clementinenavidad

Tres productos mágicos para la piel cíclica de Lulu & Boo

Compartir

Desde que descubrimos Lulu & Boo de mano de Clementine hace un tiempo no hemos dejado de amar esta marca. Creada en pequeños, diminutos, lotes para mantener la calidad del producto y su frescura, Lulu & Boo, además, tiene una formulación mágica que hace que cada uno de sus productos sea especial. 

No es una marca convencional, no es una marca ‘de batalla’, sino que es una marca slow, pensada para mimar la piel lentamente, con productos fundentes, concentrados, sin ingredientes de relleno. Y tras esta marca otra de esas historias que nos encanta. En este caso Lulu & Boo fue creada por la galesa Claire Edmuns, una maquilladora de las grandes marcas de cosmética que vio como su piel se había vuelto hipersensible a muchos de los productos que usaba a diario. Esa señal fue la que hizo de Claire se centrara en crear una marca inocua pero con ingredientes premium y unos resultados que saltan a la vista, y por eso se ha hecho un hueco en el mercado internacional y en nuestros corazones. 

Os contamos cómo nos han ido tres de sus muchos productos, entre los que se encuentra LA crema antiestrías. ¿Te quedas?

Crema facial de flores de tilo para pieles normales de Lulu & Boo

Con un 89 por ciento de ingredientes ecológicos certificados, esta crema de día es apta para pieles normales y mixtas con un punto de deshidratación como la nuestra. Tiene un pequeño matiz nacarado que aporta luminosidad, ideal para personas que notan la tez apagada y sin vida. Su suave y untuosa textura hace que sea un placer extenderla, a pesar de que nos parece que tiene un aroma demasiado intenso para el rostro (ya sabéis que somos muy delicadas con los aromas), un aroma terroso y algo balsámico que suponemos provendrá del Tilo, mezclado con un aroma a rosas.


No es en absoluto un olor desagradable, pero tarda varios minutos en evaporarse y nos parece demasiado intenso, por eso la hemos usado unos días de día para ver cómo nos aguanta de hidratación y cómo se comporta junto con el maquillaje, y el resto de días la hemos usado de noche, bien sola, bien con algún complemento de aceite.

Nos ha gustado mucho cómo se adapta esta crema a la piel (o mejor dicho, la piel a la crema), ya que si los primeros días sentíamos que nuestra piel estaba un punto más grasa de lo normal, los últimos días hemos notado que nuestra piel se ajustaba a la crema como un guante. 

Nos gusta mucho ese pequeño efecto de luminosidad, ya que nos permite poner una fina capa de polvos de maquillaje y salir a la calle sin más. Sencillamente maravillosa

En cuanto a los ingredientes, en segundo lugar del INCI sorprende ver la glicerina, gran protectora de la piel, humectante y suavizante, seguido del aceite de girasol, jojoba y rosa canina. El alcohol que contiene es graso, por lo que es perfecto para la piel. Después de esta primera parte del INCI llegan otros compuestos activos como los extractos de consuelda, una planta casi mágica para la piel, ya que ayuda a sanar heridas, cicatrices y grietas, aloe vera ¿qué os vamos a contar de él?, hipérico, el curandero de las plantas, y los aceites de naranja, geranio y tilo.

Sin duda una sorprendente mezcla de aceites y plantas que nos parece perfecta para pieles con dolencias, con tendencia a la descamación o en procesos de cicatrización.

Este tarrito de cristal de 40 g lo encontramos en beclementine.es por 37,50 €

Crema antiedad multivitamínica de Lulu & Boo

Esta crema es un combinado de virtudes difíciles de combinar, por lo que aún resulta más sorprendente. Se trata de una crema muy untuosa y rica, perfecta para las pieles maduras, pero que no aporta nada de grasa. De hecho la piel queda totalmente mate, jugosa, hidratada. 

