Florame, los perfumes naturales para estas Navidades

Bride holds a bottle of parfume in her tender arms

Una marca de la que nos enamoras hace mucho tiempo es Florame. La conocimos por unos sprays de aceites esenciales que son una pasada (eso sí es un ambientador, un elimina malos olores y un energizante, todo en uno, y no los ambientadores tóxicos que anuncian por la tele).

Ahora hemos tenido la ocasión de probar más productos gracias a Bionature Brands, su distribuidor. Os vamos a ir hablando de muchos productos, porque era una marca de la que apenas conocíamos nada y estamos a-lu-ci-na-das.

Hoy os queremos hablar de uno de sus puntos fuertes: las fragancias.

Os hemos hablado en muchas ocasiones de la necesidad de usar fragancias naturales por la cantidad de tóxicos que se esconden bajo la palabra parfum. Hasta 3000 compuestos que la marca no tiene que plasmar en el INCI porque forman parte de su ‘secreto comercial’, como los ingredientes de la Coca Cola. 

Alguno de los tóxicos más inquietantes de las fragancias convencionales son los ftalatos y los almizcles sintéticos. 

Los primeros de ellos son plastificantes y están presentes en casi todas las colonias y perfumes. Son los responsables de que pensemos que una colonia es buena porque nos dura mucho en la piel. Si tu fragancia dura todo el día, no le des las gracias a la labor de los perfumistas, sino a la de los ftalatos. 

Pero es algo que se nos ha quedado en el imaginario colectivo y asociamos un perfume duradero con la calidad, en vez de con los tóxicos.

En este sentido, destacamos el impecable trabajo de Green Peace, Eau de Tóxicos. Es de 2005 pero está de plena vigencia, máxime hoy cuando la preocupación por determinados tóxicos estrogénicos como los ftalatos está de plena actualidad (aunque tristemente no sirva más que para dar noticias alarmantes sin que se tome ninguna medida posterior).

En este impecable trabajo se analizaron 36 fragancias masculinas y femeninas y se extrajeron los niveles de ftalatos. Los ftalatos presentes, como el dietil ftalato (DEP) se usa tanto para desnaturalizar el alcohol (sí, muy probablemente el alcohol de curar las heridas de casa esté desnaturalizado con ftalatos para hacerlo imbebible y que no nos emborrachemos, así que cada vez que le curamos las heridas a nuestros pequeños…).

Además se usa como vehículo de las fragancias para incrementar su duración en la piel. Es un plastificante que se absorbe y metaboliza rápidamente por nuestro organismo transformándose en dimetil ftalato, que circula en sangre constantemente sin acumularse en los tejidos, sino que tenemos una presencia constante de este compuesto en sangre.

De hecho, el dimetil ftalato se ha encontrado en la orina humana en concentraciones 30 superiores a otros ésteres de ftalato, siendo las mujeres las que más acumulamos estos tóxicos, probablemente por nuestro mayor contacto con cosméticos.

Los ftalatos, tienen un largo historial de dolencias detrás, pero una de las más reseñables es su vinculación con infertilidad.

Otra de las sustancias que encontramos presentes en los perfumes convencionales son los almizcles sintéticos, por ser más económicos que los naturales y supuestamente Cruelty Free

Sin embargo, el encontrar una alternativa a los almizcles obtenidos de los animales tiene un revés bastante doloroso, ya que estos almizcles sintéticos son muy persistentes y se degradan lentamente en el medio ambiente, especialmente en los sistemas acuáticos y marinos, pero también en la atmósfera.

Los almizcles sintéticos más usados son el xileno de almizcle (MX) y cetona de almizcle (MK) y los almizcles policíclicos, galaxolide (HHCB) y tonalide (AHTN), que suman el 95% del mercado europeo de almizcles sintéticos.

Una investigación encargada por Greenpeace en Holanda en 2003 sobre el contenido químico del agua de lluvia encontró almizcles sintéticos en casi todas las muestras recogidas. En el informe se destacaba el hecho de que el nitroalmizcle Ambrette (MA), que está prohibido en la UE desde 1995 se encontrara en el 34% de las muestras de agua de lluvia. Este dato demostraba su persistencia a largo plazo en el medio ambiente.

