Essabó, los jabones zero waste y ecológicos de la empresa centenaria Jabones Beltrán

En Orgànics Magazine presumimos de informar sobre tóxicos sin sesgos. De dar información sobre marcas y productos, como los jabones zero waste y ecológicos,  lo más imparcialmente posible.

Pero no es cierto.

Orgànics Magazine está compuesta por seres humanos, en concreto dos personas, y tenemos nuestro corazoncito.

Y la marca de la que os vamos a hablar ahora está arraigada en nuestra vida desde hace muchos años, y eso pesa. Conocemos Jabones Beltrán de toda la vida. Sus jabones de limpieza se han usado mucho en casa y su línea ecológica Biobel, para el hogar la hemos usado mucho para lavar la ropa desde que nos pasamos al lado bio de la vida.

Así que cuando supimos que iban a sacar una línea de jabones faciales y corporales ecológicos no pudimos ponernos más alegres. Porque la artesanía jabonera es algo que se está perdiendo. Y es tremendamente bella. Es magia, es una lección de química condensada en cada pastilla, es casi alquimia.

Si nunca has hecho jabón quizá no entiendas de lo que hablamos, pero si alguna vez has juntado aceite con agua y sosa cáustica y has producido tu propio jabón, podrás entender la magia que esconde elaborar jabón.

Y esa magia se está perdiendo, y con ella uno de los oficios más bonitos y antiguos de España.

Por suerte, Jabones Beltrán no solo conserva esa tradición, sino que hace gala de ella. Una tradición donde las manos artesanas aún cuentan, donde el corte de los jabones se hace a mano, donde se intuye las historias que podrían contarnos las herramientas que usan, donde se une sin discusión el pasado con el futuro.

Porque con Essabó esta casi centenaria marca ha logrado unir sus décadas de conocimiento con las exigencias del público del siglo XXI, certificando sus jabones y haciendo unas pastillas que, además de tremendamente hermosas, tienen una relación calidad precio fuera de serie.

Hablamos con Mara, bisnieta del fundador, que nos cuenta más sobre la historia de esta empresa.

Mara, ¿Cómo nace Jabones Beltrán?

En 1922, en Chert, pueblo de Castellón, tres hermanos junto con su padre deciden montar una fábrica de jabones, un producto de primera necesidad para la limpieza e higiene. A pesar de la multitud de fábricas de jabón que había en la zona por aquel entonces, Mariano Beltrán (así se llamaba la empresa en sus inicios) destacó desde los inicios por su calidad y se consolidó como importante fabricante de jabones sólidos y blandos.

En un momento dado, las marcas de jabón se vuelven marcas SinDet y empiezan a añadir ingredientes químicos sintéticos y tóxicos a sus productos.

¿Por qué Jabones Beltrán no se subió a ese carro sintético?

Es verdad que con la aparición de la lavadora alrededor de los años 50-60 la mayoría de fábricas de jabón centraron sus producciones en la detergencia, más fácil y económica de producir que el jabón tradicional. Pero nuestro bisabuelo, que era un enamorado de su jabón, decidió seguir fabricando el jabón pero adaptándolo a las necesidades de cada momento (escamas, polvo, líquido) para su uso en lavadora. Esta decisión marcó la trayectoria de la empresa y supuso nuestra diferenciación y continuidad en el tiempo, hasta nuestros días, siendo en breve empresa centenaria.

En la actualidad seguimos especializados en la jabonería tradicional, adaptando los productos en diferentes formatos y para diferentes usos (cosmética, limpieza, o tratamiento de plantas).

¿Qué significa ser un maestro jabonero? ¿Hacer jabones tiene secretos?

A mi padre y mis tíos (actuales propietarios de la empresa y productores de todos los jabones que hacemos) no les gusta esta expresión, pero realmente lo son. El jabón es un producto cosmético, pero su proceso de fabricación es más peculiar que el de los cosméticos en general.

Para fabricar jabones se requiere una reacción química (saponificación) en la que intervienen muchos factores, más allá de las cantidades e ingredientes necesarios. Influye la temperatura ambiente, el tipo de agua, la agitación, la reacción entre los diferentes ingredientes en el momento de la mezcla, el tiempo de reposo… Además de que en nuestro caso, son fabricaciones muy artesanales con muchos detalles que cuidar.

Sin embargo, la experiencia acumulada y nuestros estándares de calidad permiten garantizar un producto acabado artesanal en perfecto estado y de total seguridad para la higiene personal.

¿En qué momento empezasteis a pensar en producir productos ecológicos?

