Velo de Ayuna, seis barreras que protegen tu piel del exposoma

702926-PR32JE-461 copia

A veces las marcas de cosmética parecen hacer magia con sus productos. Y Velo de Ayuna es uno de ellos. Se trata de un producto de difícil definición, ya que es una crema de acabado aterciopelado que forma un suave velo en la piel que la protege de seis factores externos: polución, oxidación, radiación solar (UVA, UVB, IR y luz visible), desequilibrios hidrolipídicos (falta de agua o sebo) y desequilibrios en la microbiota.

Y todo ello con un acabado mate, sedoso y muy confortable.

Esto es gracias a su fórmula desarrolada como una emulsión dinámica de fase inversa. Las emulsiones cosméticas son la mezcla de dos componentes mínimamente miscibles de forma natural. Como el agua y el aceite. Si los pones juntos y los remueves con una cuchara no se mezclan, para hacerlo es necesario elaborar una emulsión. En cosmética se pueden emulsionar de forma que se den dos disposiciones diferentes: partículas de agua envueltas por aceite y partículas de aceite envueltas en agua.

Velo de Ayuna es, en principio, una emulsión de aceite en agua que, al trabajarla sobre la piel, invierte las fases y se convierte en una emulsión de agua en aceite. De esta forma el producto tiene uma mayor dispersabilidad de los ingredientes activos de la fórmula y una mayor hidrofobia, por lo que resiste mejor al agua y al sudor, perfecto para el verano.

Velo de Ayuna

A pesar de ser una emulsión de agua en aceite es muy ligera y deja un acabado en la piel aterciopelado y nada grasienta. Sin embargo aporta una luminosidad impresionante. Su tono porcelana no aporta color a la piel, sino que la iguala y la sublima, dejándote una piel realmente bella.

Pero vamos a ver con detalle cómo Velo de Ayuna protege la piel contra esos seis tipos de agresiones.

En primer lugar tenemos una protección antipolución gracias a los polisacáridos y mucílagos obtenidos de la raíz del malavavisco que no solo crea un film invisible que protege la piel de los agentes externos como la polución limitando su adhesión en la piel, sino que además promueve la regeneración de los tejidos, convirtiéndose en un ingrediente perfecto para pieles con problemas.

Al impedir que la contaminación, que es lipófila y tiene afinidad por nuestro sebo cutáneo, se fije en la piel, también permite una mayor oxigenación de los tejidos y evita que los poros se taponen y se ensucien.

Como barrera antioxidante tenemos un combinado de bisabolol, vitamina E y aceite de argán, que ayudan a captar los radicales libres al tiempo que previenen las manchas y el daño en el ADN celular.

El bisabolol extraído de la manzanilla alemana, además, tiene un gran poder calmante y suavizante de la piel, por eso está presente en muchas de las formulaciones para bebés, porque es perfecto para las pieles sensibles y reactivas.

Como barrera ante los efectos del sol tenemos un combinado de dióxido de titanio y óxido de zinc, que ofrecen una protección frente a los rayos UVA y UVB Con un factor de protección solar SPF30. Gracias al uso de óxidos de hierro certificados por COSMOS, tenemos un producto de tono porcelana cálido que si bien no aporta color a la tez, la unifica y la sublima.

Para actuar contra la radiación infrarroja y el espectro de luz visible, entre la que se encuentra la luz azul de las pantallas que tanto nos preocupa por su capacidad para causar fotoenvejecimiento de la piel, tenemos el poder antioxidante de la fórmula y la capacidad del malvavisco para combatir el estrés oxidativo de la piel.

Para preservar correctamente la barrera hidrolipídica y mantener ese perfecto equilibrio de nuestra epidermis entre agua y aceites, tenemos diferentes ingredientes, entre los que destacan la trehalosa, un disacárido que capta las moléculas de agua y las retiene, promoviendo la hidratación de los corneocitos (las células de la epidermis). Junto con este tenemos el glicerol, con capacidades higroscópicas, es decir que absorbe la humedad creando una fina capa e impidiendo que la piel se deshidrate.

En cuanto a la parte lipídica de nuestra barrera cutánea, esta se ve fortalecida gracias a los derivados del coco, así como al aceite de argán.

Por último nos encontramos un fermento de Lactobacillus y Cocos nucifera que promueve la supervivencia de microrganismos beneficiosos para la piel y previene la proliferación de bacterias oportunistas.

De esta forma, la piel queda protegida y cómoda durante todo el día.

Para aplicar correctamente el producto hemos de trabajarlo sobre la piel, bien sobre el rostro, bien en el envés de la mano. De esta forma veremos como el producto se convierte en una especie de pomada antes de ser absorbido. Si no se trabaja bien el producto puede crear barros en algunas pieles. Si ese es tu caso, trabaja el producto en la mano y aplícalo luego ¡verás qué cambio!

Por eso nosotras preferimos trabajarlo antes y aplicarlo luego en la piel. Nos encanta poner Velo de Ayuna sobre la piel desnuda o sobre un sérum facial súper ligero. Aguanta perfectamente todo el día sin tiranteces ni incomodidades y es perfecta para ahora.

Lo cierto es que nos ha sorprendido que a pesar de ser una emulsión de agua en aceite (la final) no sea nada grasa ni pesada y deje la piel tan suave y ligera, y, sobre todo porque un SPF30 ya es un factor de protección considerable para un producto con una textura tan sutil. Como todo en Ayuna tiene su sello aromático muy marcado. Es uno de esos aromas balsámico-herbales con un toque dulce que nos recuerda al hinojo y al anís, pero con un toque misterioso y más profundo.

Una seña de identidad de esta marca de cosmética de lujo que cada vez nos enamora más. Porque detrás de cada uno de sus productos hay una formulación magistral, porque todo está en su sitio, porque no hay artificios y cada uno de los ingredientes ha sido pensado y buscado ex profeso.

Pero no solo eso. Conocemos la marca y a sus creadoras de cerca y sabemos que nada en Ayuna es fortuito, desde el momento en que se pensó Ayuna se trazó un plan en el que las prácticas de la green chemistry están en un altar, cumpliendo con el principio hipocrático primum nol nocere un fundamento de la medicina que si miramos a nuestro alrededor hace aguas por todos los lados.

Os dejamos el Inci de este gran producto de Ayuna que tiene un precio de 115 euros los 50ml en la web de la marca Ayuna.

Ingredients/Ingredientes: water (aqua), dicaprylyl carbonate, caprylic/capric triglyceride, titanium dioxide, isononyl isononanoate, undecane, zinc oxide, glycerin, cetearyl alcohol, tridecane, lactobacillus ferment*, coco-glucoside, behenyl alcohol, pentylene glycol, silica, tocopheryl acetate, sodium stearoyl glutamate, trehalose, argania spinosa kernel oil, lactobacillus*, jojoba esters, xanthan gum, polyhydroxystearic acid, coconut alcohol, fragrance (parfum)**, sorbitan olivate, cocos nucifera (coconut) fruit extract*, althaea officinalis root extract, bisabolol, tocopherol, glycine soja oil, helianthus annuus (sunflower) seed oil, iron oxides (ci 77492, ci 77491, ci 77499).

Y tú ¿has probado algo de esta lujosa marca de Clean Beauty?

Despliega para ver las opciones de suscripción a este artículo...
¿Te suscribes a los comentarios de este artículo?
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
error: El contenido esta protegido!