Con el paso de las horas parece que vaya liberando hidratación, ya que mantiene el rostro perfecto y, al igual que con la anterior, los primeros días sentimos que la piel estaba un pelín grasa a mitad de día, pero luego, de nuevo, la piel se ha ajustado perfectamente a esta crema cuyo nombre está sabiamente elegido, ya que contiene vitaminas A, B1, B2, C, E, K,  y ácidos grasos esenciales Omega 3, así como coenzima Q10 y ácido hialurónico, entre otros nutriente maravillosos para la piel. 

Con un 86 por ciento de ingredientes orgánicos certificados por Soil Association (la certificadora británica por excelencia), esta especial crema contiene aloe en segundo lugar del INCI y, de nuevo, la glicerina en lo alto de la composición, seguida de los aceites de rosa canina, aguacate, macadamia y borraja. Sin duda un cóctel para las pieles maduras que aporta nutrientes como el ácido palmitoléico presente en la nuez de macadamia que, además de ser un aceite dulce y maravilloso, nos aporta este ácido que nuestra piel pierde con el paso del tiempo.

En Después de estos aceites tenemos la vitamina E, el alcohol cetílico y la manteca de karité, así como extractos de espino amarillo (uno de los mayores antioxidantes y antimanchas de la naturaleza), coenzima Q10, extracto de zanahoria y de consuelda, de pie de león, de kiwi y los aceites esenciales de incienso, lavanda, pachulí, romero y ácido hialurónico.

Sin duda un compendio de virtudes en una crema ideada para sanar la piel, para pieles maduras, pero también para las grasas, las acnéicas maduras, las que presentan problemas con el frío y las que sufren de eccema, siempre y cuando toleren bien los maravillosos aceites esenciales. 

Nos encanta que una crema sea tan completa y curativa para las pieles maduras. Tendemos a compartimentarizar demasiado las pieles: mixta, normal, atópica, madura, deshidratada, seca… Pero nuestra piel no es la misma todos los días del ciclo, ni todos los días del año. Podemos tener la piel grasa y madura, pero también atópica y con acné ciertos días del ciclo para tenerla seca cuando los estrógenos caen. 

Si nuestra piel es cíclica ¿por qué no tener cremas cíclicas también?

Y por si fuera poco, esta crema tiene un aroma delicioso, entre herbal y floral más tirando hacia la primera, pero con ese toque de lavanda y romero final. Un aroma sutil nada invasivo que nos permite usar este producto día a día y noche a noche porque aporta todo lo que la piel necesita. Y lo mejor de todo es que cunde muchísimo y con muy poca cantidad tienes para todo el rostro. La hemos usado día y noche durante varias semanas y el tarro a penas si nota el bajón ¡dura una vida! Sin duda una de las mejores inversiones para estas Navidades.

Este tarrito de cristal de 40 g lo encontramos en beclementine.es por 41,00 €

Crema antiestrías de manteca de karité de Lulu & Boo

Con una textura que nos recuerda mucho al antiguo Aceite Dáurico de Natura Siberica, esta suave manteca se funde al contacto con la piel de una forma maravillosa. Sus ingredientes están especialmente formulados para poder ser usados durante el embarazo y la lactancia con total seguridad. Pero es más. Esta manteca hidrata en profundidad y su aroma y su textura hace que podamos masajear la piel tranquilamente sin sensación grasa (a pesar de ser muy mantecosa), sin sensación de humedad (como las leches corporales a base de agua o aloe vera), sin dejar un rastro excesivo pese a que cuando la frotamos entre las manos la manteca se convierte en puro aceite.  

Nada más hacerlo notamos el aroma floral del azahar con el punto cítrico de la mandarina y el dulce del ylang ylang perfectamente equilibrado, casi como un perfume. Y es tan delicioso aplicarla que no te olvidarás de usarla ni una sola vez. La piel queda hidratada todo el día. Todo. 

Empezamos aplicándola en las zonas más complejas y terminamos por untarnos casi todo el cuerpo ¡es tan dulce!