Desde los inicios, y desde el momento en que la empresa apostó por mantener la jabonería tradicional, podemos decir que nuestros productos siempre han sido muy naturales a comparación de los productos de limpieza convencionales. Pero en esta última década, en la empresa hemos apostado por la mejora continua en cuanto a sostenibilidad como uno de los principales valores, certificando todos los productos nuevos que hemos desarrollado, y adaptando muchos de los antiguos productos naturales a ecológicos. Innovación, tradición y mejora continua son algunos de los valores con los que nos identificamos y que hace unos años hicimos públicos en nuestro código ético, disponible aquí.

¿Por qué?

Porque creemos, primero, en los productos ecológico y, segundo, en la responsabilidad que tenemos como empresa de ofrecer opciones de consumo más responsables, que respeten el medio ambiente y la salud de las personas. La decisión del cambio la tiene el consumidor, pero para ello necesita tener alternativas sostenibles con las que no renuncie a la eficacia y que sean lo más asequibles posibles. Y por ahí van todos nuestros esfuerzos.

Habladnos de vuestra línea Biobel para el cuidado de la ropa y del hogar

Estamos muy orgullosos de decir que Biobel fueron los primeros jabones y detergentes con certificación ecológica fabricados en España. Fue un gran hito para una pequeña empresa como la nuestra. A día de hoy, ya hay marcas españolas aunque ninguna con certificación Ecocert, que es una de las más exigentes.

No obstante, seguimos apostando por la I+D para mejorar los productos dentro de nuestras posibilidades, más allá de las exigencias de la certificadora. Hace un par de años logramos prescindir de ingredientes etoxilados en nuestras formulaciones Biobel, siendo la primera empresa nacional en conseguirlo.

Y a día de hoy, tenemos nuevas mejoras conseguidas en planificación, como el hecho de que en nuestras formulaciones con alcohol vegetal (limpiacristales y limpia hogar), dicho alcohol está desnaturalizado con ingredientes 100% de origen natural; todo un logro, único a nivel nacional, según nos indica el propio proveedor.

¿Realmente es importante el cuidado de la ropa sin tóxicos?

Después de la alimentación y la cosmética, la categoría de droguería está despertando un gran interés dentro del sector ecológico, y no es para menos, pues los productos de limpieza convencionales son un cóctel peligroso de ingredientes sintéticos y tóxicos que nos afectan mucho más de lo que podemos pensar, pues estamos en contacto directo con ellos a través de la piel y/o de la respiración, y no solo en el momento de su aplicación, sino también a posteriori, pues perdura en el ambiente del hogar.

Ya podemos esperar de un producto de limpieza que, además de limpiar (por supuesto), cuide los tejidos, sea respetuoso con la piel y la salud del usuario, y que sus residuos no generen impacto negativo en el medio ambiente. Con productos ecológicos esto es posible.

Y en el hogar ¿por qué hemos de optar por productos ecológicos?

Pues va un poco en la misma línea, porque una limpieza excesiva, y/o con productos con ingredientes sintéticos, limpia, pero llena el ambiente de tóxicos que acaban siendo inhalados, principalmente. Para personas y mascotas, es mejor utilizar en el hogar productos con ingredientes de origen natural que garantizan igualmente una perfecta limpieza, pero además con total seguridad para la salud y el medio ambiente.

Para ello, además de buscar productos con certificación ecológica (como garantía externa de producto ecológico), conviene que tengan el 100% de ingredientes de origen natural, que no tengan pictogramas de advertencia o peligro en su etiquetado, o que por ejemplo, sus aguas de lavado sean aptas como aguas de riego.

Recientemente habéis creado vuestra marca ecológica de jabones Essabó ¿por qué jabones zero waste, ecológicos y certificados?

Llevamos muchos años haciendo jabones cosméticos naturales a base de aceite de coco y era un reto pendiente desde hace tiempo certificarlos. Pero ya puestos, apostamos por mejorar las fórmulas todo lo posible, utilizando aceites bio y haciendo el mejor jabón que pudiéramos hacer. Así nació Essabó, nuestra marca de jabones cosméticos ecológicos, primero con la exclusiva colección Aromas y Colores del Mundo, y recientemente con la colección EcoFuncional de 6 jabones sólidos Todo en uno.

¿Qué diferencia hay entre un jabón natural y uno sintético?

