Toma nota de esta efectiva cosmética ecológica para pieles con manchas

Portrait of young beautiful girl smiling with closed eyes touching face over white background. Facial treatment. Beauty cosmetology and skincare. Copy space.

Hoy os vamos a hablar de una rutina cosmética ecológica para pieles con manchas, marcas, arrugas o acné. Nuria, la farmacéutica que hay detrás de la marca ecológica madrileña Münnah, nos dijo que se trataba de una rutina perfecta para eliminar manchas. 

Pero qué va. Es perfecta para muchas otras cosas. 

Como siempre el INCI y la prueba en nuestra propia piel nos ha dicho mucho más de lo que cualquier descripción cosmética nos pueda decir. Y, en ese sentido, las palabras de la marca se quedan cortas.

Os detallamos esta rutina ecológica para pieles con manchas que va mucho más allá de unos productos enfocados a eliminar manchas y que, además, tienen propiedades aromaterapéuticas. Pero vamos al lío que hay mucho que contar. 

Micelar de Münnah

Como su nombre indica, se trata de un agua micelar, que es el primer paso de esta rutina cosmética ecológica para pieles con manchas. Gracias a su fórmula con un solo producto limpias, tonificas, hidratas y nutres la piel.

Un producto muy concentrado para dejar la piel perfecta, así no necesitas usar más productos para tu rutina diaria, con este primer paso tienes mucho avanzado 😉 En verano no hemos necesitado nada más que el último producto del que os vamos a hablar, pero en otoño, cuando queremos una acción antimanchas más pronunciada, incluimos dos pasos más. 

Sí es cierto que los productos Münnah son muy concentrados y, por ello, muy aromáticos. Münnah no usa agua en sus compuestos, la fase acuosa se sustituye por hidrolatos. En el caso de esta micelar se ha sustituido por hidrolato de azahar, uno de nuestros preferidos, seguido del aloe vera y el hidrolato de hamamelis. 

El aloe vera hidrata, nutre y regenera la piel, mientras que el hamamelis es una de las plantas más interesantes para las pieles dañadas, así como el hidrolato de manzanilla, otra de las aguas florales más adecuadas para las pieles delicadas.

El hidrolato de ciprés, gran tonificante, pone el punto final a este cuarteto de hidrolatos.

El perfil lipídico del agua micelar, lo ideal es tener agua + grasa + un agente lavante, lo aporta el aceite de rosa mosqueta, el mejor para tratar las pieles maduras, sensibles, fatigadas, con marcas…, el aceite esencial de árbol de té, un gran bactericida, y los aceites esenciales de naranja y geranio. 

Estos aceites esenciales, junto con el hidrolato de azahar relajan la piel y la mente, convirtiendo la rutina cosmética en un auténtico placer. 

Por último, el surfactante elegido es el Decyl Glucoside, uno de los más suaves, derivado del aceite de coco. En Münnah han elegido este suave agente limpiador para que no sea necesario enjuagar el rostro.

Con una pequeña cantidad de producto es suficiente para limpiarlo y si quieres que la piel quede de lujo, nada como hacerlo con los discos desmaquillantes reutilizabas de algodón bio que tiene Münnah. Son taaan suaves…

La piel queda muy limpia y suave. Nos encanta. Y el maquillaje lo retira que da gusto. Eso sí, para el contorno de ojo nos parecía un poco intenso y lo solucionamos añadiendo unas gotitas de agua en el algodón ¡perfecto! Es que es tan concentrado… 😉

El precio de esta agua micelar es de 29 euros y, de verdad, que no necesitas más que unas gotas, ya que cunde muchísimo al ser tan concentrado ¡ni se te ocurra empapar todo el disco de algodón!

Ingredientes: Citrus aurantium amara flower water* (Hidrolato de flor de azahar), Aloe barbadensis leaf juice*(Aloe vera), Hamamelis Virginiana water*(Hidrolato de hamamelis), Santolina Chamaecyparissus water*(Hidrolato de manzanilla), Cupressus sempervirens leaf water*(Hidrolato de ciprés), Decyl glucoside (azúcar del coco), Rosa canina oil*(Aceite de rosa mosqueta), Melaleuca alternifolia leaf oil*(aceite esencial de árbol de te), Citrus Aurantium Peel Oil Expressed (aceite esencial de naranja), Pelargonium graveolens oil (aceite esencial de geranio), Sodium benzoate, Potassium Sorbate, Lactic acid

Luz de Münnah

Hay veces que pruebas una crema y te enamora. Probamos esta crema hace mucho tiempo y ahora, al volverlo a hacer para escribir la review, es como si hubieras estado buscando algo desde hace tiempo y lo acabaras de encontrar.