Los almizcles sintéticos, al contrario que los ftalatos, se acumulan en los tejidos de seres vivos. De hecho, los almizcles utilizados en perfumes se han encontrado como contaminantes en sangre y leche materna.

Se sabe que estos compuestos tienen efectos anti-estrogénicos y, lo que es peor, son capaces de potenciar los efectos de otros disruptores endocrinos. 

Entenderéis ahora por qué somos tan pesadas con los dichosos e inofensivos perfumes. 

Por eso contar cada vez con más productos ecológicos, certificados y sin tóxicos ni para nuestro organismo ni para el medio ambiente es, para nosotras, una genial noticia. 

Ahora sí, vamos a contaros cómo son las fragancias de Florame:

Aguas de perfume Florame

Dentro de las aguas de perfume de Florame hemos probado la de Maravilloso Azahar y Camelia Blanca.

El primero de ellos es un perfume en apariencia sencillo, suave y delicado que recuerda claramente a la flor del naranjo, con notas dulces y florales.

Las notas de salida son la naranja amarga, la bergamota y el neroli. Esta combinación hace que la flor de neroli, que adoramos, no sea tan empalagosa, dándole un punto cítrico encantador. 

El aroma va evolucionando con las notas del lirio de los valles y el azahar, haciéndose más floral y menos cítrica, para terminar con un punto de cistus y vetiver que le dan un carácter más sereno y verdoso. 

Nos encanta cómo la pretendida simpleza de sus notas de salida (alegres, vivaces y casi infantiles), se transforman y calman haciendo de este agua de perfume un producto de largo recorrido que nos enamora.

Por su lado, el perfume Camelia Blanca es casi un misterio. Sus notas de salida son muy afrutadas, con un intenso recuerdo al melocotón y el melón, que da paso a la flor del anís, el tomillo y la salvia, muy herbal y casi leñoso, para terminar con unas notas de fondo de vetiver y haba tonka que, para nuestro gusto, tardan un poco en aparecer.

El precio de este perfume es de 31,45 en Naturitas.

Por lo que respecta a las aguas de colonia, hemos podido testar dos absolutamente arrebatadoras, como son Jasmine Eternel, con un fondo de vainilla y mirra, adornado con las notas de corazón del jazmín, la flor de naranjo y el yang-ylang, mientras que en las notas de salida destaca el melocotón de forma intensa (de hecho huele a chuche de corazón), y la rosa.

Conforme pasa el tiempo, el aroma dulzón se apacigua y deja entrever la vainilla, uno de nuestros aromas preferidos.

El precio de este agua de colonia de 100ml con cómodo dispensador es de 26,15 euros en Naturitas.

Florame

La última agua de colonia, Agrumes Irrésistibles, es una oda a los cítricos. Solo recordar su aroma empezamos a salivar como si estuviéramos comiendo un limón. 

Es intensa, chispeante, casi picante, ácida, verde… Sencillamente una de las mejores fragancias cítricas que hemos olido jamás.

Las notas de salida son la bergamota, el limón, la mandarina verde y la naranja dulce, mientras que las notas de corazón siguen siendo cítricas: naranja marca, verbena Yunnan, menta verde y albahaca tropical que le aportan un toque verde intenso. Las notas de fondo son el tomillo blanco y el pistachero.

Un aroma que conforme evoluciona mantiene la acidez y el verdor y sigue oliendo como una danza de cáscaras cítricas. Impresionante.

Puedes comprar esta agua de colonia por 28,80 en Idun Nature.

Y tú ¿aún usas tóxicos para perfumarte o ya has dejado de marear tus hormonas? Ahora ya no hay excusas, tenemos perfumes ecológicos y naturales realmente alucinantes como estos de Florame.

nosotras1squared

Suscríbete y recibe nuestra para llevar cuando hagas tus compras

Quizá también te interese…

avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!