Casi que podríamos decir que son productos diferentes, pero reconocemos que para no entendidos en la materia, pueden parecer lo mismo (o casi). Hay diferencias notables según si un jabón se produce por método tradicional de saponificación (puede ser en frío o caliente) o por fusión de bases prefabricadas o sydnets, si el jabón es artesanal o maquinado, si en la composición hay ingredientes de detergencia o síntesis o si es exclusivamente natural; incluso dentro de los ingredientes naturales, hay calidades diferentes según sea su origen animal o vegetal, y qué calidad de vegetal… Todo un mundo.

La apuesta segura, 100% saludable y sostenible: jabones tradicionales fabricados en frío con aceites vegetales de cultivo ecológico (con coco y oliva preferiblemente) y con certificación de nivel ecológico.

Y para la piel ¿qué diferencias hay entre usar uno u otro?

Son también notables las diferencias a la hora de utilizarlos. Una piel sensible o atópica lo nota desde el primer uso. Con un jabón natural no dejas residuos de ingredientes sintéticos en tu piel y por tanto evitas picores o irritaciones que los jabones sintéticos o geles pueden producir. Es más, un jabón natural, además de que no deja residuo, limpia más en profundidad la piel, saneándola desde el interior del poro, lo cual ayuda a mejorar cualquier problema dérmico de la piel. Además, los aceites cosméticos con los que por lo general se sobreengrasan los jabones ecológicos, hacen que el mito de que el jabón reseque la piel sea cosa del pasado. No hay nada tan eficaz y agradable para los sentidos que una buena ducha con jabón.

Habladnos un poco de vuestros jabones en pastilla

Los nuevos jabones EcoFuncionales que hemos presentado recientemente son una colección de jabones zero waste y todo en uno. Una propuesta de jabón ecológico para la higiene completa de toda la familia.

Hemos visto que su relación calidad-precio es imbatible, pero aún hay gente que piensa que lo ecológico es caro. ¿Qué les podéis decir a esas personas?

Es cierto que en ocasiones la materia prima necesaria para producir productos ecológicos es más escasa y/o costosa de producir, por lo que el coste del producto final, y por tanto su precio, aumenta. Pero por suerte, en general, cada vez hay más demanda y esto hace que también haya más oferta de materias primas, y los precios se van democratizando.

Para nuestros nuevos jabones hemos buscados fórmulas básicas, para diferentes funciones, pero de una alta calidad manteniendo el nivel de certificación ecológica. Por otro lado, nuestras producciones son artesanales, pero a gran escala, pudiendo así ajustar mucho mejor los costes de este modelo de producción. El resultado, unos jabones de una sostenibilidad y calidad excelente a un precio muy competitivo. En definitiva, cumplir nuestra misión como empresa (definida también en nuestro código ético).

Vuestra nueva gama de jabones es muy completa y con unos aromas estupendos ¿cuáles son los planes de futuro?

Ahora mismo estamos desarrollando nuevas fórmulas del jabón champú, para ampliar la gama para más tipos de cabello (actualmente nuestro jabón de uso champú está más indicado para pelos cortos y grasos). A su vez, estamos trabajado en novedades de mejora de imagen y packaging de Biobel que esperamos presentar a finales de año. Y para el año que viene, ya tenemos algunos planes en la cabeza y agenda, pero esto ya os lo iremos desvelando poco a poco más adelante…

essabó

Reinventarse o morir. Esa es la clave del siglo XXI. Y parece que ante la oleada de cambios que se avecinan la reinvención no es una opción, sino una obligación. Pero ¿sabéis qué? A muchas empresas se les ve la trampa y el cartón. Se les ve que se suben al carro de lo bio sin tener ni ganas ni ideas. Y terminan por fracasar. Porque cuando lo que haces no está en consonancia con tus valores eres como un árbol sin raíces.

Al primer vendaval sales volando. 

Jabones Beltrán no solo demuestra que sus raíces son sólidas y profundas, sino que su coherencia es tal que fueron la primera empresa española en sacar una línea de limpieza certificada en España y también han sido pioneros en conseguir que el alcohol denat de sus fórmulas se desnaturalizara de forma natural (el corriente se desnaturaliza con ftalatos…).

Por todo eso y por unir una tradición tan hermosa como la jabonería con las más altas exigencias del siglo XXI, elaborando unos jabones zero waste, ecológicos certificados y con un precio de escándalo. Por eso, y por mucho más de lo que os iremos hablando poco a poco, Jabones Beltrán siempre estará en nuestro corazón. Y en nuestro hogar.

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD Y TE ENVIAMOS NUESTRA MINI GUÍA DE TÓXICOS

SI TE HA GUSTADO ¡COMPÁRTELO!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
error: El contenido esta protegido!