Su aroma es realmente adictivo. Eso sí, es un aroma potente, muy exclusivo. Incluso al principio puede parecer excesivo. Pero al aplicar el producto en el rostro (y eso que no somos de productos aromáticos en la cara), es como un bálsamo relajante.

Y eso es porque no es lo mismo añadir un aroma a una crema que añadir aceites esenciales con propiedades terapéuticas a una crema.

Su aroma intensamente floral con un punto balsámico viene dado por el hidrolato de azahar y el extracto de jazmín, dos flores muy aromáticas y con propiedades calmantes que hacen de esta rutina cosmética ecológica para pieles con manchas, con acné o con marcas, un placer absoluto.

Junto con estos aromas florales, el punto balsámico de la jara, una planta con propiedades antioxidantes y relajantes que Münnah utiliza en muchas de sus formulaciones y que, además, es astringente y ayuda a las pieles a calmarse y equilibrarse. 

Pero este complejo aroma aún tiene más acentos, como el cítrico aportado por el aceite esencial de limón y el herbal, que viene de la mano de la manzanilla, la salvia y el romero.

La parte grasa de esta espectacular crema la compone una mezcla de aceites muy equilibrada: rosa canina, albaricoque, jojoba, argán, germen de trigo, onagra y manteca de cacao que le aportan una textura cremosa y delicada. Todo ello se compensa con un alcohol graso para aligerar y emulsionar la fórmula, así como vehiculizar los extractos.

Esta mezcla de aceites aporta un perfil lipídico impresionante a la crema, con una cantidad de vitaminas como la C, A y E, principalmente, pero también muchos ácidos grasos esenciales, como los Omegas 3, 6 y 9.

Os hemos hablado muchas veces de la necesidad de alimentar nuestra piel con grasas, concretamente con ácidos grasos, ya que estos nos pueden ser sintetizados por nuestro organismo y necesitamos su aporte a través de la alimentación, pero también a través de la piel. Durante muchos años se ha privado a las pieles mixtas y grasas de ingredientes grasos con fórmulas oil free.

Sin embargo, los ácidos grasos son fundamentales para crear nuevas células, ya que son parte esencial de la membrana celular y de su presencia depende la calidad de esa membrana ¡tienen un papel vital!

Pero aún hay más. Diversos estudios han mostrado la utilidad de estos aceites grasos para la piel acnéica, así que si tiene la piel con acné no digas no a los aceites, di sí a los de perfiles con omega más altos, como el aceite de almendras, de jojoba, argán, rosa mosqueta o la manteca de karité. Además de eso, estos ricos aceites contribuyen a equilibrar las pieles con psoriasis, dermatitis o eccema. A estas pieles ayuda mucho uno de los extractos que más nos gustan en cosmética ¿sabéis cuál? El de regaliz. 

En cada formulación para pieles dañadas, ahí está la regaliz. Desde que empezamos a hablaros de productos ecológicos ha sido una constante. Y los estudios sobre su utilidad para la piel son muchísimos. Y es que sus propiedades son tantas que podríamos hacer un tratado sobre este ingrediente que es antiviral y bactericida, antioxidante, antiinflamatorio, antiacnéico, calmante, blanqueante… Parece que casi cualquier propiedad buena para la piel la tiene este extracto tan potente.

Junto con él otro de los que más nos gusta: la centella asiática, también llamada hierba del tigre por el uso que estos felinos hacen de ella para sanar su piel.

De hecho, su efecto es tan potente que se usa en las cremas antiestrías más importantes del mundo, incluso las convencionales. Pero no solo eso, ya que estamos ante otro de los ingredientes más alucinantes de la cosmética.