Obviamente no hemos podido comprobar su efectividad como anti estrías porque ni tenemos estrías recientes ni estamos en riesgo de sufrirlas (adolescencia, embarazo o lactancia), pero ¿sabéis lo mejor de entender un INCI? Que puedes conocer las propiedades de una crema sin aplicarla. Saber si es para ti o no sin comprarla, y saber si sus promesas son puro marketing o no sin siquiera probarla. 

Así que os desglosamos este maravilloso pero escueto INCI en el que el 95 por ciento de los ingredientes son orgánicos certificados por la Soil Association

Donde antes encontrábamos agua en primer lugar del INCI, esta suave manteca tiene karité ecológico. Si en Orgánics Magazine sólo pudiéramos elegir tres productos para la piel uno de ellos sería un aceite vegetal (¿adivináis cuál?), otro un aceite esencial y el otro la manteca de karité. 

Con ella podemos desde curar aftas de la boca a limpiar la tez, desde nutrir la piel a sanar estrías del pezón, desde borrar sabañones a hidratar el cabello. Aporta elasticidad y muchos nutrientes a la piel, evitando la rotura de fibras con el aumento de peso del embarazo, la lactancia o el rápido desarrollo de la adolescencia, pero también fantástico para cuando perdemos peso porque ¿sabías que las estrías también pueden aparecer tras el parto o cuando nos sometemos a dietas de adelgazamiento? ¡La pérdida de volumen muy rápida también puede ocasionar estrías!

El segundo ingrediente del INCI es el aceite de rosa canina. El borrador de cicatrices por excelencia, seguido del aceite de oliva, que en España conocemos muy bien sus maravillosas propiedades, seguido del extracto de hipérico (por lo que no recomendamos tomar el sol con la crema puesta, y decimos tomar el sol literalmente, no salir de casa y que nos de un rayo de sol, ya que es fotosensibilizante pero, al mismo tiempo, es un remedio maravillosos para quemaduras, eccemas y dolencias de la piel). Al ser un ingrediente usado para tratar varices y dolencias vasculares, también lo puedes aplicar en las piernas cansadas si estás embarazada, ya que te ayudará a deshincharlas. 

Tras la hierba de San Juan tenemos el aceite de espino amarillo, perfecto para las manchas y con un altísimo contenido en vitamina C y ácido fólico, el extracto de caléndula para suavizar y sanar la piel dañada que, además, ayuda a regenerar los tejidos dañados. El aceite de neroli tiene un efecto calmante sobre la piel y sobre nuestro organismo, ya que a sus propiedades regenerantes se le une las antidepresivas, por lo que resulta especialmente útil para combatir la depresión post parto, aceite que combina a la perfección con el de mandarina cuyo aroma cítrico ayuda a calmar, mientras que a nivel cutáneo es perfecto para prevenir estrías y actuar contra la celulitis. La camomila romana es perfecta para cuidar las pieles más delicadas, como el área del pecho, y el aceite de ylang ylang además de aportar un dulce aroma es un antidepresivo natural que actúa contra el insomnio, el pánico, el estrés y el nerviosismo.

Así que estamos no sólo ante una crema que nos ayudará a prevenir las estrías, sino ante todo un tratado de belleza que nos puede ayudar en la última etapa del embarazo y durante la lactancia a nivel emocional por la acción combinada de sus aceites esenciales y extractos herbales. 

Este tarro de cristal de 130 gramos de producto que cunden mucho, mucho cuesta 33,25 euros en la web de Clementine.

Y vosotras ¿Habéis probado algo de Lulu & Boo?

Compartir

Tal vez te interese

El primer magazine on line sobre cosmética natural y ecológica, alimentación consciente, tóxicos, moda sostenible y green attitude de España. Porque la ecología es cuestión de actitud ¿Te unes a nosotras?

Comentarios

avatar
  Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...  
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
Orgànics Magazine
Close Cookmode
error: El contenido esta protegido!