herbal essences

Mygdonia
Mygdonia

Fantástico post! Compartido!

maria dolores
maria dolores

Como siempre desde que sigo tus posts te superas 🙂
Muy interesante, aprendemos mucho, de ahora en adelante leeré más las etiquetas de lo que compro. Un saludo

Ana
Ana

¡Hola! Acabo de descubrirte gracias a MissBio y ya estoy encantada de conocerte 🙂 Un post muy detallado. Como dije en una de mis entradas, descifrar lo que está delante de nuestros ojos requiere una lucha constante y yo estoy metida de lleno en la interpretación de las etiquetas desde hace tiempo: primero le tocó al SLS, luego al SLES y 1,4 Dioxano y ahora estoy inmersa en los parabenos. Como bien dices, investigar este tipo de sustancias y cómo funciona la industria es costoso y casi no tengo tiempo de mirar marca por marca. Me has venido de perlas… Leer más »

María Monedero
María Monedero

Aprendo un montón contigo 🙂 Qué bien currado… yo que aún estoy empezando en esto agradezco muchísimo el esfuerzo. Y cuánto me queda por aprender… siguiendo tu blog seguro que voy por el buen camino 🙂

deborah
deborah

Gracias por aclararnos un poco las cosas.
Y menudo post más currado, otra vez gracias!!

NeroBeauty
NeroBeauty

Nina, Desgraciadamente tanto en el mundo de la cosmética, como en todo lo demás, no es solo el marketing de las empresas lo que nos engaña, también nos engañamos nosotros mismos.El mundo se ha convertido en un sitio muy cómodo» y cómo tal, no nos molestamos en saber que es lo que está pasando a nuestro alrededor. Si la gente supiera como funcionan las grandes cadenas de supermercados, tiendas de ropa, empresas cosméticas, etc, etc, nos avergonzaríamos por ser los «títeres» de la industria. Falta mucha información Nina, y me alegro que tú seas de las pocas que pone los… Leer más »

Marta
Marta

Interesantísimo este nuevo post. No he podido dejar de leerlo hasta el final.

Miss Bio
Miss Bio

¡Bravo, Nina!
Aquí va mi felicitación, lo he gritado por los 4 tejados, pero no me canso!

DazaNatura Cosmética Natural
DazaNatura Cosmética Natural

Hola Nina,

Una vez más, excelente artículo. Gracias por darnos INFORMACIÓN! Con información, conocemos y por la tanto tenemos la oportunidad de despertar la consciencia.
Yo siempre le digo a una clienta que me pregunta: «yo uso la marca X, ¿es buena?… Y lo que le contesto es que a mi me da igual que se llame «Lo», «Ga» o «Es» ni que cueste 50,100 o 200 €, enseñame su composición y te diré…

Un abrazo
Natalia Daza

1 2 3 12
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!