La centella asiática contiene saponinas, una de ellas es el madecassoside, que ha sido asociado con múltiples actividades beneficiosas para la piel, entre las que se encuentran su potencial antiinflamatorio y antiacnéico. Además mejora la hidratación de la piel al aumentar las acuaporinas y la secreción de hialuronato (ácido hialurónico) en los fibroblastos dérmicos (de ahí su poder antiage y antiestrías). Asimismo, este mismo poder reparador ayuda a las pieles con heridas y quemaduras a acelerar su curación.

Y podríamos seguir hablando de las propiedades de todos y cada uno de los ingredientes de esta crema, ya que todo lo que hay en el INCI tiene una parte activa, no hay rellenos, no hay ‘crema base’ a la que luego se le ha añadido una gota de esto y otra de lo otro. No. Cada uno de los ingredientes tiene un por qué, una función muy concreta. 

La formación de Nuria y sus especializaciones se nota en cada una de las formulaciones. Cremas potentes, concentradísismas y que la piel absorbe y gestiona rápidamente. Es como comer una comida consciente, cocinada como Dios manda, eligiendo los nutrientes e ir a un fast food. No hay color… La piel se nota nutrida, profundamente hidratada, luminosa y bella.

El precio de esta exquisita (y adictiva) crema Luz de Münnah es de 49 euros el tamaño de 15ml, pero también puedes probar el tamaño de 5ml por 16,50 euros en la web de la marca Münnah. Te aseguro que da para muchos días ¡son productos muy concentrados!

Cistus ladaniferus leaf/stem water*, Citrus aurantium amara flower water*, Aloe barbadensis leaf juice*, Rosa canina fruit oil*, Prunus Armeniaca kernel oil*, cetearyl alcohol, Simmondsia chinensis seed oil*, Argania spinosa kernel oil*, Triticum vulgare germ oil*, glycerin*, water, Oenothera biennis oil*, Theobroma cacao seed butter*, cetearyl glucoside, Centella asiatica extract*, Glycyrrhiza glabra root extract*, Chamomila recutita flower extract*, citrus limon peel oil*, apium graveolens seed oil, Rosmarinus officinalis leaf oil*, salvia lavandulifolia leaf oil*, cistus ladaniferus leaf oil*, jasminum grandiflorum extract, tocopherol, sodium benzoate, potassium sorbate, squalene, beta-sitosterol, dehydroacetic acid, benzyl alcohol, citral**, limonene**, linalool**, geraniol**, eugenol**, citranellol** (*) Ingrediente ecológico certificado. (**) Componente natural presente en los aceites esenciales

Sol color de Münnah

Ya os hemos hablado de los maravillosos solares de Münnah. Este año, la marca ha querido dar un paso más y ha sacado su crema facial solar con color. No es una solar con color destinada a aportar color a la piel y proteger del sol. Eso para Münnah sería muy sencillo. A Nuria le gustan los retos más grandes. Por eso esta crema facial solar con color contiene algunos de los potentes extractos de Sol de Münnah y otros más enfocados a proteger la piel de los daños nocivos del sol. 

En su fórmula vemos en primer lugar del INCI el aloe vera. Un ingrediente con altísimas propiedades hidratantes para la piel: la Lavanda, la manzanilla, la manteca de karité, la manzanilla, la regaliz… Münnah aprovecha muchos de los principios activos que le dan las características alucinantes a su Luz de Münnah e incorpora otros como el aceite de semilla de frambuesa que está, nada más y nada menos, que en segundo lugar de la composición. 

Se trata de uno de los ingredientes más importantes para proteger la piel del sol y de los daños de los rayos UVB, además de tener una importante actividad antiinflamatoria. Junto con este potente ingrediente, el óxido de zinc otorga una gran protección solar, además de ser un aliado maravilloso de las pieles con dolencias. Por eso es uno de los ingredientes minerales que más vas a encontrar en las cremas de pañal.

Nos encanta el acertadísimo color de este producto, ya que nos va perfecto a nosotras que tenemos la piel muy blanca con sub subtono amarillento, ideal para el verano cuando cogemos un punto de color. Si tu piel es muy blanca puedes mezclarlo con la crema facial con protección solar sin color de la marca y obtener así un tono más suave y personalizado.

No aporta nada de grasa a la piel y el color se funde con nuestra piel. Nos encanta. A lo largo del día si hemos notado durante el verano un poco más de grasa, pero con unos polvos matificantes se soluciona sin aportar peso, ya que solo precisa unos ligeros toques. 

El precio de este producto es de 35,90 euros en la web de Münnah y, como siempre, tienes la mini talla por seis euros para probar si es para ti o no 😉

Ingredientes: Aloe barbadensis leaf juice* (aloe vera), Rubus idaeus seed oil*(aceite de semilla de frambuesa), Lavandula angustifolia Flower water* (hidrolato de flor de lavanda), Santolina Chamaecyparissus water* (hidrolato de manzanilla santolina), Zinc oxide, Cetearyl alcohol, Sesamum Indicum Oil* (aceite de sésamo), Helianthus Annuus Seed Oil* (aceite de girasol), Theobroma Cacao Seed butter* (manteca de cacao), Butyrospermum parkii* (manteca de karité), Chamomilla recutita flower extract* (extracto de manzanilla), Glycyrrhiza glabra root extract* (extracto de regaliz), Cetearyl glucoside, glycerin* (glicerina vegetal), water, Xanthan gum, Lavandula angustifolia oil* (aceite esencial de lavanda), Pelargonium Graveolens oil (aceite esencial de geranio), tocopherol (del aceite de girasol), sodium benzoate, potassium sorbate, squalene (del aceite de girasol), beta-sitosterol (del aceite de girasol), dehydroacetic acid, benzyl alcohol, CI77491, CI77492, CI77499

Sérum Luz de Münnah

Pero si hay un producto de esta marca que está concentrado es este. Se trata del sérum que compone el último paso de esta rutina cosmética ecológica para pieles con manchas, y es tan concentrado que desde Münnah nos recomiendan usarlo solo en las zonas afectadas. 

Se trata de un producto muy concentrado en activos blanqueares y regenerares, como el aceite esencial de limón, la salvia, el apio o la regaliz. No se recomienda su uso de día ya que su contenido en estos ingredientes es alto y el aceite esencial de limón tiene una doble faz. Por un lado elimina de forma muy eficaz las manchas y aclara la tez pero, al mismo tiempo, es fotosensible, por lo que solo debe usarse de noche.

Junto con estos activos, el ácido glicólico promueve una renovación celular idónea, de hecho es uno de los ingredientes más usados en los feelings. Pero no solo eso, el ácido glicólico tiene efectos antiinflamatorios y fotoprotectores contra la radiación UVB en los queratinocitos.

Lo cierto es que este sérum es de todo menos ordiario. Su textura en gel-crema es una maravilla que nos permite extenderlo cómodamente por la piel. Si lo aplicas en las zonas afectadas solo necesitas un pump para todo el rostro, así que te va a durar una vida entera.

El aroma de este producto es curioso, antiguo, empolvado y floral. No diremos que es el aroma que más nos gusta de la marca, pero su textura y los resultados son tan excepcionales que le hemos cogido el gusto enseguida. El precio de este sérum concentrado Luz de Münnah es de 39 euros.

Composición: Citrus aurantium amara flower water*, Aloe barbadensis leaf juice*, Rosa canina fruit oil*, Prunus Armeniaca kernel oil*, cetearyl alcohol, Simmondsia chinensis seed oil, glycerin*, water, Glycyrrhiza glabra root extract*,  cetearyl glucoside, citrus limon peel oil*, apium graveolens seed oil, Rosmarinus officinalis leaf oil*, salvia lavandulifolia leaf oil*, Jasminum grandiflorum extract,  sodium benzoate, potassium sorbate, glicolic acid (*) Ingrediente ecológico certificado. Componente natural presente en los aceites esenciales: citral, limonene, linalool, geraniol, eugenol, citranelol.

Como podéis ver, este tratamiento no solo es apto para pieles con manchas, sino que los principios activos de estos productos lo hacen idóneo para tratar pieles delicadas (excepto el sérum por su contenido en ácido glicólico), para procesos inflamatorios, para el acné, las manchas y los signos de la edad.

Una rutina cosmética ecológica para pieles con manchas, marcas, arrugas o acné que nos ha enamorado desde el primer momento. Si tu piel te piel auxilio, Münnah es el tratamiento que necesitas.

Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
error: El contenido esta protegido!